Ana Gabriela Guevara votara por Claudia Pavlovich - YouTube
Ana Gabriela Guevara (PT y Morena) llama a votar por PRI en Sonora.
11 mayo, 2015
Investiga el Seguro Social posible mal manejo de lote de vacunas en Chiapas
11 mayo, 2015

Salmerón desecha tajante la versión oficial de la Revolución Mexicana

Salmerón desecha tajante la versión oficial de la Revolución Mexicana

Pedro Salmerón, colaborador de este diario, es doctor en historia por la UNAM e investigador y profesor del ITAMFoto Roberto García Ortiz

Ángel Vargas

Que la historia la escriben los vencedores es una premisa que rechaza de forma tajante el historiador mexicano Pedro Salmerón.

Por lo menos, en lo concerniente a la Revolución Mexicana y, aún más de forma específica, las causas por las cuales fueron derrotados Francisco Villa y Emiliano Zapata.

En ello profundiza el también escritor y colaborador de La Jornadaen el libro 1915: México en guerra,publicado por Planeta, en el cual echa por tierra la versión imperante de esa episodio y demuestra que los hechos fueron de manera diferente a como nos los han referido.

La historia de la derrota de la División del Norte y el Ejército Libertador del Sur ha sido contada, durante décadas, siguiendo el guión diseñado por quienes los derrotaron; por quienes tenían que destruir lo que estos representaban para imponer el modelo político bajo el cual vivimos, apunta el especialista.

“La versión de los vencedores, plagada de calumnias historiográficas, arranca con la premisa de que Zapata y Villa, con todo a su favor, perdieron porque no tenían proyecto de nación y porque no se plantearon la toma del poder del Estado.

Tras casi dos décadas de investigación de archivo, de caminar los campos de batalla, de preguntar y preguntarme, encontré que quizá las cosas fueron de otro modo.

De acuerdo con Pedro Salmerón, doctor en historia por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e investigador y profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), no existe una sola historia oficial sobre estos hechos.

Están la historia del gobierno priísta, sintetizada por Jesús Silva Herzog y José C. Valadés; de la derecha cotrarrevolucionaria, cuyos exponentes son José Vasconcelos y Francisco Bulnes, y la crítica de la izquierda, representada por grandes pensadores como Arnaldo Córdova, Adolfo Gilly y Frederic Katz, menciona.

Aunque esas versiones tienen puntos divergentes e incluso contradictorios sobre diversos pasajes de la Revolución, al final comparten una misma visión sobre la derrota de Villa y Zapata, porque hacen suya la historia militar diseñada y explicada originalmente por Obregón, indica.

Es decir, se impuso la versión de los vencedores, destaca el historiador, quien, como resultado de su investigación, fundamenta que Villa y Zapata sí contaban con una estrategia nacional para ganar la guerra, aunque no tenían todo para vencer, sino que al principio la lucha estaba sumamente equilibrada.

Pedro Salmerón se adentró a este tema en 1995, cuando diseñó su tesis de licenciatura, impulsado por una serie de preguntas sobre la condición popular de la Revolución y las enseñanzas que ésta ha ofrecido a los mexicanos, qué es lo que hemos aprendido de ella.

Cómo el pueblo de México es capaz de organizarse desde abajo, de plantearse y discutir sus problemas y de proponer solución a estos sin necesidad de que lleguen intelectuales, estudiosos. El pueblo mexicano, organizándose y discutiendo, es el que ha encontrado las mejores propuestas de solución a los problemas del país. Es una lección de los villistas y los zapatistas, señala.

Otro de los aprendizajes de sus investigaciones, y lo cual considera un consuelo, es que no hay derrota absoluta, que incluso en la derrota hay una parte de victoria.

¿Por qué es un consuelo para mí? Por qué soy de una generación que ha perdido todas. Para mí ha sido muy importante y esperanzador entender que la derrota no es total y que parte de las demandas y la lucha quedan y se le imponen al poder, como ocurrió con el artículo 27 constitucional, dice.

Eso, además de trascender en el imaginario popular. Por algo la gente en los diferentes rincones el país tiene fotos de Villa y Zapata.