violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Baja de índices delictivos, clave para el reparto de recursos: Gobernación
14 enero, 2015
Estrenan muestra de tres grandes renacentistas italianos en el Cenart
14 enero, 2015

En México aún no hay debate sobre la utopía del siglo XXI

La exposición Ilya y Emilia Kabakov; angelología: utopía y ángeles finalizó el domingo en el Antiguo Colegio de San Ildefonso Foto María Meléndrez Parada

La exposición Ilya y Emilia Kabakov; angelología: utopía y ángeles finalizó el domingo en el Antiguo Colegio de San Ildefonso. Foto María Meléndrez Parada

Como la muestra abordaba la utopía, se esperaba una reacción dentro de los círculos artísticos, dijo el docente José Manuel SpringerFoto María Meléndrez Parada

Como la muestra abordaba la utopía, se esperaba una reacción dentro de los círculos artísticos, dijo el docente José Manuel Springer. Foto María Meléndrez Parada

Merry MacMasters

¿De dónde vendrá la próxima utopía?, pregunta José Manuel Springer, curador de Ilya y Emilia Kabakov; angelología: utopía y ángeles, exposición que el domingo pasado finalizó su estancia en el Antiguo Colegio de San Ildefonso (ACSI).

Los Kabakov vivieron el socialismo en la ex Unión Soviética y la construcción de la utopía comunista de Estado. La muestra de instalación, pintura, arte objeto, impresiones en tela y maquetas, tuvo como telón de fondo la utopía posrevolucionaria mexicana plasmada en las paredes de la otrora Escuela Nacional Preparatoria, mediante los murales comisionados por José Vasconcelos en su calidad de secretario de Educación Pública, expresa Springer, quien dio una última visita guiada.

Entrevistado, el crítico de arte y docente explica que la utopía mexicana consistía, según los términos de Vasconcelos expresados en el libro Ulises criollo, en la idea de si una sociedad mestiza que conoce su historia, que valúa su historia precolonial, y que alcanza a entender su destino como tal, va a lograr una modernidad diferente a la europea y a la estadunidense.

No obstante, te debo decir que en la charla que tuve con Emilia le pregunté cuáles eran las reacciones de Ilya respecto del muralismo expresado; me dijo que le parecía perturbador. Evidentemente el muralismo no seguía esas guías del realismo socialista, porque lo que se presentaba era normalmente la guerra, la destrucción y la violencia, sobre todo en los murales pintados en el ACSI.

Poco espacio de propuestas

De acuerdo con Springer, ya que la exposición hablaba de utopías, era de imaginarse que se hubiera dado un debate dentro de los círculos artísticos sobre qué podría ser la utopía del siglo XXI, cosa que al parecer no sucedió.

Señala: “Hay algunos teóricos que sí han hablado particularmente sobre la utopía en el siglo XXI, como es el caso del pensador y escritor alemán Boris Groys, pero en México todavía no he visto este debate de hacia dónde iría nuestra siguiente utopía. Y, como está la situación ahora, estas reformas económicas y políticas en las que nos han metido, parece que hay muy poco espacio para hacer una propuesta de mayor calado que involucre a la sociedad.

“Sin embargo, creo que el caso de la violencia reciente que se desencadenó en Iguala y Ayotzinapa, Guerrero, ha puesto a los jóvenes –por lo pronto con los que trabajo en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda– a pensar cuál es la función del arte para cambiar la situación en que estamos viviendo. Viéndolo positivamente, pensamos más en el presente en lugar de un futuro imaginario. En 2015 y quizá en el año próximo se verán una serie de cambios que vienen desde la sociedad, la cultura, por conducto del arte”.

–Se suele decir que el arte no cambia a la sociedad.

–La clave de esto es también cambiar la idea del arte, incluso de la nomenclatura artística. Entonces, tendríamos que pasar a un concepto mucho más general que es el de diseño. Al hablar de diseño, hablamos de planeación. Por ejemplo, diseño un sistema de pensamiento, así como un sistema simbólico que, por medio de su diseño, tiene adaptaciones. Ese sistema de diseño está ligado a una forma de vida. Es como los sistemas educativos que se diseñan para crear una forma de vida democrática, participativa y solidaria.

En el arte también debe eliminarse la idea de la palabra arte, que conlleva una contemplación estética puramente dicha, a una idea de un diseño para una política, para seguir un movimiento o una serie de pasos que llevan a una consecución. Entonces, me parece que esta parte es donde viene la siguiente utopía que se llamaría del diseño.

Debido a una crisis de recursos, la exposición Ilya y Emilia Kabakov… no viajará a ninguna otra sede en México como en algún momento se contempló.