Padres de los 43 no asistirán al tercer peritaje
11 Octubre, 2015
proveedores
Anticipan recorte a la inversión de Pemex para los próximos 4 años
11 Octubre, 2015

Analiza libro el papel del intelectual mexicano ante las redes sociales

intelectual

Los asistentes de la Feria Internacional del Libro del Zócalo se enfrentan a múltiples opciones. El encuentro concluye el 18 de este mesFoto José Antonio López

Ericka Montaño Garfias

Los intelectuales son bichos raros, con nuevos retos frente al desarrollo y crecimiento de las redes sociales, pero que se mantienen como necesarios, porque la sociedad necesita referentes, de acuerdo con los escritores Elena Poniatowska y Juan Villoro, quienes presentaron el libro El intelectual mexicano: una especie en extinción, escrito por Luciano Concheiro y Ana Sofía Rodríguez.

El intelectual mexicano… es la reunión de entrevistas con algunos de los representantes de la intelectualidad nacional, entre ellos Emmanuel Carballo, Vicente Leñero, Enrique Semo, Juan Ramón de la Fuente, Lorenzo Meyer, Roger Bartra, además de Poniatowska y Villoro.

Durante la presentación, realizada el viernes por la noche, la premio Cervantes definió así al intelectual: Es un bicho medio raro, medio inútil y medio fuera de onda, como dicen los chavos, pero al terminar de leer este libropermea en nosotros la certeza de que no todo está perdido con chavos como los autores y que en el futuro los intelectuales no serán una especie en extinción, sino como los dinosaurios del PRI que cada año se renuevan. (Los intelectuales) se encontrarán mejor preparados para generar ideas desde lo horizontal, resistirán el canto de las sirenas para deshacerse de la solemnidad y acabar con el egocentrismo, que es el mal de muchos mexicanitos y mexicanotes.

Este libro, dijo la periodista, es un reporte que compila el pensamiento. Estas entrevistas fueron realizadas por dos jóvenes investigadores que no llegan a los 25 años, que podrían ser los hijos o nietos de sus entrevistados, cuyas edades suman entre los dos 47 años, los mismos que conmemoramos de la masacre de Tlatelolco, hace apenas una semana. Subrayó que algo bueno está pasando en la juventud mexicana si dos jóvenes se preocupan por estos temas, aunque planteó la necesidad de incluir más mujeres: ella es la única que aparece en estas entrevistas.

Villoro, en tanto, señaló que es prematuro “escribir el acta de defunción del intelectual. En el epílogo hablan de las nuevas plataformas de comunicación que plantean una relación más horizontal, donde las figuras de prestigio, los mesías trascendentes serán menos necesarios; celebro que así sea y que haya una discusión más democrática, pero seguramente seguirán creando figuras de referencia para entender las realidad.

No creo que la figura de alguien que tenga cierta autoridad moral de opinión desaparezca, entre otras cosas porque siempre necesitamos referentes. La muerte de Carlos Monsiváis representó para muchos un vacío que tenía que ver con la sensación de que lo dábamos por sentado, porque fue alguien que opinaba tanto y de manera tan ubicua; estábamos acostumbrados a que publicara una artículo, leíamos a Monsiváis para saber lo que pensábamos.

Añadió que se buscan figuras para corroborar lo que se trata de decir, pero no se sabe cómo; eso es un ejercicio sicológico constitutivo de la especie, necesitamos que alguien nos dé seguridad respecto de lo que pensamos, esa especie de líder de opinión se presentará en plataformas como Twitter o de otras que no conocemos todavía; creo que estará por fraguarse otro tipo de guías, vías, faros, puntos de referencia.