El Museo Franz Mayer muestra a Ruth Lechuga “desde lo más íntimo”
17 diciembre, 2014
La SEGE desconoce convenio de los 3 mil 500 millones de pesos con BMW
17 diciembre, 2014

Recopilan efectos neuroestéticos en exposición dedicada a Paz

Recopilan efectos neuroestéticos en exposición dedicada a Paz

Imagen de registro de la actividad bioeléctrica cerebral durante el proceso de muestreo efectuado en el Museo del Palacio de Bellas Artes

Veinte voluntarios participaron en el experimento para conocer los efectos neurológicos al contemplar algunas obras incluidas en la exposición En esto ver aquello: Octavio Paz y el arte, montada en el Museo del Palacio de Bellas Artes, con motivo del centenario del Nobel mexicano. Unas diademas Emotiv permitieron enviar las lecturas de las ondas cerebrales a computadoras, mientras observaban obras de arte y escuchaban la voz del poeta. Las imágenes forman parte de la bitácora en Internet, en la que Leslie García y Paloma López describen el proceso del proyecto titulado Potencial de acción

Alondra Flores

El poeta Octavio Paz (1914-1998) decía que la obra de arte nos lleva de aquí de ahora a un allá en otro tiempo. Y también la contemplación transporta hasta los misterios del cerebro al momento de observar una creación de Pablo Picasso, David Alfaro Siqueiros, Edvard Much o Vasili Kandinsky, con un proyecto que recopila los efectos neurólogicos al admirar piezas de la exposición En esto ver aquello: Octavio Paz y el arte, montada en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

El sentido de la belleza y el juicio estético presupone un cambio en la actividad del cerebro en zonas específicas, las cuales fueron diseccionadas por las artistas Leslie García y Paloma López al realizar el experimento que consistió en investigar la actividad bioeléctrica como reacción a algunas de las más de 220 obras que conforman la exposición dedicada al ensayista y poeta mexicano con motivo de su centenario.

Pintura, escultura, gráfica, fotografía, grabado, libros y piezas prehispánicas conforman el extenso panorama que permite adentrarse en el vasto horizonte intelectual del Nobel de literatura mexicano y su interés en el arte visual, principalmente en las vanguardias artísticas del siglo XX de Europa y América. La conversación del pensamiento literalmente se extendió a los visitantes de la magna muestra que vive sus últimos días, pues concluirá el 4 de enero.

Interpretación sonora y visual

Una diadema fue colocada en 20 voluntarios para obtener datos de cómo el cerebro cobra vida, cómo la energía se transforma y reacciona, para luego crear una interpretación sonora y visual. Los pensamientos del arte se materializaron con ayuda de la ciencia para construir una nueva obra artística.

Fueron tres los momentos esenciales para el análisis de las ondas cerebrales de la veintena de participantes: la primera al estar frente a Las Meninas, de Pablo Picasso; La creación de aves, de Remedios Varo, o también obras de Jean Miró y Marcel Duchamp, algunas de las 10 obras seleccionadas para el proceso de muestreo.

El segundo momento de experimentación fue al oír un comentario de Paz sobre la pieza. Y, finalmente, el tercero fue al combinar los dos estímulos: el visual y el auditivo.

De acuerdo con Potencial de acción, nombre del proyecto de investigación neuroestética integrado por Paloma López y Leslie García, los electrodos colocados en los voluntarios durante la toma de muestras el pasado noviembre se concentraron en capturar las lecturas provenientes del córtex prefontal, ubicado en el lóbulo frontal, donde el goce estético de los individuos puede ser investigado mediante experimentos de imagen cerebral.

La idea es conjuntar ciencia y estética para entender la experiencia artística. Se trata de la neuroestética, una subdisciplina de la estética empírica que tiene como herramienta la neurociencia para indagar en las membranas celulares el comportamiento de los impulsos eléctricos durante el goce, o no, al estar frente a las realidades oníricas en un lienzo de Leonora Carrington o las ondulaciones femeninas de Henry Moore.

Pensamientos materializados

La muestra en homenaje a Octavio Paz fue el primer lugar de experimentación bioeléctrica. Una comunicación sin cables entre el cerebro y una computadora fueron la primera fase para obtener los datos. Luego, las señales de los impulsos eléctricos, las ondas de descarga que viajan por la membrana celular fueron transformadas en sonidos y gráficas, gracias a la aplicación de algoritmos para la interpretación de los datos.

El pensamiento de Paz y la obra de grandes artistas propiciaron que los espectadores se convirtieran en una extensión del arte. Líneas geométricas interconectadas materializan estos pensamientos captados desde el cerebro de los visitantes.