estación
Cierra Hungría paso a migrantes en estación de trenes
1 septiembre, 2015
amapola
En Veracruz “se fracturaron” los principales cárteles, asegura la Semar
1 septiembre, 2015

Después de Da Vinci traeremos a Toulouse-Lautrec: Rafael Tovar

Exposiciones como las del Museo del Palacio de Bellas Artes que convocaron a cerca de 300 mil personas hace unos días tardan años en prepararse; lo importante es que en Italia nos tienen mucha confianza. Un conjunto de obras como las que vimos de Leonardo y Miguel Ángel nunca se habían apreciado juntas en América Latina, explica Rafael Tovar y de Teresa a La JornadaFoto Yazmín Ortega Cortés

Exposiciones como las del Museo del Palacio de Bellas Artes que convocaron a cerca de 300 mil personas hace unos días tardan años en prepararse; lo importante es que en Italia nos tienen mucha confianza. Un conjunto de obras como las que vimos de Leonardo y Miguel Ángel nunca se habían apreciado juntas en América Latina, explica Rafael Tovar y de Teresa a La JornadaFoto Yazmín Ortega Cortés

Exposiciones como las del Museo del Palacio de Bellas Artes que convocaron a cerca de 300 mil personas hace unos días tardan años en prepararse; lo importante es que en Italia nos tienen mucha confianza. Un conjunto de obras como las que vimos de Leonardo y Miguel Ángel nunca se habían apreciado juntas en América Latina, explica Rafael Tovar y de Teresa a La JornadaFoto Yazmín Ortega Cortés

Por Mónica Mateos-Vega

Una magna exposición acerca del constructivismo soviético, así como otra dedicada al pintor, dibujante y cartelista francés Henri Toulouse-Lautrec (1864-1901), son algunas las muestras con las que el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) espera continuar los próximos meses el entusiasmo por el arte que el público manifestó con su tumultosa asistencia al Palacio de Bellas Artes, donde hace unos días concluyó la presentación de dibujos de Leonardo da Vinci y donde permanece en exhibición un acervo dedicado al genio renacentista Miguel Ángel Buonarroti.

Es muy difícil que museos fuera de Italia consigan en préstamo obras de esos maestros del arte universal, cuestión que los espectadores en México tuvieron la inteligencia y la sensibilidad de percibir, considera el presidente del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, quien narra que desde que se desempeñaba de embajador en Italia dejó la puerta abierta para traer al país grandes exposiciones.

Van a ver qué buenas exposiciones tenemos para más adelante: un gran escultor y algo sobre arte romano, adelanta el funcionario, reservándose los detalles por el momento.

Añade que exposiciones como las que convocaron a cerca de 300 mil personas hace unos días “tardan años en prepararse, lo importante es que en Italia nos tienen mucha confianza. Un conjunto de obras como las que vimos de Leonardo y Miguel Ángel nunca se habían apreciado juntas en América Latina; hay piezas muy difíciles de transportar, sobre todo por razones de conservación.

Para muchas personas fue muy importante haber tenido contacto, por primera vez en su vida, con obras que saben son parte del patrimonio cultural del ser humano. Eso propició la afluencia masiva, pero también el sentido estético y la intuición que tiene el mexicano por ir a conocer creaciones importantes.

Tovar recuerda que cuando llegaron al Palacio de Bellas Artes los contenedores con los dibujos de Da Vinci, al enterarse los transeúntes de qué artista se trataba, aplaudían en la calle a las cajas.

Hicimos un esfuerzo logístico muy grande para atender al mayor número de visitantes. Si las obras hubieran sido de mayor formato quizá habríamos podido duplicar el número de visitantes, pero aquí no podía haber más de 30 personas al mismo tiempo en cada sala para no alterar la humedad; había la exigencia de que el público no se apretujara, de lo contrario los comisarios italianos simplemente habrían descolgado las obras y se las llevaban, explica.

El titular del Conaculta resalta que esta experiencia deja como resultado una perspectiva optimista en torno al interés por la oferta cultural de esa institución, pues continúan abiertas y con buen flujo de visitantes “extraordinarias muestras como Yo el rey: el arte en la monarquía hispana, que se presenta en el Museo Nacional de Arte; Lo terrenal y lo divino: arte islámico de los siglos VII al XIX, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso; Máscaras mexicanas, en el Palacio Nacional, o la de Miguel Ángel, que como se sabe concluye el 27 de septiembre y esperamos que también sea todo un acontecimiento el final”.

Además, las grandes exposiciones, continúa Tovar, no sólo se concentran en la ciudad de México. En el Parque Fundidora de Monterrey está la muestra dedicada al inventor Nikola Tesla, que ha tenido un éxito alucinante. La traeremos al Centro Nacional de las Artes, en febrero. En Tijuana está una exposición con obras maestras del Museo de San Carlos, en Monterrey también estuvo la muestra sin precedente dedicada al cineasta Stanley Kubrick, y a principios de año estuvieron obras de Olga Costa en Cuernavaca. Hay una mayor capacidad de organización en los estados, a través de sus institutos de cultura y los museos tienen ya una demanda distinta.

En octubre, informa el titular del Conaculta, llegará una exposición sobre el constructivismo soviético, con nombres como Kasimir Malévich o Serguéi Eisenstein, y para el próximo año “Toulouse-Lautrec, que también será fantástica. Hay un programa muy amplio de exposiciones. En medio de los ajustes económicos hay que tener muy claras nuestras prioridades, las cuales son los grandes proyectos y los compromisos internacionales.

Estamos a punto de concluir el programa para 2016, 2017 y 2018, viéndolo como un todo. Pronto lo daremos a conocer a detalle.