Recuerdos del 68
17 noviembre, 2014
Astillero: ¿Todo por un celular?
18 noviembre, 2014

Muestran obra de artista francesa con la que ganó el Premio Turner

Alondra Flores

Muestran obra de artista francesa con la que ganó el Premio Turner

Laure Prouvost presenta en el recinto de Dr. Mora 7, Centro Histórico, su videoinstalación Wantee, como parte de la exposición Mientras no mirabas, inscrita en el Año dual México-Reino Unido. En la imagen, retrato de la artista nacida en Lille, Francia, en 1978 Foto cortesía INBA

El trabajo de Laure Prouvost, quien por primera vez exhibe en México, es una propuesta escultórica en video que se apropia del espacio y trata de estimular los sentidos con narraciones fragmentadas.

Las salas de un ex convento en el Centro Histórico fueron intervenidas con imágenes que se suceden de modo frenético, voces recitantes, sonidos y música, textos, además de objetos cotidianos con la exposición Mientras no mirabas, en el Laboratorio Arte Alameda.

La videoinstalación Wantee, con la que Prouvost ganó en 2013 el prestigioso Premio Turner, otorgado por la Galería Tate de Londres, es una de las piezas centrales de la presencia de la artista francesa (Lille, 1978), quien reside en Reino Unido.

Gritos desesperados sacuden la sala de proyección en el coro de la antigua iglesia barroca, entre tinieblas habitadas por extrañas sillas deformes. El espectador se enfrenta a la historia: El abuelo desapareció. Salió de casa hace tres meses y no volvió. La abuela no hace más que mirar hacia la puerta. En inglés, se oye la voz de la artista narrar entre las imágenes de extraños objetos escultóricos, lo único que queda del abuelo en su cabaña.

¿Quieres té?

El nombre de la obra, que se presentó originalmente en una exposición dedicada a Kurt Schwitters, quien por su afición a beber es apodado por el abuelo Wantee. Kurt es persistente en preguntar a sus invitados: “Want tea?” (¿Quieres té?).

El video describe la relación de ambos artistas conceptuales materializadas en extrañas teteras de cerámica, al tiempo que presenta las creaciones escultóricas dispersas por la casa y la angustia por la ausencia del abuelo.

Estas palabras hacen que esto invite ligero como el aire para que usted lo trague, advierte en el cartel de la muestra exhibida en el ex convento del siglo XVII, integrada por dos piezas centrales, la que da título a la exposición y Wantee, además se complementa con algunas instalaciones sonoras y videos por separado, en esa exposición inscrita en el Año Dual México-Reino Unido.

El área del claustro es ocupada porMientras no mirabas, “instalación atmosférica in situ basada en la idea del trompe l’oeil, técnica artística utilizada para conseguir una ilusión óptica, un efecto de profundidad. A través de narrativas, Prouvost sugiere imágenes y sensaciones que componen un espacio ilusorio”.

Así se describe en la ficha museográfica la voz de la artista que inunda un espacio, a veces con gritos, mientras el espectador deambula sobre una afelpada alfombra entre la sala con pedestales que exhiben objetos cotidianos: una esponja besando al jabón, una taza de té, un aguacate, una concha marina. El centro del espacio es ocupado por una plataforma redonda blanca y reluciente.

Laure Prouvost invitó a volar con el sonido sobre la pequeña plataforma. El otro día vi volando a mi abuela, dijo en inglés, durante un encuentro con la prensa antes de la inauguración de la muestra en el recinto ubicado en Dr. Mora 7, a un costado de la Alameda, en el Centro Histórico.

Sabía que mi trabajo se iba a exponer en una iglesia y me gusta que corresponda con la situación. Sé que son luces y voces, pero no puedo controlar la reacción del público, es un poco de realismo y un poco de magia, contó luchando contra la sonoridad ruidosa de su propia voz que se repetía desde una grabación en la planta baja del claustro.

Una parte importante en la obra de Prouvost es el espectador, pues casi sucede en nuestra imaginación, es ahí donde se completa, detalló Ana Sol González, curadora de la exposición que se inauguró hace unos días y concluirá el 4 de enero de 2015.

El trabajo de Prouvost consiste en video e instalación. El ganar el Turner, otorgado a artistas menores de 50 años, le brindó notoriedad.

En un diario británico, la artista narró su reciente visita a México en octubre pasado. Los museos de Antropología y Rufino Tamayo le causaron fuerte impresión, según describió.

El video Espiral fue realizado aquí.