Japón despide a Javier Aguirre para que “limpie su nombre”
4 febrero, 2015
escalerillas
Padres de Escalerillas bloquean carretera a Guadalajara; acusan “olvidos” de SEGE
4 febrero, 2015

“Banda de Guerra”, dura crítica al poder y su corrupción

corrupción

Escena de Banda de guerra, cuya trama se desarrolla en una escuela secundaria, donde en esa carrera por sobresalir, ser reconocido y tener un puesto se trastocan valores absolutos y en ese momento empieza la caída, que es la corrupción, expresa Alberto Estrella, quien interpreta el papel de director de ese plantel educativo Foto cortesía de la producción

Fabiola Palapa Quijas

La corrupción, fenómeno político, social y económico asociado al abuso de poder, es el eje de la puesta en escena Banda de guerra, del joven dramaturgo Luis Ayhllón, que se estrenará el próximo sábado en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque.

La escuela secundaria 150 es el reflejo de toda una nación, donde pequeñas acciones mostrarán la delgada línea existente entre hacer lo correcto e incurrir en la deshonestidad.

Banda de guerra es una metáfora del poder mal empleado que llega hasta la corrupción. En esta carrera por sobresalir, ser reconocido y tener un puesto se van trastocando valores absolutos y en ese momento empieza la caída, que es la corrupción”, dice a La Jornada, el actor Alberto Estrella (Guadalajara, 1962), quien participa en el montaje como Matamoros, director de la secundaria 150.

La trama ocurre en esa escuela, donde Matamoros anhela ser secretario en una de las secciones del sindicato de maestros, por lo que protege a un niño delincuente, hijo de uno de sus contactos. La maestra de Historia de México, quien es su amante, se opone a la corrupción, pero el director la convence de entrar en ese juego.

Alberto Estrella asegura que la secundaria es el pretexto, pero la situación de abuso de poder y corrupción también ocurre en una fábrica, en un hospital y en una tienda departamental.

En opinión del actor, la honestidad se pierde sobre todo cuando las personas ejercen un trabajo que brinda un servicio a los demás, pero sólo piensan en su bienestar; este es el caso que vemos todos los días con dirigentes políticos, los que en lugar de pensar en el entorno, piensan en su propio beneficio.

El valor de la educación

“Uno de los objetivos del teatro –dice Alberto Estrella– es esta confrontación, además de ser reflejo de una realidad. Es una advertencia de lo que ocurre o podría ocurrir en nuestro entorno si no hacemos un juicio de valores personales.”

El actor considera que la obra recrea esta lucha de poder, ya que Ayhllón, quien ha sido galardonado con varios premios, retrata cómo el hombre se puede corromper de diversas maneras por las tentaciones que surgen a su alrededor.

“La trama de Banda de guerra es sencilla por recurrente, se repite al infinito: una pareja, una relación que se deteriora y, a la par de ese conflicto, en el entorno también surgen problemas. Malena es una maestra que sostiene una relación amorosa con el director, que es su amante; aquí hay corrupción, pero ella es muy inteligente y empieza una serie de estrategias para que Matamoros pueda ascender como secretario de sección, luego nacional, diputado hasta llegar a ser senador.”

Se desarrolla en una institución escolar que puede estar en construcción o tal vez se está derrumbando. Estrella considera que hace falta sensibilidad en el país para entender que la educación es vital y requiere de más recursos.

Con las actuaciones de Alberto Estrella, Irela de Villers, Erick Israel Consuelo y jóvenes egresados de la Escuela Nacional de Arte Teatral, que dan vida a Banda de guerra, la obra dirigida por Mauricio Jiménez se presentará del 7 de febrero al 29 de marzo, con funciones jueves y viernes, a las 20 horas; sábados, a las 190 horas y domingos a las 18 horas en el Teatro Julio Castillo (Paseo de la Reforma y Campo Marte, Bosque de Chapultepec).