Tuca
Ferretti pide compromiso y seriedad para los próximos duelos del Tri
2 septiembre, 2015
caso incapacidad del estado
Anuncia Peña Nieto que el Banco Mundial participa en el diseño del presupuesto 2016
2 septiembre, 2015

“Quien vio Palmira guardará el recuerdo de una ciudad-símbolo de la humanidad”

palmira

La destrucción del templo de Bel en Palmira, uno de los mejor conservados de la época romana, ha sido confirmada mediante fotografías satelitales, informa la ONU. En esta imagen, tomada el 12 de junio de 2009, un niño monta un camello en la histórica ciudad siriaFoto Reuters

Afp, Reuters y Xinhua

París/Damasco.

La destrucción del milenario templo de Bel en Palmira, Siria, por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) es un crimen intolerable contra la civilización, afirmó ayer Irina Bokova, directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En un comunicado, Bokova manifestó su profunda consternación por ese acto de barbarie y recalcó que “ese crimen no borrará jamás los 4 mil 500 años de historia de Siria.

Es fundamental explicar la historia y el significado de los templos de Palmira. Quien la haya visto guardará para siempre el recuerdo de una ciudad que lleva en sí la dignidad de todo el pueblo sirio y encarna las más altas aspiraciones de la humanidad, añadió Bokova.

Cada uno de los ataques recientes nos insta a compartir todavía más el patrimonio de la humanidad, en los museos, las escuelas, la prensa, el hogar… Ese es el sentido de las iniciativas tomadas en el mundo entero por la Unesco y por numerosos ciudadanos de todas las nacionalidades, religiones y orígenes y muy particularmente en el mundo árabe y musulmán. La energía de la cultura es más fuerte que todos los fanatismos y nada podrá sofocarla, puntualizó.

Ícono perdido para siempre

Según información de testigos oculares confirmada por imágenes satelitales de la agencia Unosat, el templo de Bel, en Palmira, uno de los monumentos más representativos de este sitio del patrimonio mundial, fue destruido con explosivos el pasado 30 de agosto.

Han matado Palmira, lamentó por su lado el director de Antigüedades de Siria, Maamun Abdelkarim, tras la difusión horas antes de fotos satelitales de la Organización de Naciones Unidas (ONU), las cuales confirman la destrucción del mayor templo del lugar.

Era el más hermoso símbolo de Siria. Y lo hemos perdido para siempreañadió. Es el último acto antes de la destrucción completa de Palmira.

No queda nada del templo más que la entrada, dijo.

Lo ocurrido en el templo de Bel representa el principio del fin de Palmira y podría dar paso a la destrucción total de la ciudad, dijo Abdulkarim, quien expresó pesimismo sobre las perspectivas de las antiguas ruinas de Palmira, debido a la actual destrucción de los militantes del EI.

No tenemos el más mínimo optimismo. Prevalece el pesimismo. Tenemos que prepararnos para lo peor, agregó.

Abdulkarim dijo que el EI no respeta el patrimonio. Destruirán todo a su paso y se vengarán de la ciudad y el mundo. Esto constituye una enorme pérdida para uno de los más importantes componentes de la cultura siria.

Yihadistas vs politeísmo

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria también condenó hoy la dinamitación del templo y dijo que “una vez más, el EI ha mostrado su rostro bárbaro con la destrucción del templo de Bel, uno de los sitios más importantes de la histórica ciudad de Palmira.

Este nuevo crimen contra el patrimonio histórico y cultural de Siria revela la verdad de la agresión contra Siria encaminada a minar su existencia, su identidad, su memoria cultural y su renovado papel a lo largo de la historia, dijo el ministerio.

El lunes por la noche, el Instituto de Naciones Unidas para la Formación Profesional e Investigaciones (Unitar) declaró confirmar la destrucción del principal edificio del templo de Bel, además de una fila de columnas colindante, tras comparar imágenes satelitales obtenidas antes y después de una potente explosión registrada ese mismo día.

Para Charlie Winter, analista en la Fundación Quilliam en Londres, estas destrucciones de antigüedades tienen un verdadero significado en la visión del mundo de los yihadistas, ya que representan el símbolo del politeísmo. Al tratarse de obras preislámicas, para ellos no merecen existir.

Sin embargo, según el experto, las destrucciones tienen la finalidad de ocupar la primera plana de la actualidad, en momentos en que sus salvajes ejecuciones ya no generan la misma atención en los medios de prensa.

El 23 de agosto, el EI destruyó totalmente con explosivos el templo de Baal Shamin derribando la cella (parte cerrada del recinto) y las columnas contiguas se desplomaron. Unos días después, el grupo extremista difundía imágenes del templo reducido a escombros.

También el EI puede sentirse amenazado por el ejército sirio, que se acerca a la ciudad. Cuanto más tema el EI perder Palmira, mayor será la posibilidad de que destruya lo que queda en ella, advierte el investigador.

Palmira fue uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo, según la Unesco, que describió a la ciudad como el cruce de varias civilizaciones. Su columnata principal mide un kilómetro y forma el eje principal de esa urbe.

El templo de Bel, conocido como la perla del desierto, era sin duda el más impresionante de Palmira, su construcción se inició en el año 32 dC y llevó más de un siglo. Antes del conflicto en Siria, que comenzó en marzo de 2011, 150 mil turistas al año visitaban este lugar.

Condena de Estados Unidos

Estados Unidos sumó su voz este martes a la condena global a la destrucción del templo de Bel. Las tentativa del Estado Islámico (EI) por eliminar las riquezas de la cultura y la historia de Siria, matando y destruyendo, están condenadas al fracaso, dijo Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.

Toner dijo que “todos aquellos que destruyen patrimonio cultural importante deben responder por sus actos.

“Los daños y pillajes infligidos por el EI a los sitios históricos en Siria e Irak preservados por milenios no sólo destruyen pruebas inestimables sobre la vida y las sociedades antiguas, sino también contribuyen a financiar el reino de terror en esos dos países.