Nueva música clásica para las masas
6 diciembre, 2014
Toranzo informe 11 de septiembre
Anunciará Peña Nieto importante proyecto para SLP: Toranzo
6 diciembre, 2014

Sólo destaca el que se apasiona por la historieta: Sixto Valencia

Sixto Valencia

La muestra Homenaje a Memín Pinguín y el mundo de Sixto Valencia estará hasta el 5 de enero en la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco, en el municipio de Zapopan Foto cortesía de Mónica Valencia Noguez

Martín Arceo S.

Sixto Valencia, dibujante de Memín Pinguín desde 1963, recibirá el premio Homenaje de Caricatura La Catrina este sábado, como parte del 14 Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta que se realiza en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

Don Sixto (nacido en Tezontepec de Aldama, Hidalgo, en 1934), formador de dibujantes, ilustrador de sueños y aventuras a partir de 1957, cuando se acercó a los guionistas Yolanda Vargas Dulché y Guillermo de la Parra, fundadores del imperio que llegó a ser Grupo Editorial Vid y para quienes ilustró entre otros muchos cómics las series El libro único, El látigo negro y Milagros de Cristo, dijo sentirse, debido al galardón, “muy especial. Me siento perfectamente bien. He estado revisando algunas cosas que hice y oye, sí le metía yo ganas. Me había yo subestimado un poco, no creía que fuera tan bueno. Y sí vale la pena esforzarse para hacer las cosas bien”.

A pesar de su dominio de la figura, la secuencia y, en fin, de la narración de historias con dibujos, negó en entrevista estar al nivel de los grandes historietistas mexicanos, como Arturo Casillas, Pancho Flores o Antonio Gutiérrez, quienes son, para Valencia, “genios, palabras mayores. Nunca le han reconocido el mérito de ser historietista a Pancho Flores (más reconocido por sus ilustraciones taurinas). Analiza una historieta como la de Linda Faber, qué manera de entintar, de seguir una secuencia, el dinamismo que le metía a los fondos, hacía manchas con forma, fenomenal, único”, añadió.

Insatisfacción

Sixto, quien inauguró este viernes la exposición Homenaje a Memín Pinguín y el mundo de Sixto Valencia, presentada del 5 de diciembre al 5 de enero en la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco, en el municipio de Zapopan, es implacable consigo mismo: “Algunas cosas las hice sin muchas ganas y se nota, pero otras no. Algunas cosas, como el principio del Doctor Simi (a mediados de la primera década del siglo XXI), con varias cosas no quedé satisfecho, porque no había yo estudiado bien al personaje; las chicas que salían ahí no se parecían, y quién sabe qué me pasó, que no les ponía yo el cuerpo que debían de tener, siento que pude haber dado más y no lo hice, en los parecidos como sucedió con (la actriz) Susanita González, que no me salió.

“También en Memín hubo algunos números que no me parecieron bien, como en la época en que dibujé a Chispitas (protagonista de Ladronzuela, serie escrita por Vargas Dulché para la revista Lágrimas y Risas), hay varios que un baboso dijo que me podía ayudar a ponerle los negros (las plastas de tinta para las texturas de la piel) a Memín y a la Ma Linda, le puso puras manchas. Me pidieron para empezar 10 números de Memín en una semana, 320 cartones, pero podía yo meter a la gente que quisiera”.

El cariño de Sixto por Memín, a quien ha dibujado durante 51 años, está a flor de piel, al igual que su pasión por la ilustración. Su esposa Victoria Noguez alguna vez dijo de él: “Este loco sería capaz de dar dinero a cambio de dibujar”. Aunque ella no puede decirse sorprendida, pues le advirtió cuando se casaron: “Vas a ayudarme a hacer negritos”.

Juntos los tres, Sixto, doña Vicki y Memín son pilares fundamentales en la historia del cómic mexicano, y tienen mil anécdotas. Cuando Sixto empezó a dibujar las andanzas del negrito, su Ma Linda y sus amigos, le pagaron tres meses después de que comenzó a publicarse y se le dio el dinero por más de 12 números, más de 5 mil pesos de esos de 1963. Sixto cambió su pago a billetes de un peso y, junto con Vicki, arrojó el dinero al techo de la habitación donde estaban, para bañarse en billetes como Rico McPato.

Hoy Sixto ya es dueño de la imagen gráfica de Memín, de acuerdo con un dictamen del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial emitido el 28 de febrero de 2013, luego de una larga y desgastante batalla legal con Manelick de la Parra, heredero de Vargas Dulché y De la Parra.

“Ahora que ya es realmente mío me siento completo. Estoy haciendo postales, camisetas, está pendiente el libro (que presenta la vida y los tiempos de Valencia, realizado por Melina Gatto y Luis Gantus, editado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes). Lo teníamos programado para ahora el Festo (el Festival de Autores de Cómic, realizado en noviembre pasado), y sencillamente no entregaron, se atrasó el taller, pero en fin… Lo importante es que la obra ya está hecha.”

Entusiasta por el galardón que recibirá este 6 de diciembre a las 13 horas en el Auditorio Juan Rulfo de la Expo Guadalajara, Sixto aseguró que “cualquiera puede llegar a ser buen dibujante o buen historietista, cualquiera puede dibujar. Pero solamente quien se mete en la historieta llega a destacar, solamente quien se apasiona y se mete dentro de su trabajo llega a superarse, a tener éxito”.

JSL
JSL