Los papalotes de Toledo con los rostros de “los 43” de nuevo surcarán los aires
19 diciembre, 2014
PAN pedroza gaitán
Le falta al PAN una “cirugía mayor”: Pedroza Gaitán; reitera que no participará en proceso
19 diciembre, 2014

Develan busto de Manuel Gamio y abren muestra conmemorativa

Manuel Gamio

Ángeles González Gamio, nieta de Manuel Gamio, y Eduardo Matos Moctezuma (de espaldas), flanquean el busto del arqueólogo que encabezó la exploración del descubrimiento del Templo Mayor. Foto Jesús Villaseca

Carlos Paul

A un siglo del hallazgo de los primeros vestigios prehispánicos del Templo Mayor –efectuado en mayo de 1914– y con la finalidad de rendir homenaje al arqueólogo Manuel Gamio (1883-1960), quien encabezó la investigación, ayer se inauguró una exposición conmemorativa.

Antes de la apertura de la exposición, Teresa Franco, titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia; Eduardo Matos Moctezuma, César Moheno, Ángeles González Gamio, nieta del arqueólogo y colaboradora de La Jornada, así como Javier González González, develaron un busto de Manuel Gamio dentro del museo, en homenaje a su trabajo y trayectoria.

La muestra en el Museo del Templo Mayor documenta los trabajos que llevaron al trascendental descubrimiento del más importante centro religioso, político y social mexica.

Con el título 100 años del Templo Mayor: historia de un descubrimiento, la exhibición propone “un viaje a través de la destrucción y desaparición de ese centro ceremonial, su recreación fantasiosa, la controversia y el planteamiento de hipótesis respecto de su ubicación original hasta llegar al momento en que Gamio –sustentado en sus conocimientos e intuición–, vislumbró la posibilidad de encontrarlo”, dijo Carlos Javier González González, director del museo.

Ahí se explica cómo es que las excavaciones modernas vinieron a confirmar las hipótesis que Gamio formuló hace 100 años, cuando se localizó el templo mexica dedicado a Huitzilopochtli y Tláloc.

Hito en la arqueología mexicana

Aunque la fama mundial del Templo Mayor se originó en 1978, con el hallazgo accidental de la diosa Coyolxauhqui, muchos desconocen que los primeros vestigios se descubrieron hace un siglo, de allí que el propósito de la exposición es difundir nueva información sobre una página fundamental en la historia de la arqueología mexicana.

El sitio donde ocurrieron los primeros hallazgos, comentó González, se conservó en su momento como una zona arqueológica y años después se construyó un pequeño museo etnográfico. En los años 50 del siglo pasado se colocó una maqueta hipotética del centro ceremonial mexica, realizada por Ignacio Marquina.

Así se mantuvo por muchos años, hasta 1978, cuando el hallazgo del monolito de la diosa Coyolxauhqui marcó el inicio de la gran excavación en el Templo Mayor, proyecto que inicialmente presidió el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma y que con los años han participado varios investigadores y trabajadores.

La exposición reúne piezas arqueológicas, documentos, mapas, planos, la historia pormenorizada del predio en el que Gamio descubrió los primeros vestigios, una ruinosa casa ubicada en la esquina de las calles Seminario y 2a de Santa Teresa (hoy Guatemala), así como objetos personales del destacado arqueólogo y antropólogo.

También se exhibe un fragmento de banqueta policroma con guerreros en procesión, en relieve, estudiada por el alemán Hermann Beyer, quien la tituló La procesión de los señores, uno de los hallazgos más importantes.