Por falta de evidencia saldrán libres algunos detenidos el 20NovMx: Osorio
28 noviembre, 2014
El boxeo de Cuba incrementó el medallero y otra vez pasó al frente
29 noviembre, 2014

Hoy inicia la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

El desafío de la FIL de Guadalajara es no caer, ver cómo seguimos siendo la feria más importante del libro en español, expresa Marisol Schulz. Foto Cristina Rodríguez

Ericka Montaño Garfias

Ante la situación que vive México, las personas necesitan espacios de reflexión, como el de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), señala Marisol Schulz, directora del encuentro que hoy se inicia en la capital de Jalisco.

Este año el país invitado es Argentina y se prevé que la presidenta de esa nación, Cristina Fernández de Kirchner, asista el segundo fin de semana.

La delegación argentina estará encabezada por 80 escritores y se rendirá homenajes a Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares por su centenario.

En materia de tributos también se recordarán los centenarios de José Revueltas, Efraín Huerta y Octavio Paz, así como aquellos que fallecieron este año: Gabriel García Márquez, José Emilio Pacheco, Federico Campbell, Emmanuel Carballo y Ernesto Flores.

En esta edición de la FIL, la número 28, se espera que asistan unos 750 mil visitantes, tanto por la oferta editorial, como por las actividades que se desarrollan dentro y fuera de la Expo Guadalajara, que este año suman alrededor de 3 mil.

Claudio Magris, premio FIL

Los autores invitados son 650, tanto de México como del extranjero, comenzando por Claudio Magris, galardonado con el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, además de los autores de best sellers Ken Follet y John Katzenbach.

Entre los escritores mexicanos figuran Elena Poniatowska, premio Cervantes; Guadalupe Nettel, Álvaro Enrigue, Élmer Mendoza y Beatriz Rivas; mientras, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, quien acaba de obtener el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria, será el encargado de abrir el Salón Literario y ofrecerá una cátedra como parte de las celebraciones por los 300 años de la Real Academia Española.

Las personas esperan, necesitan celebrar alrededor de algo tan noble como la lectura; necesitan espacios de reflexión, espacios para expresar lo que piensan y ahí están la cantidad de foros que tenemos; también necesitan espacios de divertimento sano, noble, como es la lectura. ¿Por qué una feria? Porque lo que más falta nos hace en este momento es tomar conciencia de dónde estamos y la lectura es una de las grandes vías, señala Schulz.

Obviamente hay un tema latente que todos tenemos en la mente y estará presente probablemente por la expresión de quienes nos visitan, son 650 autores y hay personas con mucha repercusión en cuanto a la parte de medios y de su posición política, con seguridad habrá una pronunciamiento, no necesariamente institucional.

Este es el segundo año de Marisol Schulz, editora e historiadora, como directora de la FIL de Guadalajara. A más de un año de su nombramiento (en marzo de 2013) subraya que el desafío ahora “es no caer, ver cómo seguimos siendo la feria más importante del libro en español, cómo seguir dando gusto a 750 mil visitantes; que cada una de esas personas sigan sintiendo que la feria le pertenece, que cuando acudan piensen que es la experiencia de sus vidas.

“El desafío es seguir gustando de la manera como gusta la FIL. Eso se dice muy fácilmente, pero en gustos se rompen géneros y son 750 mil personas.

El otro reto es que para mantenerse hay que estar dándole gusto a las nuevas tendencias y a las nuevas generaciones. Mantenerse no significa conservar, sino seguir siendo el número uno innovando, incluyendo actividades más originales, nuevos autores, nuevas tendencias y nuevas tecnologías.

En México, agrega, surgen nuevas voces. “Gente joven. Veo que paulatinamente hay quienes ya quieren abandonar la literatura del narco.

“Hay una doble tendencia. Por un lado queremos reflejar la realidad que se vive y, por otro, hay quien dice ‘ya estuvo suave’, y quiere abandonar e irse hacia otros derroteros; veo voces muy interesantes, como las de Valeria Luiselli, Yuri Herrera, Luis Jorge Boone. Por ahí hay un pequeño boom con un grupo de gente que empieza a tener un espacio importante dentro de la literatura mexicana.”