escopeta
Detienen a hombre con escopeta y cartuchos útiles
21 junio, 2015
alerta
Exigen ONG emisión de la alerta de género en ocho estados
21 junio, 2015

Dario Fo debuta como novelista y reivindica a Lucrecia Borgia

Borgia
Borgia

De hecho, en ciertos momentos, es sólo un paquete con pechos redondos y estupendas nalgas. Ah, se me olvidaba, también sus ojos están cargados de hechizo, así describe Dario Fo a Lucrecia Borgia. Ilustración creada por el autor incluida en la novela

Por Alondra Flores

El dramaturgo italiano Dario Fo (Sangiano, 1926) debuta como novelista con la reivindicación de una mujer que en la historia y la literatura ha sido la encarnación de la perversión, la intriga, la seducción y el incesto.

Lucrecia Borgia: la hija del Papaes el título con el que Fo habla de estadulce muchacha, la víctima llamada una y otra vez a ser inmolada, desde la infancia.

El autor, ampliamente reconocido por dedicar su vida al teatro, creador de obras ácidas y crítica dura hacia el poder, publica la novela a los 88 años de edad.

Con el sello Siruela, se exhibe en los estantes entre las novedades de las librerías mexicanas.

Fo es esencialmente un comediante, fue como se le reconoció en la Academia Sueca al otorgarle el Nobel de Literatura en 1997. “Este excelente intérprete y director supo fundir con enorme habilidad diversas tradiciones textuales: el humor de las vanguardias, la comicidad de lacommedia dell’arte y la sátira política”, agregó sobre su labor en el arte teatral, ámbito en el que es uno de los creadores con mayor prestigio.

No sólo como intérprete, director y por las numerosas obras de su autoría, sino por la compañía que montó desde 1959 al lado de su esposa Franca Rame (1929-2013), escenario desde el que ha lanzado severas críticas al poder político, al capitalismo, a la mafia y el Vaticano. “Una de sus obras maestras, Misterio bufo (1969), un conjunto de monólogos contra la sociedad y la Iglesia, contiene claves de su magisterio teatral en toda Europa”.

Ahora se lanza a la aventura narrativa con uno de los episodios negros del la Iglesia católica romana al dedicar su debut novelístico a los Borgia.

Impúdica falta de higiene moral

De la familia Borgia se han escrito infinidad de páginas y piezas teatrales, los franceses Alejandro Dumas y Víctor Hugo aparecen entre los autores.

Se han realizado películas e incluso recientemente dos series de televisión. ¿Cuál es la causa que ha despertado tan amplio interés?

Sin duda alguna, la impúdica carencia de higiene moral que se les atribuye en todos los avatares de sus vidas. Fue la suya una existencia desenfrenada, tanto en su comportamiento sexual como en su actuación social y política, responde Fo en las primeras páginas de la novela.

En esa obra relata con sumo detalle el ir y devenir de la familia entera, incluidos el patriarca, el papa Alejandro VI, su otro hijo César y todos sus allegados, así como hechos ocurridos en el Renacimiento italiano, en medio una vorágine de intereses financieros y políticos.

Los rumores dicen que Lucrecia fue amante de su padre Rodrigo Borgia y de su hermano César. Hija de un Papa, se casó tres veces y tuvo un hijo ilegítimo.

El apellido de la estirpe Borgia quedó unido al poder, ambición, asesinato y desenfreno carnal.

Sin embargo, en la novela Lucrecia aparece como una víctima de su familia. Al respecto, escribe Dario Fo:De hecho, en ciertos momentos, es sólo un paquete con pechos redondos y estupendas nalgas. Ah, se me olvidaba, también sus ojos están cargados de hechizo. Definir la lejanía del escándalo y del cliché de mujer disoluta e incestuosa es la finalidad del texto que se suma a la abundante bibliografía.

Indignación ante falsedades

Para el dramaturgo Dario Fo, nacido en Lombardía, una de las razones para lanzarse en un año de investigación por archivos y fuentes históricas fue rendir homenaje a la memoria de su esposa Franca Rame, compañera de vida y teatro por casi 60 años, fallecida en 2013.

La otra parte de la motivación nació de la indignación por los retratos de Lucrecia Borgia con evidentes falsedades. Para Fo, se trató de una mujer en el contexto particular del Renacimiento y decir la verdad es elleitmotiv del relato.

Una serie de ilustraciones realizadas por el propio autor italiano, inspiradas en retratos renacentistas, aparecen en las últimas páginas del libro.

Los rostros de finales del siglo XV, como el de la bella Lucrecia, un descolorido Rodrigo Borgia, César Borgia el hijo terrible y hasta el astrónomo Nicolás Copérnico.