En dos meses, más de 176 mil han visitado la muestra de Kusama
23 diciembre, 2014
Retener a Neymar hasta 2022, meta del Barcelona
23 diciembre, 2014

En 2014 se impuso un saldo triste en el mundo de las artes plásticas del país

artes plásticas

La polémica Bienal de Pintura Rufino Tamayo inauguró la muestra de los artistas seleccionados de su 16 edición, cuyo nivel carecía de calidad, según especialistas consultados en su momento por este diario Foto Jesús Villaseca

Merry MacMasters

Las noticias tristes e inquietantes se impusieron en las artes plásticas este año. A la comunidad jornalera le cayó como balde de agua fría enterarse de la muerte del monero y pintor Manuel Ahumada el 3 de enero, a los 57 años, a causa de un paro cardiorrespiratorio mientras dormía en su domicilio.

La parca no cesó en buscar a quien llevarse y encontró candidatos en Marysole Wörner Baz (22/6/14), de 77 años, y Luis Nishizawa Flores (29/9/14), de 96, ambos pintores y escultores. También cayeron en su red los pintores Francisco Icaza (2/5/14) y el guanajuatense Raúl Zárate (22/6/14).

Apenas en marzo Wörner Baz, quien había sufrido un derrame cerebral, anunció la donación de su acervo a la Fundación Carlos Slim en una acción atípica, porque ésta no colecciona obra contemporánea.

Originario del estado de México, Nishizawa, de padre japonés, fusionó dos mundos en su arte: el oriental y el occidental. Aparte de su vasta producción artística, que abarcó varios géneros, el Premio Nacional de Ciencias y Artes 1996, conservó durante 59 años su cargo de profesor de la Escuela Nacional de Artes Visuales hasta el día de su muerte, en calidad de maestro emérito. También falleció Margarita García Luna (28/6/14), directora del Museo-Taller Nishizawa en Toluca.

Malas nuevas en Oaxaca

Tomó a muchos por sorpresa el anuncio hecho el mes de diciembre por Francisco Toledo, de que a partir de 2015 el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (Iago) será parte del Instituto Nacional de Bellas Artes. Toledo, su fundador, quien cumplirá 75 años en julio próximo, explicó sencillamente que ese proceso se debe a que estoy haciendo mi testamento.

Apenas el mundo cultural digería esa noticia cuando se divulgó el embargo y cobro (por más de 900 mil pesos) de las cuentas bancarias del Iago por un supuesto incumplimiento de pago de sus obligaciones fiscales. El gobierno del estado de Oaxaca insistió en que se avisó en todo momento al instituto de la situación y acciones fiscales, así como de los mecanismos para la condonación de los adeudos. Sin embargo, el asesor jurídico de la Asociación Civil Amigos del Iago, Silverio Velasco, respondió que jamás les notificó nada al respecto.

El muy anunciado cumpleaños número 80 de José Luis Cuevas resultó un fiasco. El 26 de febrero, día de la efeméride, el museo que lleva su nombre inauguró la exposición conmemorativa, Cuevas por siempre, sin la presencia del cumpleañero, ni de su esposa, Beatriz del Carmen Bazán, directora del recinto, y ante una concurrencia que no llegaba a 100 personas.

Lo peor de todo fue que salió a flote la controversia sobre la edad real del enfant terrible, de que en realidad nació en 1931 y no en 1934, como el mismo dibujante siempre ha manejado. Entonces, en realidad cumplía 83 años.

Aunque Beatriz del Carmen haya asistido en fechas recientes a la apertura de una muestra del español Javier de Villota en el museo de Academia 13, la ausencia de Cuevas en todo tipo de actos, por lo menos en la ciudad de México, aparte de levantar suspicacias, ha mermado su relación con la prensa.

