iniciativa el desarrollo científico posiciones diputados, desaparición forzada
Sigue estancado el acuerdo nacional anticorrupción en San Lázaro
6 enero, 2015
En cuatro meses, unas 200 mil personas visitaron la muestra En esto ver aquello…
6 enero, 2015

Nuevo libro de Houellebecq desata la polémica antes de su publicación

Michel Houellebecq, de 56 años de edad, pelo desaliñado y apariencia desagradable para algunos, no rehúsa las controversias: frecuentemente ha sido acusado de misoginia o incluso de racismo. Foto Yazmín Ortega Cortés

Michel Houellebecq, de 56 años de edad, pelo desaliñado y apariencia desagradable para algunos, no rehúsa las controversias: frecuentemente ha sido acusado de misoginia o incluso de racismo. Foto Yazmín Ortega Cortés

AFP

El sombrío y rebelde Michel Houellebecq, uno de los escritores franceses actuales más conocidos en el extranjero, hace un regreso sonado con su nueva novela futurista sobre una Francia islamizada que desata polémica incluso antes de su publicación, este miércoles.

¿Fábula en segundo grado o nueva provocación antimusulmana? Sumisión, cuyo título hace referencia a la traducción de la palabra Islam –que significa sometimiento a Dios– genera reacciones tan tajantes como su autor, idolatrado por la crítica y odiado por sus detractores.

Esta novela de política-ficción “marcará un hito en la historia de las ideas, con la irrupción –o el retorno– de las tesis de la extrema derecha a la literatura”, denunció el director del diario de izquierda Liberation.

Según él, el libro ensalza las ideas del Frente Nacional o las de Eric Zemmour, famoso polemista francés también controvertido por sus ataques contra la migración o contra Europa, que hallan terreno fértil en los temores de buena parte de la sociedad francesa. Según el filósofo conservador Alain Finkielkraut, Houellebecq tiene al contrario los ojos abiertos y no se deja intimidar por lo políticamente correcto.

Describe, según él, un futuro que no es seguro, pero que es posible.

En una entrevista publicada este sábado por medios de Estados Unidos, Alemania y Francia, Michel Houellebecq admitió que juega con los miedos, pero negó ser un provocador, cuyo blanco es el islam.

Asegura limitarse a operar una aceleración de la historia. Una evolución que en mi opinión es plausible, resume el escritor acerca de su sexta novela, publicada con 150 mil ejemplares.

Utilizo el recurso de asustar, concede el escritor laureado en 2010 con el premio Goncourt, el más prestigioso de los premios literarios franceses. Sin embargo, afirma, no se sabe bien a qué se tiene miedo, si a la extrema derecha o a los musulmanes. Todo queda en la sombra, dice.

Sumisión se sitúa en 2022, al final de un hipotético segundo mandato del presidente François Hollande. En una Francia fracturada, Mohammed Ben Abbes, líder imaginario del también ficticio partido de la Fraternidad Musulmana, derrota en las elecciones al Frente Nacional de Marine Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales gracias al respaldo de los partidos tradicionales de izquierda y derecha.

El Corán es mejor de lo que pensaba

El nuevo jefe de Estado es presentado como un musulmán que defiende valores: patriarcado, poligamia, velo islámico, que las mujeres regresen al ámbito exclusivo del hogar, al fin de la libertad de conciencia y conversión al Islam.

Francia se transforma por completo, al igual que el narrador, un profesor de la Sorbona, convertida en Universidad Islámica.

De 56 años de edad, pelo desaliñado y apariencia desagradable para algunos, Michel Houellebecq, frecuentemente acusado de misoginia o incluso de racismo, no rehúsa las controversias, que de paso alimentan las ventas de sus libros en Francia.

En 2001 ya había desencadenado un enorme escándalo vinculado con el islam al declarar en una entrevista –según él, mal reproducida– que se trata de la religión más tonta que existe.

El Corán es mejor de lo que pensaba, ahora que lo he leído, afirma el escritor. No soy un intelectual, no tomo partido. No defiendo ningún régimen, asegura, al estimar que la “islamofobia no es una forma de racismo.

En el hipotético caso de que los musulmanes logren ponerse de acuerdo entre ellos, llevaría sin duda decenas de años para que accedan al poder en Francia, concede el escritor. Pero considera falso decir que el islam es una religión sin consecuencias políticas. Por tanto, en mi opinión, se impone la idea de un partido musulmán.

El guión imaginado en Sumisión por Michel Houellebecq dio mucha risa al politólogo Philippe Braud, quien considera absolutamente descabellada la idea de la elección de un presidente musulmán en Francia.

Los tres o 4 millones de fieles musulmanes, la segunda religión del país, representan sólo 10 por ciento de la población francesa. Esa cifra no va a cambiar, aunque aumente la inmigración, afirma Braud, profesor del Instituto de Estudios Políticos de París.