Detienen a jóven por robar el celular de su amigo
26 junio, 2015
Detienen a hombre que portaba arma de fuego
26 junio, 2015

Brevedad de obra narrativa de JEP es un engaño: Especialista

Pacheco
Pacheco

Sergio Pitol con algunos de sus amigos, lo flanquean Juan Villoro y Margo Glantz y, sentados, José Emilio Pacheco y Cristina Pacheco, en imagen sin fecha, tomada de la página de Facebook del escritor y diplomático

Por Ángel Vargas, reportero

México, DF. La aparente brevedad de la obra narrativa de José Emilio Pacheco (JEP) (1939-2014) “es un engaño”, pues en principio tiene sólo cinco libros, pero éstos se despliegan en muchos otros más, según Rafael Olea Franco, especialista en la obra de este autor.

Durante la segunda mesa del simposio internacional José Emilio Pacheco: La memoria encendida, efectuada la noche del jueves, el también crítico y académico explicó que esos libros (La sangre de Medusa, El Viento distante y otros relatos y El principio del placer, de cuento, así como las novelas Morirás lejos y Las batallas en el desierto) son en realidad muchos más, debido a los cambios que hizo en las reediciones o, en su caso, la inclusión de nuevos relatos.

Asimismo, destacó que en los textos de este autor es posible identificar, en menor o mayor grado, una serie de elementos comunes: la hipertextualidad, la función de la historia, la ética de la escritura y la ironía.

El encuentro es organizado por el Colegio Nacional en homenaje a quien fuera uno de sus miembros, fallecido el 26 de enero de 2014. Esta segunda mesa estuvo dedicada a la narrativa de JEP y en ella participaron, además del especialista mencionado, los escritores Álvaro Enrigue y el colombiano Héctor Abad Faciolince, moderados por Juan Villoro.

Enrigue, quien fue alumno de José Emilio en la Universidad de Maryland, Estados Unidos, recordó que este autor sostenía que la gente seguía leyendo en esta época debido a que la ficción escrita sigue siendo la tecnología más eficaz para situarnos en el lugar del otro.

A su decir, JEP era “el amo absoluto, el dueño universal, el artista máximo del dato inútil”, pasión de la que se valía para contar historias y calar en la consciencia de los demás.

En su turno, Rafael Olea Franco recordó que un encuentro literario en 1965 José Emilio Pacheco sostuvo que la función del escritor moderno en un mundo invadido por las guerras e interese económicos, no era salvarlo, sino iluminarlo. Y eso fue, agregó, lo que él hizo mediante su literatura.

Hector Abad, por su parte, dedicó su participación a analizar la novela Morirás lejos, de la cual aseguró que se trata de un clásico que está por ser descubierto.