fuga
Fuga de ‘El Chapo’ no obliga a renuncias, sino a decisiones: Osorio
29 septiembre, 2015
Miguel Ángel Álvarez nuevo titular del deporte habla de su llegada al Inpode
29 septiembre, 2015

El escritor Christopher Mlalazi terminará novela histórica en México

Christopher Mlalazi

Por Notimex

México, DF. Christopher Mlalazi Mlalazi, (Zimbabwe, 1970), dramaturgo, poeta y narrador, llegó a México en calidad de refugiado. “En mi país, la Constitución señala que hay libertad de expresión; en la práctica, los escritores no la tenemos”, aseguró hoy en su primer acercamiento con la prensa y lectores de este país.

Su residencia de dos años será en la Casa Refugio Citlaltépetl, inmueble localizado en esta ciudad. “Ahí, cobijado por las autoridades culturales de la Ciudad de México, podrá terminar la novela histórica que hace algún tiempo inició en Alemania”, añadió él mismo.

“Hace cinco años que salí de mi país, estuve un tiempo en Alemania y luego en Estados Unidos”, abundó en sus declaraciones, y dijo que actualmente trabaja en dos proyectos, el primero es una trilogía de obras de teatro, titulada por ahora “The election day triligy”.

Se trata, explicó brevemente al ser presentado esta tarde como el huésped número 12 de la Casa Refugio, de una sátira del proceso electoral en un país imaginario de África, pero los parecidos con personajes y hechos reales, es una mera coincidencia literaria, no más.

El segundo proyecto de Mlalazi es la novela provisionalmente llamada “Blade maker” que, de acuerdo con el autor, es en parte ficción mitológica y en parte histórica, contada en la forma tradicional del folclor africano. Esa obra es el motor de su estancia en México.

En la hoja de vida del refugiado destaca que ha asistido a numerosos festivales literarios en varias naciones alrededor del mundo, y en algunos de ellos, su obra ha sido reconocida con premios y reconocimientos, así como una de las becas más prestigiadas de Alemania.

Philippe Ollé-Laprune, director de la casa, destacó que “Christopher Mlalazi viene de una dictadura vieja y estancada, donde no pudo desarrollar su trabajo literario”. Por eso, subrayó, “ahora México le da cobijo y las facilidades sin esperar nada a cambio de eso”.

En sus declaraciones, el escritor africano puso en relieve que desde niño se sintió atraído por la lectura. “Ya en la adolescencia, al cursar mis estudios de secundaria, reflexioné y me dije a mí mismo que si puedo leer, también puedo escribir libros para los otros lectores”.

Muy pronto, sin embargo, se dio cuenta de la realidad y de los problemas que los autores deben enfrentar en su país de origen, “pero los escritores somos tercos y por eso viajé a Alemania, Estados Unidos y México”, concluyó con su rostro que ahora refleja serenidad.