La poesía de hoy se aleja de las gestas sociales: Margarito Cuéllar
22 octubre, 2014
No ir a marchas, recomienda la DGETI a sus estudiantes
22 octubre, 2014

La compañía independiente Arte Móvil Danza Clan celebra 25 años de trayectoria

Arte Móvil

Arte Móvil Danza Clan. Foto: Gen Gibler

Con una trayectoria de 25 años, la compañía regiomontana Arte Móvil Danza Clan se consolida por el lenguaje fresco y accesible que caracteriza sus propuestas coreográficas y por su forma de ver el mundo.

Esa diferencia, precisamente, mantiene unida a la agrupación y para festejar su aniversario hace unos días se presentó en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque.

La compañía independiente, bajo la dirección de la coreógrafa y bailarina Judith Téllez, presentó Las cartas de Nora, obra en la que mediante la danza, el video y la música en vivo, se recrean las misivas de amor entre el escritor James Joyce (1882-1941) y su esposa, Nora Barnacle (1884-1951).

“La idea de la coreografía surgió a partir de las cartas que el escritor irlandés le escribió a su esposa Nora, pero al revés.

Nos imaginamos qué le hubiera escrito ella a él. Son misivas que no existen, explica Judith Téllez.

Erotismo, romanticismo y humor

Durante distintas épocas de su vida y sus residencias en Italia, entre 1904 y 1921, el autor de Ulises, le escribió una serie de cartas eróticas y amorosas a su esposa Nora Barnacle, las cuales permanecieron en poder ella hasta que un sobrino de Joyce las robó y publicó con el nombre de James Joyce’s Dirty Letters.

En la coreografía, Judith Téllez retoma el arte de escribir cartas y crea una historia romántica en la que se aborda la relación de pareja y la importancia de intercambiar epístolas en la época de Joyce.

En el escenario, Arte Móvil Danza Clan recrea ocho cartas eróticas, sensuales y románticas que Nora, supuestamente, le escribe a James Joyce.

A manera de diario se muestran los textos al espectador, entre cada una de las escenas en las que participan cuatro bailarinas que dan vida a Nora en diferentes facetas y circunstancias.

La obra, de acuerdo con la coreógrafa, pretende acercar al público a la literatura, la danza y a la música. Es una propuesta llena de poesía, movimiento y con el característico humor que distingue a la compañía.

Son cuatro personajes que interpretan a Nora y retomamos algunas características de las cartas eróticas que Joyce le escribió a su esposa y que en su tiempo eran bastante fuertes, recias, dice la coreógrafa vía telefónica desde Monterrey.

Con la ayuda de unas sillas en el escenario, las intérpretes pasan del erotismo al romanticismo y al humor. Son mujeres que sufren, manifiestan su alegría y también reflexionan sobre su vida. Mientras las Noras comparten sus sentimientos, al fondo del escenario se proyectan las cartas llenas de sensualidad.

“Todos –apunta la directora de la compañía Arte Móvil Danza Clan– vivimos el amor de distintas formas; puede ser a través de olores, del recuerdo de un dolor, y precisamente con eso el publico identifica al amor, la sensualidad. En la obra, las cuatro mujeres son totalmente distintas, pero todas han amado.”

En el montaje de Las cartas de Nora participaron Rosario Rivadeneyra, Tania Cardona, Judith Téllez, Salma Miranda y Ericka Sánchez.

JSL
JSL