El Centro de la Imagen, cerrado desde hace más de dos años, festejó su vigésimo aniversario el 28 de mayo. Se aprovechó la ocasión para anunciar el proyecto de su remodelación y reapertura para el segundo semestre de 2015, en el que se invertirá alrededor de 60 millones de pesos, además de unirlo con la Biblioteca México José Vasconcelos. El proyecto de remodelación está a cargo de Isaac Broid, quien hace dos décadas realizó, junto con el arquitecto Abraham Zabludovsky, la adaptación original del inmueble.
La siempre polémica Bienal de Pintura Rufino Tamayo inauguró la muestra de los artistas seleccionados de su 16 edición el pasado 14 de agosto en el Museo Tamayo. Con ese motivo los integrantes de su comité curatorial –Érik Castillo, Luis Hampshire y Patricia Soriano– hablaron con La Jornada (13/7/14) sobre el estado actual en que se encuentra el concurso.

El nivel de los participantes fue el punto que más acaparó la atención de los entrevistados. La falta de calidad de muchos de ellos es un lastre que arrastra la Bienal desde tiempo atrás. Para Soriano muchas de las inscripciones resultaron insulsas, hecho que atribuyó a una falta de visión de muchos de los participantes que no alcanzaron a ver la relevancia que tiene el certamen.

De los más de mil participantes, 100 realmente son profesionales, reiteró Hampshire, quien coincidió con Soriano en que la bienal está desacreditada debido al manejo que se ha hecho de ella en las ediciones pasadas, lo que hace que muchos artistas, con más trayectoria, mucha o poca, pero todos profesionales, de pronto ya no ven con buenos ojos inscribirse.

Tunick y México

El artista neoyorquino Spencer Tunick, famoso por sus fotografías de multitudes humanas desnudas, tuvo una presencia muy fuerte en México durante 2014, que concentró en San Miguel de Allende, Guanajuato, población que el pasado 22 de febrero le otorgó el premio Corazones, en su calidad de embajador de la ciudad y un prominente promotor cultural.

En agosto, Tunick impartió ahí un taller, el primero en toda su vida, en El Nido, nuevo centro de conocimiento avanzado. Se trataba de motivar a las personas a luchar por sus sueños artísticos y aterrizarlos.

La gran sorpresa fue cuando regresó a finales de octubre para participar en el Festival La Calaca con la instalación Sendero de los redimidos, que contó con la participación de 100 mujeres que, adornadas con collares de flores de cempasúchil, posaron para su cámara en diferentes locaciones de la ciudad.

Una de las últimas tomas fue hecha pensando en los 43 normalistas desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Ayotzinapa, Guerrero.

Subastas exitosas

El cuadro Ofrenda de frutas, de Rufino Tamayo, fue la estrella de la noche de la subasta de Arte Moderno y Contemporáneo Latinoamericano, celebrada el 25 de noviembre, en la casa Sotheby’s, al alcanzar la cifra de 4 millones 197 mil dólares. El día anterior el cuadro Hacia la torre, de la española-mexicana Remedios Varo, perteneciente a la colección de Lorenzo H. Zambrano, se vendió en 4 millones 309 mil dólares.

El 8 de diciembre, el Museo Soumaya cumplió sus primeros 20 años de vida, aniversario que festejó con una exposición en su sede de Plaza Carso, de 71 obras de sus adquisiciones más recientes. Entre los nuevos miembros de su colección, producidos entre el siglo XV y mediados del XX, se encuentran piezas de Van Gogh, Domenico Robusti –hijo de Tintoretto–, Velázquez, Toulousse-Lautrec, Dalí, Delacroix, Matisse, Braque, Mondrian, entre muchos otros artistas.

El Premio Nacional de Ciencias y Artes 2014, en el rubro de Bellas Artes, fue para el artista visual Arnaldo Cohen.

Entre las muchas exposiciones montadas a lo largo de este año destacan Desafío a la estabilidad: procesos artísticos en México 1952-1967, montada en el Museo Universitario Arte Contemporáneo, y En esto ver aquello: Octavio Paz y el arte, en el Museo del Palacio de Bellas Artes.