Plan piloto para trasladar cubanos varados a México
28 diciembre, 2015
“Responsabilidad compartida” en el caso de los cubanos: SRE
28 diciembre, 2015

Hasta las cochinadas divierten: Kirén Miret

Kirén Miret y "La asquerosa enciclopedia". Foto Yazmín Ortega Cortés

Por Ángel Vargas

Nada de lo que somos y nos rodea está exento de ser interesante, motivo de estudio y conocimiento e incluso elemento de diversión. Ni siquiera las cochinadas, como se conoce de forma coloquial en México a todas aquellas situaciones o acciones relacionadas con algún aspecto escatológico.

Así asume Kirén Miret (Distrito Federal, 1978), quien a partir de tal consideración ha emprendido desde hace alrededor de siete años la tarea de difundir entre el público infantil temas variopintos, que van de lo social a lo científico, de lo deportivo a lo tecnológico, siempre con un toque entretenido y ameno.

El trabajo más reciente de esta simpática escritora y comunicadora, creadora y conductora de la desaparecida cápsula radiofónica Niñonautas, que se transmitía dentro del noticiario de Carmen Aristegui hasta la desaparición de éste, en marzo pasado, se mantiene en ese mismo cauce.

La asquerosa enciclopedia es el título del nuevo libro de Kirén Miret, en el cual comparte créditos con el ilustrador Alberto Montt, cuya presentación tuvo lugar en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Publicado por Planeta, en él se abordan de manera fresca y desenfadada temas escatológicos y hasta un poco repugnantes, sin filtros y llamando a las cosas por su nombre, acompañados por graciosos y hasta hilarantes dibujos.

–Es un libro sin nada de pelos en la lengua o quizá con muchos.

–Así es, y también un poco de burla a las enciclopedias, que hoy están un poco caducas; ya nadie recurre a ellas. Y digo burla porque sólo tenemos una entrada por cada una de las letras, pero es la forma de compilar asquerosidades de manera alfabética.

“Este es un libro que busca hablar a los niños de manera directa de cosas normales y cotidianas, pero que se evitan. Lo pensamos inicialmente como una serie, y por eso tiene un formato así. La idea es que pueda repetirse. Por eso estoy escribiendo dos más: La tenebrosa enciclopedia, sobre cosas de miedo, yLa deliciosa enciclopedia, porque soy una tragona terrible. Ya veremos si se publican.”

–¿Dónde nutre su creatividad?

–Es una sensibilidad nata, sin pretender ser presuntuosa, porque vengo de una casa en la que preguntar siempre estaba permitido y a cada pregunta había una curiosa respuesta. Tuve un par de padres muy cultos, en mi casa no había temas prohibidos, se podía hablar prácticamente de todo. Así que esto que hago me es supernatural; además, las asquerosidades son mi tema predilecto, porque son muy divertidas.

Foto

El reciente título es para la creadora de la cápsula radial Niñonautas una forma inteligente de acercarse a los más pequeñosFoto Yazmín Ortega Cortés

–¿Disfruta en serio los temas escatológicos?

–Me encantan. Sin ser una puerca nata, porque tampoco es que me dedique a cochinadas, me permito hacer algunas; no me espantan las asquerosidades y a los niños, en general, tampoco.

Estoy convencida de que culturalmente los adultos han impuesto miedo y asco hacia las cochinadas y las han metido en un catálogo de temas tabú. Un hecho es que a los niños naturalmente les gustan las cosas asquerosas.

–¿Este es entonces un intento de romper con esos tabúes?

–Es una forma inteligente de acercarse a los niños. No es la primera vez que se hace, no estoy descubriendo el hilo negro, pero lo hago a la maneraNiñonauta, con textos divertidos, con una pluma un poco más libre y, sí, sustentado en la investigación. Hay mucho trabajo, leí mucho, hice mi labor periodística.

“La asquerosa enciclopedia es la continuación de un proyecto de más largo aliento, de mostrar a los niños que todo tiene una explicación inteligente, un valor y datos históricos, curiosos y científicos. Creo, además, que va a ser liberador leerlo, porque los niños van a entender que todas estas asquerosidades son cotidianas y las van a ver con mayor naturalidad.”

Resistencia a ser adulta

–¿De dónde le viene este interés por trabajar para niños?

–Me inspiro en mí misma, porque tengo una resistencia a ser adulto mucho más notoria que la que tienen otros que extrañan su niñez. Odié convertirme en adulto y esta es la forma en la que puedo aferrarme todavía a mi niñez.

–¿Le gusta hablar de cochinadas o hacerlas?

–Hago algunas. Eructo muy bien; cuando grabábamos el booktrailer de promoción para el libro tuve que hacerlo para los efectos especiales. Me preguntaron si necesitaba un refresco, pero eso es para novatos; soy una campeona en eructar, lo mismo que para escupir.

–¿Es difícil imaginarla en una competencia de escupitajos o eructos?

–¡Ponme a prueba! –revira desafiante mientras guiña un ojo, y concluye la charla expresando su convencimiento de que Niñonautas regresará pronto a la radio, a la par del noticiario de Carmen Aristegui.