Detenido por robo a casa habitación
19 junio, 2015
Santa Catarina, exalcalde
Balacera deja diez muertos en García, Nuevo León
19 junio, 2015

Obra «Un corazón normal» se presentará en San Luis

Un Corazón Normal no es una obra de teatro cómica, pero causa risas. No es una “obra gay”, si acaso existe algo así, pero trata sobre un grupo de homosexuales en los años 80 con SIDA. No es una imponente tragedia griega o rusa, pero puede causar en los que la ven una empatía entre personajes y público y una catarsis tan fuerte que es, se los puedo asegurar, una experiencia que cambia, aseguró Horacio Villalobos, uno de los productores de la puesta en escena durante su presentación ante los medios.

La obra está ambientada en los años 80, en una de las épocas más duras para la comunidad homosexual en Estados Unidos, porque fue cuando se tuvieron que enfrentar a la epidemia de SIDA en sus primeras etapas, cuando el gobierno de estados Unidos no sólo se negaba a darles atención médica, sino que hasta llegaba a bloquear los medicamentos producidos en Europa, donde ya se tenía un gran avance en los tratamientos, fue un drama durísimo para los homosexuales de la época, quienes incluso se enfrentaron a las autoridades, protestaron, esparcieron las cenizas de sus muertos en la capital estadunidense, para mostrarle a la sociedad que estaban siendo segregados y tratados como ciudadanos de segunda.

Esto, señala el también actor de uno de los personajes de la obra, es una de las cosas que causa identificación de los personajes con el público asistente, porque desafortunadamente esta tendencia a diferenciar y apartar a segmentos de la sociedad, basados en preferencia sexual, clase social, raza, religión y demás, sigue prevaleciendo en las sociedades de todo el mundo, no se diga la mexicana.

Homofobia, en las ciudades grandes

Es bastante curioso que sea en las principales urbes de México, donde se han registrado intentos de impedir, si no la puesta en escena, sí su publicidad, sólo por mostrar a dos hombres, en el cartel a punto de darse un beso. Aunque las autoridades rápidamente niegan todo, pues alguien dio la orden de bajar la publicidad en Monterrey y Guadalajara, y tristemente es un reflejo de lo que los segmentos y clases sociales gobernantes piensan.

Tras pregunta de este medio, sobre si las situaciones de la obra de teatro podrían tener un paralelismo con la situación que actualmente se vive en México, de delincuencia, de discriminación, de separación de clases, Villalobos respondió que “Hoy podemos ver esta falta de solidaridad entre la sociedad con todos los problemas que vemos en México. Y sobre eso les puedo decir una cosa, que muchas de las reacciones violentas, mucha de la delincuencia, incluso de asuntos tan graves como la trata de personas, prostitución y violencia intrafamiliar, que a la larga resulta en delincuencia, se podrían resolver si hubiera menos homosexuales de closet. La represión social a las expresiones sexuales son el origen de muchas patologías que, una vez que pasan los años, generan lo que vemos hoy en México”.

Y es que la sola mención de la homosexualidad, de que esta es una obra donde salen personajes gay, ya hace que más de uno piense, no se, que si asiste se le va a pegar lo homosexual. De ese tamaño sigue siendo el modo de pensar de mucha gente.

Respecto a la posibilidad de censura o ataques como los que se vivieron en otras ciudades, siendo San Luis Potosí una población considerada por muchos conservadora, Juan Ríos, también actor dentro de la obra y oriundo de esta capital, señaló que al principio sí hubo ese temor, porque él conocía cómo eran los gobiernos y la sociedad potosina, pues apenas hace alrededor de 10 años por su trabajo dejó de vivir en ella, “le comentaba a Horacio, cuando pasó lo de Monterrey, que eso que estábamos viendo era muy posible que pasara también en San Luis Potosí, pero afortunadamente no ocurrió. Las ciudades y la gente va evolucionando, y al menos en este sentido, San Luis parece que sí cambió algo, yo personalmente sí tuve ese temor, ese prejuicio, basado en lo que había visto de la ciudad hasta entonces”.

La obra se presentará el próximo 25 de junio, en el Teatro Alameda, sede de la Cineteca. No es una “obra para adultos”, no se trata de desnudos, ni se trata de política. Es una obra donde se celebra el amor, la capacidad del ser humano para salir adelante, para continuar avanzando sin perderse en el camino. Si acaso esta obra tiene un mensaje, sería ese, y por eso es tan fácil que el público se identifique, finalizó Villalobos