militar
“Y luego que por qué los reporteros están muertos”: militar a periodista en Guadalajara
18 Agosto, 2015
internet
Gobierno de EU prolonga un año más su supervisión sobre Internet
18 Agosto, 2015

¿Cómo aportamos nuestra propia violencia a todo un sistema de poder?

Carlos Paul

Una reflexión acerca de las diversas formas de la violencia y el uso y abuso de poder asociados a ese fenómeno es la propuesta escénica de Bola de carne, obra escrita, dirigida y actuada por Bernardo Gamboa y Micaela Gramajo.

Se trata de un elogio y una refutación de la violencia, comenta la actriz. Es una obra que toma de pretexto una pequeña historia que aparece en la pieza Titus Andronicus, de William Shakespeare, para hablar de la violencia social, de pareja, entre razas y/o de género.

Quisimos hacer un pequeño tratado o radiografía sobre ese tema, sin tomar una posición moral, señala Gamboa.

La dramaturgia se articula también con las reflexiones de filósofos y escritores como Michel Foucault, Georges Bataille, Noam Chomsky y Jacques Derrida. Hemos tratado de encarnar y convertir en acción algunas de sus ideas, añade Gamboa. Se representa parte de un debate sobre el poder y la naturaleza humana que sostuvieron Foucault y Chomsky.

La anécdota de Bola de carne gira en torno a Lavinia, mujer de alta sociedad, quien es iniciada en el arte de la cacería de puercos, con cuchillos, por sus criados godo-indios.

Esa historia permite a los creadores escénicos “reflexionar sobre la violencia como algo externo a las personas ‘buenas”’, añade Gamboa.

Como que siempre estamos del lado de los buenos y los malos siempre son los narcotraficantes, los políticos, pero tenemos poca capacidad para conectar con nuestra propia violencia y darnos cuenta cómo cooperamos con todo un sistema de poder, con el cual decimos estar en desacuerdo, pero que al mismo tiempo contribuimos con muchas de nuestras acciones.