‘Newton’ toca tierra cerca de Los Cabos
6 septiembre, 2016
Largas filas para dar el último adiós a ‘Juanga’
6 septiembre, 2016

La devoción por Juan Gabriel rebasa expectativas

Los admiradores de Juan Gabriel se agolpan al anunciarse la llegada del cortejo fúnebre al Palacio de Bellas Artes. Foto Jair Cabrera

Mónica Mateos-Vega y Alondra Flores

El Palacio de Bellas Artes, como nunca, se cimbró ayer con las cuerdas y metales de un mariachi cuando, poco antes de las 5 de la tarde, llegaron al vestíbulo del recinto las cenizas de Juan Gabriel y las notas de la canciónAmor eterno retumbaron en el lugar.

La espera había sido muy larga. Hace ocho días, cuando se supo la noticia de la muerte del Divo de Juárez, de inmediato su público pidió que el máximo recinto cultural del país se convirtiera en escenario principal de los honores fúnebres. Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura, anunció que el palacio permanecerá abierto hasta las 19 horas de este martes.

Ocho días de espera con el fiesta por delante, pues los admiradores de Juan Gabriel montaron un altar en la explanada del palacio, al que acudieron religiosamente toda la semana para bailar, cantar y depositar flores, hasta que este lunes, por fin, los restos del cantante llegaron a la Ciudad de México.

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) se hizo cargo de la logística del que será recordado como un homenaje único a una figura de la cultura popular nacional. Ni Mario Moreno Cantinflas ni La Doña María Félix convocaron en sus funerales en ese mismo espacio tal cantidad de fieles.

Esperan a entre 500 y 700 mil personas

“Durante este lunes y martes, se espera la llegada de entre 500 y 700 mil personas. En 1993, con Cantinflasllegaron 300 mil admiradores a despedirlo, pero estuvo pocas horas en Bellas Artes, y con el escritor Gabriel García Márquez vinieron 250 mil”, informó Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura federal.

El funcionario señaló que también será la primera vez que los restos mortales de una figura de relevancia artística estén presentes dos días en el máximo recinto cultural del país. Este martes se tiene programada la actuación de la Sonora Santanera, entre otros artistas que continuarán amenizando la jornada de despedida a Juan Gabriel.

Hay que tener una gran flexibilidad y tener claro que el homenaje se abre a cualquiera que sea seguidor de Juan Gabriel. Buscamos que el palacio esté en las mejores condiciones tanto de seguridad como de acceso, precisó Tovar y de Teresa.

Fue así que, en cuanto Iván Aguilera, hijo del cantante, ingresó al vestíbulo del palacio para dejar la urna con las cenizas de su padre sobre un pedestal, las puertas del recinto se abrieron al pueblo, que con fervor lloró, pero sobre todo agradeció a su ídolo.

Cuatro enormes coronas de flores enmarcaron la urna: de Presidencia de la República, de la Secretaría de Cultura, del INBA y las 500 rosas que envió el cantante Luis Miguel. Como es usual en las ceremonias luctuosas realizadas en el recinto, se colocaron a los costados sillas para invitados especiales. En primera fila se vio a Marta Sahagún de Fox, a Miguel Alemán Velasco y al gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles. También acudieron algunos personajes de la farándula, que luego eran abordados en la calle para dar autógrafos.

Una imagen de Juan Gabriel se proyectó en una pantalla gigante colocada arriba de la puerta del teatro principal del palacio. El Mariachi de Mi Tierra, vestido de azul, se colocó en las escalinatas. En cuanto las cenizas aparecieron a la vista de los presentes en el recinto, el conjunto comenzó a tocar Amor eterno, y el tenor Fernando de la Mora cantó.

Los invitados especiales, casi todos vestidos de negro, se pusieron de pie y esperaron su turno para las guardias de honor que iniciaron los familiares de Juan Gabriel y el secretario de Cultura. La prensa desde donde podía intentaba captar el momento.

El INBA informó que acreditó a alrededor de 500 representantes de medios de comunicación nacionales y extranjeros, que se toparon con algunos problemas de logística en la cobertura de la despedida a Juan Gabriel.

La cantante Aída Cuevas interpretó a continuación Te lo pido por favor,mientras mujeres, niños, hombres, jóvenes, ancianos, con celular en mano, tomando fotos o videos, desfilaban frente a la urna, cantando, muchos con lágrimas.

Al terminar de escucharse la música del acto oficial, el público entonó Amor eterno y así siguió avanzando, lanzando besos o persignándose frente a la cajita de caoba que tiene al frente colocada una placa con las iniciales A.A.V., en referencia al nombre verdadero del artista: Alberto Aguilera Valadez.

Se esperaba también la presencia de Alejandra Ávalos, Bárbara Padilla, la Sonora Santanera, Cristian Castro y las orquestas del Estado de México y del Palacio de Bellas Artes.

En un momento se interpretó también México lindo y querido,“porque Juanga murió lejos de aquí”, explicó uno de los admiradores.

Otro de los momentos emotivos fue cuando el Coro del Teatro de Bellas Artes entonó, de nuevo, Amor eterno,inmediatamente después de Va Pensiero de la ópera Nabucco.

Por su parte, el cantante Pablo Montero, después de interpretar en la explanada Costumbres, ingresó al recinto para expresar sus condolencias a la familia de Juan Gabriel, que permaneció en el lugar recibiendo el pésame de los invitados especiales.

Eduardo Vázquez, secretario de cultura de la Ciudad de México, informó que el homenaje a Juan Gabriel en el Zócalo se realizará el próximo 12 de noviembre, fecha que estaba reservada para el Divo de Juárez.