Los niños de mi generación no eran vistos ni oídos, dijo Modiano
11 diciembre, 2014
General Motors anuncia inversión de 5 mil mdd que incluye a SLP
11 diciembre, 2014

Ernesto Cardenal llama a corregir la situación de violencia en México

Ernesto Cardenal

La revolución nicaragüense ha sido la más bella, pero se frustró por la injerencia de Estados Unidos y la pérdida de la moral, dice Ernesto Cardenal a La Jornada. Foto cortesía del Conaculta

Carlos Paul

México me hizo revolucionario, afirma el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal (Granada, 1925), también sacerdote, guerrillero y defensor de la Teología de la Liberación.

Este sábado se le rendirá un homenaje y celebrará por sus 90 años de vida con un recital poético, a las 18 horas, en el Palacio de Bellas Artes.

En entrevista con La Jornada, Cardenal recuerda que fue a los 18 años cuando llegó por primera vez a México para estudiar durante cuatro años en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de México, para tiempo después ingresar a un monasterio benedictino en Cuernavaca, donde estuvo dos años cursando su sacerdocio.

Luego, ha visitado el país unas 30 ocasiones. México es mi segunda patria y no tengo muchas. Sólo dos. Nicaragua, y México es la segunda.

En aquellos primeros años, evoca, mis compañeros eran Rosario Castellanos, Dolores Castro, Fedro Guillén y Tito Monterroso, entre otros. Es muy difícil decir, a lo largo de mi vida, con quién he tenido una mayor amistad e intercambio de ideas, explica.

Porque han sido muchos los amigos. Soy mexicano también. Somos una sola patria, dice Cardenal. Nicaragua quiere decir: hasta aquí llegan los nahuas.

Poesía que se entiende

Entre los momentos históricos que Ernesto Cardenal reconoce como los más importantes están la Revolución Mexicana, al igual que la nicaragüense, ambas con sus frustraciones y contradicciones.

En México me hice izquierdista, porque yo pertenecía, en Nicaragua, a una generación que era de derecha; progresista, pero de derecha y anticomunista. Aquí, abunda, “me hice comunista, pero no como un militante de partido. Comunista en el mejor sentido del concepto. Años después dejé el mundo para vivir con Dios en un monasterio. Tuve una conversión religiosa.

El amor a la belleza me llevó al amor a Dios y eso me llevó a la revolución, y ahora desarrolló mi vocación de poeta, pero una cosa es importante: México me hizo revolucionario.

La violencia que se vive hoy en México es horrible, dice el autor de más de 30 libros, entre poesía, memorias y ensayos. Debemos corregir la situación y protestar. Hacer que todo eso se castigue, que no haya tolerancia ante todo ello.

Respecto de su trayectoria como poeta, dice: Los temas han sido diferentes, pero mi poesía ha sido la misma siempre. Se distingue, porque es una poesía que se entiende, que está hecha como se habla. No es hermética. Soy de la tendencia de la poesía que se entiende, reitera.

Actualmente su interés es por el tema científico, la expresión de la creación en la ciencia. Leo muchos textos de divulgación científica. Leo desde biología, antropología, etnología, física, astronomía. Me apasiona mucho, desde el cosmos y las galaxias, hasta los peces y mariposas. Para mí todo ello es también poesía, ciencia poética.

Muchas han sido las alegrías que ha vivido a lo largo de su vida, pero también han existido frustraciones. Una de ellas, comenta, ha sido la pérdida de la revolución nicaragüense, una revolución muy bella. Para mí la más bella que ha habido, pero que fue frustrada por la injerencia de Estados Unidos y la pérdida de la moral.

El mundo está al revés

Frente al mundo moderno, tecnológico y globalizado, como una forma de vida y de lucha, Ernesto Cardenal sostiene:

El evangelio ya lo dice: la liberación de los pobres y oprimidos. Este mundo debe cambiar, está al revés y lo debemos poner al derecho. Los últimos deben de ser los primeros. Esa es la revolución.

Publicado por el sello Trilce Ediciones, recientemente se puso en circulación Noventa en los noventa: Ernesto Cardenal, antología que reúne 90 poemas del escritor nicaragüense, seleccionados por sus colegas Sergio Ramírez y Hernaldo Zúñiga para celebrar sus 90 años. Volumen en el que se condensa la mística, como los recuerdos e íntimas vivencias de Cardenal. Poemas que buscan en el Creador la explicación de todas las cosas, amor, muerte, poder, locura, pasado y futuro, formas de toda la eternidad.