Armado del reactor de fusión internacional, a medio camino
6 diciembre, 2017
Otorgarán 350 permisos a ambulantes por festejos del 12 de diciembre
6 diciembre, 2017

La pianista Luz María Puente reafirma su dedicación a la música

La maestra Luz María Puente, durante la ceremonia donde recibió la Medalla Bellas Artes, en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Foto Guillermo Sologuren

Ángel Vargas

Ciudad de México. Al recibir la noche de ayer martes la Medalla de Bellas Artes, la pianista Luz María Puente (Los Ángeles, California, 1923) reafirmó su dicha por haber determinado dedicar su vida a la música.

“Tuve la fortuna de encoger una carrera que me encanta y que me ha causado mucha felicidad y satisfacción”, resaltó la también docente, formadora de varias generaciones de intérpretes mexicanos, quien en 2018 cumplirá 90 años de haber comenzado a tocar ese instrumento.

Emocionada, la maestra recibió de manos de la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho, el máximo galardón otorgado por esa instancia a quienes han destacado en el arte y la cultura de nuestro país.

“No tengo palabras para agradecer al INBA este emotivo homenaje que me brinda hoy. Me hace muy feliz que hayan pensando en mí para otorgarme la Medalla Bellas Artes. Es un grandioso honor recibirla”, dijo Luz María Puente.

“En el trabajar para Bellas Artes por casi 60 años me he sentido muy querida y apoyada siempre por todo el personal a lo largo de todo este tiempo”.

La ceremonia tuvo lugar en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y como parte de la misma la nonagenaria pianista interpretó cuatro piezas, acompañada por el violinista Aarón Jiménez: De mi patriaNostalgia Añoranza, de la Suite de José Sabre Marroquín, y A mis amigos, de Mario Ruiz Armengol.

La titular del INBA destacó que la entrega de la Medalla de Bellas a Luz María Puente se hace en reconocimiento a su sobresaliente y fecunda trayectoria profesional de más de medio siglo entregando vida, pasión y sensibilidad al piano.

“La Secretaría de Cultura y el INBA celebran el talento y la generosidad de una de las intérpretes más destacadas de su generación, quien ha contribuido sensiblemente a la difusión de la tradición de la música de México”, resaltó Lidia Camacho.

Antes, en una semblanza de la homenajeada, su hijo Jorge Federico Osorio, así como sus ex alumnos Alfredo Isaac Aguilar y Enrique Bárcena ponderaron sus dotes de excelente pianista y maestra excepcional, pero sobre todo de ser humano extraordinario.