Homeless World Cup
Recibe Peña en Los Pinos a ganadores de la Homeless World Cup
23 septiembre, 2015
Moisés Muñoz
Inútil llegar como favorito si no se demuestra en la cancha: Moisés Muñoz
23 septiembre, 2015

Acervo de Capistrán, donado a la Academia Mexicana de la Lengua

academia mexicana
Acervo de Capistrán, donado a la Academia Mexicana de la Lengua

Michael Shuessler, Vicente Quirarte, Adolfo Castanon y Felipe Garrido, en el homenaje a Miguel Capistrán. Foto Yazmín Ortega Cortes

Por Carlos Paul

México, DF. El archivo personal del investigador y ensayista veracruzano Miguel Capistrán (1939-2012), consta de 67 cajas con miles de documentos, acervo que fue donado por sus hermanas Julia y Francisca y entregado de manera simbólica a la Academia Mexicana de la Lengua, en el homenaje que se le rindió al también editor y cronista, la noche del martes en la sala Manuel M. Ponce, del Palacio de Bellas Artes.

El archivo integra: 3 mil 250 libros, 553 fotografías, postales y dibujos, 4 mil 190 periódicos, mil 664 recortes de periódicos, dos mil 21 artículos de revistas, mil 716 documentos legales, 795 correspondencia, mil 122 manuscritos, tres mil 624 artículos, tres mil 752 revistas, cinco mil 309 mecanuscritos, mil 50 programas de mano e invitaciones, mil 280 folletos, 4 mil 548 copias, 13 libretas, nueve negativos, 74 diapositivas, 61 mapas, una cédula, cinco acetatos, 94 hojas sueltas de libros y 71 libros incompletos.

Durante el homenaje, Felipe Garrido, Adolfo Castañón, Vicente Quirarte y Michel Schuessler, reconocieron la honestidad intelectual, la conciencia crítica y generosidad que mostró Capistrán durante toda su trayectoria como investigador.

Reconocieron sus distintos trabajos, entre los que se encuentran, “el rescate del olvido” que realizó junto con el también investigador Luis Mario Schneider, de la obra del poeta Jorge Cuesta, labor que dio como resultado cuatro volúmenes.

Capistran “fue una suerte de dandy criollo, vestido con ropa casual y boina deportiva, una especie de hormiga industriosa en las hemerotecas, un bibliófilo y bibliomano, pertenece a esa generación de autodidactas audaces, buscador de tesoros, colaborador nómada de revistas y periódicos”.

Su fallecimiento acaecido el 25 de septiembre de 2012, postergó para siempre su ingreso a la Academia Mexicana de la Lengua, que se celebraría el 9 de octubre de ese mismo año.