El Verde, ariete contra leyes de pensiones en el IMSS y el Issste
29 enero, 2016
“Trump actúa como otro Hitler”: hermanastra de Ana Frank
29 enero, 2016

Destacan “narrativa circular muy bien resuelta” en novela del ‘Che’

Rafael Barajas 'El Fisgón', José Hernández –con un ejemplar de su segunda novela gráfica– y Antonio Helguera, en el Centro Cultural Rosario Castellanos. Foto María Meléndrez Parada

 Rafael Barajas 'El Fisgón', José Hernández –con un ejemplar de su segunda novela gráfica– y Antonio Helguera, en el Centro Cultural Rosario Castellanos. Foto María Meléndrez Parada


Rafael Barajas ‘El Fisgón’, José Hernández –con un ejemplar de su segunda novela gráfica– y Antonio Helguera, en el Centro Cultural Rosario Castellanos. Foto María Meléndrez Parada

Por Mónica Mateos-Vega

La novela gráfica Che: una vida revolucionaria, basada en la biografía homónima del periodista estadunidense Jon Lee Anderson (California, 1957), y realizada por el caricaturista José Hernández (DF, 1965) es la obra de un gran dibujante y un gran cineasta.

Así lo consideró Rafael Barajas El Fisgón durante la presentación del libro la noche del miércoles en el Centro Cultural Bella Época.

En particular, el caricaturista de La Jornada destacó el extraordinario trabajo de su colega, el cual tiene “una narrativa circular muy bien resuelta; Pepe no abusa de ella, hace un retrato de los hechos del personaje, conservando la objetividad y la calidad periodística de la biografía que Anderson escribió del Che Guevara”.

El editor de Sexto Piso, Eduardo Rabasa, explicó que se trata de una novela gráfica, no de un cómic ni un compendio, mucho menos una monografía de una de las figuras centrales de la revolución cubana, cuya vida, eso sí, fue muy novelesca.

Más allá de la imagen en un cartel

Antonio Helguera, también caricaturista de esta casa editorial, opinó que “valió mucho la pena hacer este trabajo, porque del Che casi nada se sabe; se ha reducido a un cartel, a una imagen de alto contraste de la foto que Korda le hizo un día, y ya. Mientras más joven se es, menos se sabe qué significa esa imagen barbuda. Por eso es pertinente esta novela.

“Vale la pena rescatar al Che porque ya no existen personajes así, no existe esa forma de ver al mundo y de pensar, muchísimo menos de actuar. Estamos instalados en la era del hedonismo y del individualismo, la sociedad contemporánea hace mucho que dejó de tener sueños de revolución y de cambio, lo único que interesa hoy es el dinero y el bienestar personal.

“La sociedad mexicana, que era muy solidaria y combativa, ahora también es parte de ese individualismo apático y narcotizado. Personajes como el Che simplemente ya no existen, por eso vale la pena rescatarlo, para volver a ver cómo se veía el mundo desde otro tiempo y desde la lógica de la revolución socialista.”

Un descubrimiento

En términos gráficos y narrativos, Che: una vida revolucionaria “es todo un descubrimiento”, continuó Helguera, “porque José además de artista gráfico es cineasta, creó un guión que podría ser cinematográfico y dibujó una novela que bien podría ser el storyboard de un cortometraje sobre la vida del Che. Buscó diferentes escuadres en diferentes escenarios importantes de la novela, incluso una vez me enseñó una página que no le había gustado y la volvió a hacer para darle un acento dramático y cinematográfico. Es un trabajo importantísimo”.

El libro de Hernández, añadió El Fisgón, es una invitación para que revisemos qué ha sido de los movimientos revolucionarios: “El Che vivió en una época en la que era necesario y posible actuar, porque había proyectos a largo plazo, un proyecto de humanidad distinta, alternativo.

Hoy los paradigmas que permitieron aquel proceso revolucionario ya cambiaron. Es el momento de abrirnos a la reflexión.

El Che Guevara es por antonomasia el símbolo de la rebeldía a escala mundial y no es ocioso revisar lo que a 50 años de muerte sigue significando, expresó José Hernández, quien cerró el encuentro con una abundante firma de ejemplares de su novela gráfica.