Cuba
Desde 1975 hubo contactos secretos entre EU y Cuba
18 Agosto, 2015
PGR
Titular de PGR revisa agenda de derechos humanos con AI
18 Agosto, 2015

Uso excesivo de Internet o celular ocasiona fallas cognitivas

fallas

Demostración para descargar la aplicación de Facebook en un celular. Foto: Reuters

Por Tom Bawden / The Independent

Ya sea sentadas en un transporte público o comiendo en un restaurante, a muchas personas les resulta difícil dejar de manipular sus teléfonos móviles, lanzando un torrente interminable de publicaciones en Facebook, Instagram o Twitter.

Si esta hiperactividad en línea parece extenuante, no es sorprendente descubrir que los internautas de alta frecuencia encuentren mucho más difícil poner atención a lo que ocurre a su alrededor que el resto de la gente, aun cuando no están absortos en la red.

Una investigación reciente sugiere que los usuarios más frecuentes de teléfonos móviles y de Internet son los que con más facilidad se distraen, por ejemplo con propensión a perder citas importantes y a soñar despiertos durante una conversación.

En el primer estudio de este tipo, un académico de la Universidad De Montfort de Leicester, Inglaterra, ha descubierto que mientras más veces utiliza una persona la Internet o su móvil, más probable es que experimente fallas cognitivas.

Entre estas fallas se cuenta una amplia gama de tropezones, y una falta de conciencia del entorno que se extiende hasta el punto de olvidar por qué se ha pasado de una parte a otra de la casa, afirma el doctor Lee Hadlington, autor de la investigación.

El estudio deriva las mismas conclusiones entre usuarios de teléfonos móviles que carecen de acceso a Internet, lo cual sugiere que conversar por el móvil y navegar por la red se asocian de modo similar con la distracción.

Sin embargo, en esta etapa no está claro si las personas más activas digitalmente son más distraídas porque su excesiva actividad en línea las hace más nerviosas o hiperactivas, o si ocurre al revés, que se ven más atraídas por estas actividades porque por naturaleza tienen un corto control de atención, aclara.

La teoría de Hadlington es que se trata de una mezla de ambas. En otras palabras, quienes ya sufren de atención limitada son atraídos a las distracciones de la tecnología moderna, lo cual les complica aún más atender a lo que ocurre a su alrededor.

Su investigación ha sido publicada en la revista Computers in Human Behaviour. Ahora trabaja en investigaciones para contestar de modo más amplio esta pregunta y buscar formas de resolver el problema.

Es un campo muy poco examinado y muy importante. Todos los días usamos tecnología, pero no entendemos el efecto que tiene en nosotros, consideró Hadlington.

No sabemos qué ocurre en realidad en nuestra cognición cuando utilizamos esta tecnología, y eso es lo importante. Lo que sabemos por esta investigación es que existen números estadísticamente significativos de personas que dicen usar mucho la Internet o su móvil y que experimentan fallas cognitivas, añadió.

El estudio formuló a las personas una serie de preguntas para determinar si experimentaban cierto tipo de tropiezos, definidos como factores relativos a su capacidad de enfocarse, incidentes físicos tales como chocar con objetos, y memoria.

El estudio se llevó a cabo entre 107 hombres y 103 mujeres de 18 a 65 años de edad, que pasan en promedio 22.95 horas por semana en línea.