Pakistán: Aumentan asesinatos de mujeres por "honor"
Ataque talibán a universidad en Pakistán deja 21 muertos
20 Enero, 2016
arturo gutiérrez cedh enfrentamiento alcoholismo
Por tortura, la primera recomendación de la CEDH de este año para la SSPE
20 Enero, 2016

“El cine está en peligro de muerte y los historiadores son una bola de mentirosos”

Peter Greenaway afirmó que son pocas las personas que asisten a las salas cinematográficas, pues con la apertura tecnológica ahora las películas se puede ver cómodamente desde casa. Foto: Notimex

 Peter Greenaway afirmó que son pocas las personas que asisten a las salas cinematográficas, pues con la apertura tecnológica ahora las películas se puede ver cómodamente desde casa. Foto: Notimex


Peter Greenaway afirmó que son pocas las personas que asisten a las salas cinematográficas, pues con la apertura tecnológica ahora las películas se puede ver cómodamente desde casa. Foto: Notimex

Por Jaime Whaley

El cine está en peligro de muerte  y los historiadores son una bola de mentirosos, sostuvo el cineasta británico Peter Greenaway, quien está en la ciudad de México para promover su cinta Eisenstein en Guanajuato, que se estrenará el próximo viernes.

El director habló ante los medios sobre su más reciente filme, en el que hace un relato de ficción sobre la estancia del cinematografista soviético en el país  a principios de la década de los 30, para filmar su inconclusa película ¡Que viva México!

El veterano realizador apuntó que el cine como tal, la experincia de sentarse en una sala de exhibición a disfrutar de una película, está por fenecer, pues ahora se puede tener lo mismo en la  televisión que a través de adminículos como el celular, una tablet y la computadora.

Quien tiene uno de estos aparatos se hace ya cineasta sin necesidad de productores y distribuidores, expresó.

400 kilómetros de película

Su cinta sobre el director soviético se basa en un supuesto viaje a la ciudad minera, hecho que posteriormente alguien le cuestionó si efectivamente ocurrió, pues no hay indicios suficientes que documenten esa estancia. El visitante, interpretado por el finlandés Elmer Bäck, traba una relación intelectual que deviene en sexual con José Palomino Cañedo, personificado en la película por Luis Alberti, quien fue su guía en aquella visita en la que se tomaron unos 400 kilómetros de película. A los ojos de Greenaway, Eisenstein resultó muy consciente de lo que hacía, a pesar de que estaba muy presionado desde Moscú por el camarada José Stalin, con quien, asegura Greenaway, Eisenstein desayunaba con frecuencia, y llegó aquí casi de escapada de Hollywood, donde había presentado su proyecto al genial Charles Chaplin sin que se le diera una definición.

El trabajo de cámaras y la fotografía de la película son de primer orden, aunque quizá la trama resulte algo reiterativa, pero Greenaway, que se declara un enamorado de Guanajuato, sostiene que los libros y, en este caso, las películas, son actos repetitivos, que uno toma algo para crear algo y de esta última creación nace otra y así en sucesión.

Tenemos una cinematografía basada en textos. Las historias que hemos visto parten de un texto tan efímero e insignificante que me parece una tragedia, señaló.

De su aseveración sobre los historiadores apunta que Winston Churchill fue un pésimo historiador, pues escondió muchas cosas, pero como cronista resultó muy ameno por su calidad literaria.

Bäck y la actriz mexicana Maya Zapata, quien en sus fugaces apariciones da vida a la esposa de Palomino Cañedo, acompañaron a Greenaway, quien se sometió después de la conferencia a una larga cadena de entrevistas pactadas.

Bäck, actor de orígenes teatrales, dijo que las crudas escenas de sexo con Alberti fueron producto de una buena conexión entre ambos y que le sacó provecho al personaje, al que consideró de gran contenido, pues estaba acostumbrado a desempañar papeles tan delgados como una hoja de papel.

La cinta se estrenó el año pasado en el Festival de Berlín y aquí se proyectó en Morelia, durante el encuentro fílmico de la capital michoacana.