papa
Lilian Tintori y padres de Leopoldo López se reúnen con el Papa
14 octubre, 2015
eurocopa
España, Inglaterra, Portugal y Bélgica, cabezas de serie de Eurocopa 2016
14 octubre, 2015

‘El Motel de los antojos prohibidos’, obra que revela detalles del erotismo

Motel

Lo que buscan los autores es identificar con exactitud las parafilias sexuales más inofensivas, en el sentido de que se realizan entre adultos de forma consensuada. Foto Erick Muñiz

Motel

Lo que buscan los autores es identificar con exactitud las parafilias sexuales más inofensivas, en el sentido de que se realizan entre adultos de forma consensuada. Foto Erick Muñiz

Por Erick Muñiz, corresponsal

Monterrey, N.L. El Motel de los antojos prohibidos provocó tanta expectativa por su aire irreverente que las buenas conciencias de las tiendas Sanborns decidieron no venderlo, y esto causó la extrañeza de sus autores, Verónica Maza y el monero Antonio Helguera, colaborador de La Jornada.

Sobre todo porque, coinciden, lo que buscan es identificar con exactitud las parafilias sexuales más inofensivas, en el sentido de que se realizan entre adultos de forma consensuada y son más comunes de lo que uno imaginaría.

“El alma del libro es desculpabilizar al sexo y su ejercicio”, señaló Maza, quien lleva 15 años escribiendo la columna El Sexódromo.

La periodista esta vez decidió ir más allá al destapar 21 prácticas sexuales que sus mismos lectores y seguidores en redes sociales le señalaron como las más populares.

“Mi estandarte es el derecho al placer”, establece la autora y señala que buscaba un tema del que no hubiera bibliografía en México, y halló que de estas prácticas existe apenas una breve descripción.

Decidió invitar a Helguera a ilustrar la obra, que se presenta como una visita a un motel y aborda los temas de manera didáctica pero relajada, con una dosis de humor, y el periodista gráfico aceptó el reto.

“Nunca había hecho algo así y me di cuenta que los moneros traemos nuestra carga de moralina y autocensura porque casi no se practica la caricatura erótica y lo que hace este libro es revelar esas prácticas ocultas porque los moteles todos los vemos pero lo que pasa adentro no, entonces esta es una buena forma de sacudirnos los prejuicios”, explica Helguera.

Así, el Motel… permite a lector enterarse a detalle de la relación que tiene el sexo con el vello, las alturas, la comida, los olores, la gordura, las malas palabras, el baile, los tatuajes, los lugares públicos, los extraños ¡los árboles!

El menú de antojos (como se iba a llamar el libro) es variado y Verónica Maza lo explica no sólo desde el punto de vista académico, también agrega ejemplos de cómo estas parafilias se hacen presentes en la historia, en la música, en la literatura o en el cine.

Para apoyar su investigación -que culminó en una “encerrona” en un motel para escribir- Maza abrió la caja de Pandora de las redes sociales y ahí fue donde consiguió de primera mano la información de las parafilias más comunes, con todo y sus reglas de etiqueta.

Así, luego de un año, y una vez resuelto el dilema de cómo ilustrarlo, la mancuerna de periodistas entregó a la editorial Grijalbo un recuento de más de 50 prácticas que, por cuestión de espacio, quedó en 21. Por ello, auguran los autores, no se descarta una segunda parte.