Viaja De la Madrid a EU tras alertas de viaje
6 diciembre, 2017
La pianista Luz María Puente reafirma su dedicación a la música
6 diciembre, 2017

Armado del reactor de fusión internacional, a medio camino

Los costes de Iter, que se construye en la localidad de Saint-Paul-lez-Durance, en el sur de Francia, ascienden a más de 20 mil millones de euros. Foto Ap

Dpa

Saint-Paul-lez-Durance. La construcción del reactor de fusión internacional Iter acaba de lograr un simbólico hito: la mitad de los trabajos necesarios para que en 2025 comience a funcionar en el sur de Francia ya están completados, según se anunció hoy.

Los defensores de este ambicioso proyecto científico, en el que también participa España, esperan conseguir con la fusión nuclear una fuente de energía no contaminante y casi inagotable. Sus detractores, en cambio, creen que esta tecnología llega tarde ante el auge de las energías renovables. Además, el aumento de sus costes y varios retrasos también se han sumado a las críticas. Por eso, “es importante mostrar a todos los participantes que realmente estamos avanzando”, dijo a Dpa el director general de Iter, Bernard Bigot.

El reactor Iter generará energía a partir de la fusión de átomos de hidrógeno, imitando con ello al Sol. Para ello es necesario calentar un plasma de hidrógeno hasta los 150 millones de grados centígrados. El objetivo de este proyecto experimental es allanar el camino a la creación de futuras centrales de fusión para generar energía. El primer plasma está previsto para 2025, mientras que diez años después deberá estar listo un plasma de deuterio y tritio, dos isótopos de hidrógeno.

Los costes de Iter ascienden a más de 20 mil millones de euros (23 mil 600 millones de dólares), una cantidad muy superior a la prevista originalmente. En el proyecto, además de los Estados miembro de la Unión Europea, participan Estados Unidos, Rusia, China, India, Japón y Corea del Sur. Las obras arrancaron en 2010 en la localidad de Saint-Paul-lez-Durance, en el sur de Francia.