Demandan a banco holandés por colaborar en crímenes en México
2 febrero, 2017
Defensores de menores demandan suspensión de ‘Mochila segura’
2 febrero, 2017

Muestra grabador cómo la calle alimenta su arte

En el Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas, Ochoa colocará su obra como la encuentra en la calle, para que el público la experimente también, adelanta a ‘La Jornada’. Foto Marco Peláez

Merry MacMasters

En los albores de su medio siglo de vida el grabador mexiquense Antonio Ochoa (Cuautitlán Izcalli, 1967), cansado de cultivar el arte sacro contemporáneo, abstracto con ciertas texturas y mucho al respecto de las técnicas tradicionales del dibujo, como el japonés sumi-e, es decir, no recargar las manos, decidió un viraje en su quehacer.

Hace tres años Ochoa dejó el automóvil y se dedicó a caminar. Primero hizo recorridos cortos, por ejemplo de su casa hacia los lugares donde abordaba el transporte público. Al deambular buscaba elementos que alimentarían su plástica mediante su reinterpretación, con la finalidad de renovar su dibujo y expresión.

En ese lapso se dio cuenta de que había obra que podía compartir para su consumo, sin dinero de por medio. Comenzó a divulgarla en Instagram, como pieza única.

La gráfica nació en evolución, indica Antonio Ochoa en entrevista con La Jornada.

La noción de arte expandido consiste en sacar las técnicas tradicionales del dibujo de sus soportes y su acostumbrada forma de hacer, entre otras cosas. De allí que Ochoa empezó a emplear la calcomanía y el esténcil, pues cayó en la cuenta de que la calle estaba llena de dibujos de artistas gráficos anónimos. Todo eso le hizo repensar su trabajo.

Aunque Ochoa no hace arte callejero, lo cierto es que las calles lo han alimentado. Ahora busca llevar al público todo eso que capté, me alimentó y me llevó a replantear lo que hacía y cómo lo hacía.

Con ese propósito articuló Caminando, su exposición individual más ambiciosa en 17 años de quehacer, que desde el 18 de febrero ocupará la totalidad del Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas (MACT), ubicado en Matamoros.

Voy a llevar mi calle al museo, la que vive aquí (señala su cabeza), adelanta el grabador. Voy a intervenir todo el museo. No voy a llegar a colgar obra, sino a llevar estampa, esténcil, calcomanía y mucha madera, porque voy a hacer construcciones. Colocaré obra como la encuentro en la calle para que el público la experimente también. Ante este cambio tan radical en su quehacer, reconoce estar nervioso.

Foto

Antonio Ochoa llevará su obra gráfica al Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas, ubicado en Matamoros. En las imágenes algunos de los trabajos del grabador mexiquense con los que intervendrá ese recinto, desde el 18 de febrero, mediante la muestra CaminandoFoto cortesía del artista

También llevará 97 piezas de tinta china sobre algodón que integrará en la madera para que los visitantes las encuentren de la misma manera que él ha hallado su obra en grietas y rincones.

Continúa: “El discurso es completamente contemporáneo. Habrá una instalación diferente en cada sala del museo, con un discurso basado en caminar a lo inestable. Una de las instalaciones se titula precisamente Elinestable, pues se refiere a esos pasos peatonales donde vemos negro con amarillo con negro. La lectura es una inestabilidad para cruzar, porque no nos ve alguien que viene en reversa. También hay pasos peatonales muy blancos.

“En otra instalación, Binario, toda la sala estará pintada de blanco, con iluminación fría que rebote y genere más luz. Los muros estarán intervenidos con tinta china, y los números cero y uno pintados directos sobre la pared.”

La última sala llevará un proyecto directo a muro. Voy a dibujar sobre muro, luego voy a aplicar blanco para yo mismo tapar mi obra como se ve en la calle cuando llegan los partidos políticos o campañas de equis cosa.

Ochoa advierte que el trabajo va sin firmar, porque la calle es anónima. Si acaso un garabato que no es muy legible, como hacen los grafiteros.

Sin embargo, no es grafiti lo que voy a llevar porque no son garabatos; no es una intervención vandálica, es muy bien pensada. Tengo una suma de composiciones ya en la cabeza que se van a ver repartidas en el museo.

Ochoa convocó a cinco jóvenes creadores para que colaboren con él en su muestra del Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas.