inegi
Registra actividad industrial tercer mes al alza: Inegi
12 Octubre, 2015
france
Detienen en París a cinco empleados de Air France por violencia
12 Octubre, 2015

Angus Deaton, un Nobel de Economía en busca de la felicidad

Deaton

El secretario permanente de la Academia Sueca del Nobel, al anunciar a Angus Deaton como el ganador del premio en Economía. Foto Ap

Por Dpa

Princeton/Estocolmo. El dinero hace la felicidad, pero sólo hasta cierta cantidad de ingresos anuales. Esta es una de las muchas conclusiones que el mundo le debe al Nobel de Economía de este año, el escocés Angus Deaton, de 69 años.

Por el contrario, la pobreza causa insatisfacción e infelicidad entre quienes la sufren, según publicó Deaton junto con otros colegas en 2010 en la revista Proceedings.

La lucha contra la pobreza es clave para reducir el flujo de refugiados, considera Angus Deaton, galardonado hoy con el Premio Nobel de Economía.

Sin embargo, ello llevará mucho tiempo, dijo el economista británico-estadunidense de origen escocés durante una conexión telefónica en el marco de una rueda de prensa en Estocolmo.

“A corto plazo sólo puede ser útil una estabilización de las relaciones políticas inestables”, dijo Deaton, que recibió el Nobel por sus análisis del consumo, la pobreza y el bienestar.

Deaton investiga y da clases en la universidad de élite de Princeton, en estudios centrados en las relaciones entre situación económica y consumo con la salud y la percepción de la felicidad.

Uno de sus puntos principales de estudio ha sido y es India y la cuestión de cómo se puede calibrar y medir la pobreza de manera científica. En la actualidad está trabajando según su currículum en un escrito sobre el papel que puede jugar en la política la percepción de la felicidad.

Este científico, que acumula muchos premios, nació el 19 de octubre de 1945 en Edimburgo, pero su acento escocés ya casi no es perceptible.

Deaton contó cómo el anuncio del premio le sorprendió durmiendo.

“¡Estaba totalmente dormido!”, dijo el investigador, que vive en Etados Unidos, donde da clases en la universidad estadunidense de Princeton. “Me sorpendió y me alegró oir las voces de mis amigos del Comité”.

Deaton reconoció que “como muchos otros economistas” era consciente de que tenía una opción de lograr el Nobel y dijo sentirse feliz por poder viajar a Suecia para recibir el premio el próximo diciembre.