CIDH
CIDH urge a los Estados a adoptar medidas para eliminar trabajo infantil
11 junio, 2015
Se forma la tormenta tropical Carlos; se ubica a 370 km de Acapulco
11 junio, 2015

Intenta narradora desmontar “la idea de la mujer mexicana sumisa”

Intenta narradora desmontar

Me arriesgué en la estructura, mientras en la trama se abordan diversas temáticas, como el suicidio o la pederastia, explica Patricia Laurent Kullick a La JornadaFoto Luis Humberto González

Ana Mónica Rodríguez

La trama de la novela La giganta, de Patricia Laurent Kullick (Tampico, 1962), propone una lección de amor y valentía.

Narra la estremecedora historia de una vendedora de cosméticos y libros a domicilio, en constante lucha con sus demonios.

La obra, publicada por Tusquets, devela una serie de personajes que tratan de subsistir y merecer un lugar en el mundo del que han sido expulsados, incluida Valeria, la bebé, para quien su vestido rojo es quizá lo más cercano a la felicidad.

La giganta, quien procreó 10 hijos con el francés Etienne, tiene la obsesión de envenenar a sus vástagos y después suicidarse, pero al final gana más el amor, explica la autora a La Jornada.

Mi intención con este personaje femenino fue quitar la idea de la mujer mexicana sumisa y mostrar una más fuerte que vive su sexualidad a plenitud, además de que acepta su parte infantil, su fragmentación y pertenencia.

Los personajes enfrentan la vida desde su trinchera, en la que sólo cuentan las armas que la infancia les ha prodigado: la inocencia y el estado más puro. La historia es narrada desde el diáfano pensamiento de una niña de 11 años.

En tanto, el personaje central lucha contra la peste de piojos que desea exterminar con DDT, su afición al tequila para aminorar la tristeza y la recurrente idea de acabar con la vida de sus hijos.

La giganta podría decirse que es autobiográfica, pero no en el sentido estricto. Sólo retomé situaciones que me tocaron ver o vivir y las utilicé para recrear la trama, explica la autora.

Laurent Kullick señala: Pienso que la memoria es la más grande ficción que tenemos todos los seres humanos, por eso los hermanos, hijos de los mismos padres, somos bien diferentes y vemos las cosas de manera distinta porque la memoria está aderezada con los cinco sentidos y no sabemos si uno oye más o el otro es más auditivo, sensorial o visual.

Además, puntualiza, estoy segura de que la imaginación es un órgano vital que debe ser tratado como tal, porque es el que cambia la sintaxis de vida y modifica molecularmente.

Por esa razón, la obra no es la clásica novela, porque me arriesgué en la estructura, mientras en la trama se abordan diversas temáticas, como el suicidio o la pederastia.

Antes de ser publicada por Tusquets, La giganta participó en varios concursos, pero lo cierto, acepta la escritora, es que no pretendo tener miles de historias para ganar premios, sino sólo escribir lo quiero decir y en el tamaño en que necesito hacerlo.

Es más, prosigue, muchas personas escriben sin ganas de trascender, porque lo hacen como un ejercicio de sintaxis de vida y de sublimar emociones.

Patricia Laurent Kullick pertenece al Sistema Nacional de Creadores y ha publicado los libros de cuentos Ésta y otras ciudades, Están por todas partes, El topógrafo y la tarántula e Infancia y otros horrores.

Y las novelas El circo de la soledad y El camino de Santiago; esta última fue galardonada con el Premio Nuevo León de Literatura, publicada en inglés por Peter Owen Publishers y reditada por Tusquets en 201.