corredor
Pierde fuerza asamblea vecinal contra Corredor Chapultepec
11 noviembre, 2015
día de los solteros
Chinos rompen récord de ventas online en Día de los Solteros
11 noviembre, 2015

Con su novela ‘Cómplices’, Benito Taibo busca provocar curiosidad del lector

Taibo

El escritor Benito Taibo, durante la entrevista para La Jornada por su reciente libro “Cómplices”, el 10 de noviembre de 2015. Foto María Luisa Severiano

Taibo


El escritor Benito Taibo, durante la entrevista para La Jornada por su reciente libro “Cómplices”, el 10 de noviembre de 2015. Foto María Luisa Severiano

Por Reyes Martínez Torrijos

México, DF. La novela recién publicada Cómplices tiene que ver más con los lectores que con los libros, ya que detrás de un libro hay un lector, no sólo el escritor, afirma su autor, el escritor y promotor de la literatura Benito Taibo.

En torno al volumen, publicado por Planeta con el subtítulo de Esta vez, la aventura es leer, el también periodista explica a La Jornada: “Intenté picar la curiosidad a ese que se acerca a leerlo para decir (…) ¿por qué somos como somos?, ¿por qué nos hacemos como nos hacemos?, ¿por qué los libros nos ayudan a transformarnos, no sólo que vemos sino nuestra capacidad para transformar nuestro entorno?”.

Sobre el fenómeno de la lectura, Taibo menciona que en la actualidad “se está leyendo mucho más que nunca y, en gran medida, se debe a los booktubers y a los bloggers, estos chicos que con un total desparpajo se ponen frente a una cámara y dicen ‘yo leí este libro y me gustó por esto, tú decide lo que quieres’”.

La lectura -sostiene Taibo- es “uno de los goces más baratos y más gratificantes. El libro tiene tantas lecturas como lectores, por lo tanto, no homogeniza sino al contrario. No hay nada más peligroso, desde mi punto de vista, que un lector y por eso no quieren que leamos. Las sociedades patriarcales, verticales, poco democráticas no quieren tener lectores porque un lector se convierte en un ser libre”.

“Otra vez rompo una lanza por el libro y la lectura como tarea civilizatoria, como necesidad última de encontrar en él ese bálsamo para las heridas que nos ha dejado este tiempo terrible. Y que nos sigue dejando”.