Plantean crear un geoparque en la Huasteca potosina
16 noviembre, 2018
Nominan a ‘Roma’ a mejor cinta extranjera en los premios Spirit
16 noviembre, 2018

Elementos del INM y PF detienen a 60 migrantes en Sonora

Integrantes de la Caravana Migrante en las inmediaciones del del albergue de la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca. Foto Alfredo Domínguez

Fernando Camacho Servín 

Ciudad de México. Elementos de la Policía Federal (PF) y el Instituto Nacional de Migración (INM) arrestaron la madrugada del jueves a alrededor de 60 miembros de la caravana migrante en el estado de Sonora y los trasladaron a un centro de detención con el objetivo de deportarlos, a pesar de que el gobierno de esa entidad les había prometido darles autobuses para ayudarlos a llegar a Tijuana.

Maggie Núñez, acompañante del éxodo de migrantes centroamericanos, explicó en entrevista con La Jornada que entre el miércoles y jueves de esta semana llegó a las inmediaciones de Navojoa, Sonora, un grupo de cerca de 2 mil integrantes de la caravana, a bordo de camiones de pasajeros que les facilitó el gobierno de Sinaloa.

En dicho punto, señaló la activista, los trabajadores internacionales sin documentos esperarían los autobuses que las autoridades sonorenses, a su vez, se habían comprometido a conseguir para que los migrantes continuaran su camino hacia la frontera con Estados Unidos, con algunas pausas intermedias donde recibirían alimentos, agua y ayuda humanitaria en albergues y parroquias.

A decir de Núñez, los camiones llegaron con mucha tardanza y de forma insuficiente, y cuando los indocumentados ya habían abordado dos de ellos, la PF y el INM los obligó a bajar o hizo que los vehículos de pasajeros siguieran a patrullas rumbo a las estaciones migratorias de Agua Prieta y Hermosillo, donde les notificó a los viajeros que estaban detenidos y se iniciaría el trámite de su deportación.

Los activistas que acompañan el éxodo afirmaron que los agentes de ambas instituciones jalonearon a los migrantes –incluidas mujeres y menores de edad– para obligarlos a bajar de los camiones, y acusaron a los visitadores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de haberle pedido a los indocumentados que descendieran, en vez de evitar el operativo o tratar de protegerlos.

De acuerdo con Núñez, el estado de salud de los viajeros es malo, pues durante los últimos cuatro días han estado durmiendo a la intemperie, en condiciones de calor y frío extremos, y sin alimentos ni comida suficientes.

Consultado sobre lo ocurrido en Sonora, el quinto visitador general de la CNDH, Edgar Corzo Sosa, negó que la CNDH hubiera omitido proteger a los migrantes, y subrayó que gracias a las gestiones del organismo, se está negociando la liberación de mujeres, niños y familias, a quienes se ha enviado a albergues de la región para su cuidado. De igual forma, destacó que el objetivo de los visitadores de la Comisión es procurar que se dé un trato humanitario a los viajeros.

JSL
JSL