Mancera: dimitiré en diciembre para buscar ser presidenciable
1 noviembre, 2017
Osorio: 66% de mexicanas han sufrido algún tipo de violencia
1 noviembre, 2017

En el Cenart, imágenes inusuales de cementerios y sus sonidos

‘Cementerio Francisco Villa, Tlaxcala’, y abajo, ‘Cementerio de Lagos de Moreno, Jalisco’, 2017, trabajos de Alejandro Gómez de Tuddo incluidos en la exposición que presenta. Foto cortesía del Cenart

Ericka Montaño Garfias

La exposición colectiva de fotografía escandinava Dislocating surfaces y la del trabajo del fotógrafo mexicano Alejandro Gómez de Tuddo se inauguraron hace unos días en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), inscritas en el encuentro FotoMéxico, organizado por el Centro de la Imagen, que se ha convertido en referente para difundir la producción fotográfica nacional e internacional, dijo Ricardo Calderón, director del complejo cultural.

Las muestras permanecerán cuatro meses en el espacio localizado en Churubusco y Tlalpan.

Itala Schmelz, directora del Centro de la Imagen, destacó que el trabajo de Gómez de Tuddo sin duda enriquece esta idea de la búsqueda desde la fotografía, ver cómo se integran los paisajes con la urbe, la arquitectura de la vida. En estas fotografías de amplios paisajes se encuentran culturas diferentes, casi devoradas por la modernidad.

Pendiente, visitar Asia

De Gómez de Tuddo se presentan las dos series fotográficas K-III, Pantonecrópolis y la instalación Columbarium, las tres relacionadas con la muerte, sus visitas a unos 300 cementerios alrededor del mundo y los sonidos que se pueden encontrar en ellos.

La idea de este proyecto “se inició desde que comencé a tomar fotografías hace muchos años. Lo digo porque hace poco encontré una foto en el área que separa el cuarto del espacio común que se llama Homenaje a Enedina García; la tomé en el cementerio de San Cristóbal de las Casas hace muchísimos años, que de alguna manera estuvo conviviendo conmigo todo este tiempo”, dijo el fotógrafo a La Jornada.

Sin embargo “no tomó forma como proyecto, sino hace casi cinco años. Lo único que hago es viajar ya sea por la inauguración de una exposición, para dar una conferencia o de vacaciones, y entonces eso se transforma en una excusa para ir corriendo al cementerio que corresponde a la ciudad. Casi casi decido si voy o no si ya conozco el cementerio o no. Llevo muchos años en que las ciudades las conozco a través del cementerio; me he especializado en este tema y no quiero salir de él hasta que se agote, que creo que ya falta poco.

Me falta ir a Asia para que quede más completo, pero todo proyecto tiene un principio y un final y hay que saber soltarlo.

Gómez de Tuddo delimitó su proyecto a los cementerios desde el punto de vista napoleónico, es decir, a aquellos que fueron reglamentados por edicto desde 1800. Son espacios a los que voy atraído de una manera ciega, aunque sea paradójico, para ver qué me espera. Cada vez que cruzo el umbral del cementerio me empiezo a contar una historia, a narrar a través de la lectura de los nombres; de repente me pierdo y eso es como entrar en un espacio donde todavía puedo explorar. En las grandes ciudades todavía están esos espacios en los que sientes que aún puedes descubrir algo y en los que puedes ver el desarrollo de una cultura a través del tiempo.

Experimentación

La muestra Dislocating surfaces reúne el trabajo de seis fotógrafos escandinavos: Linn Pedersen, Ingrid Eggen, Ole Martin, Lund Bo, Flemming Ove Bech, Markus von Platten y Sandra Vaka Olsen. Una característica de ellos es que no se imitan, son más libres al crear y eso es algo que los distingue, de acuerdo con Behzad Farazollahi, curador de la exposición y director de la galería Melk.

Los fotógrafos escandinavos van en dos caminos y eso es muy emocionante, por uno transitan en la realidad virtual; los artistas trabajan más con la realidad virtual y el lenguaje digital. Sin embargo, otros tienen hambre por lo físico de los materiales, el contacto con ellos y los procesos, así que caminan más en lo análogo y eso no significa un regreso sino una experimentación, así que vivimos momentos muy emocionantes y no sabemos cuál camino va a ganar.

A la par de esas exposiciones en el Cenart (avenida Río Churubusco, esquina calzada de Tlalpan, colonia Country Club, estación General Anaya del Metro), se desarrollan charlas, un ciclo de cine, talleres infantiles, visitas guiadas y conversaciones en torno a la fotografía. Consultar el programa.

Las muestras concluirán el 18 de febrero de 2018.