Hallan muerto al fiscal argentino que pidió indagatoria de Fernández
19 enero, 2015
Trabajadores del HC toman las oficinas de su sindicato
19 enero, 2015

Ante Patriotas, Seattle buscará repetir triunfo en el Supertazón

Ante Patriotas, Seattle buscará repetir triunfo en el Supertazón

El receptor Julian Edelman, de Nueva Inglaterra, es detenido por LaRon Landry (30), de Indianápolis, en el tercer cuarto de la final de la AFC en el Gillette Stadium. Foto Ap

Agencias

Los Halcones Marinos de Seattle levantaron vuelo cuando parecían totalmente desplumados y con tres anotaciones consecutivas en los minutos finales, incluyendo la del tiempo extra, lograron una asombrosa victoria de 28-22 sobre Empacadores de Green Bay para coronarse en la Conferencia Nacional y defender el campeonato de la NFL frente a Patriotas de Nueva Inglaterra, que levantó el título en la Americana tras avasallar 45-7 a Potros de Indianápolis.

Tal parece que Seattle y Green Bay dejaron para el final lo insospechado, pues cuando todo apuntaba a que los Empacadores tenían el título en la mano, los anfitriones y vigentes monarcas lograron una remontada milagrosa, digna para los libros de la liga.

Un pase de 35 yardas del mariscal de campo Russell Wilson en el primer minuto de la prórroga fue convertido por Jermaine Kearse en gran carrera, para darle a su equipo el boleto a la edición 49 del Supertazón, a disputarse en Arizona, el primero de febrero.

Así, después de 10 años, los Halcones Marinos se convirtieron en los primeros campeones de la liga que repiten en el Supertazón.

Seattle perdía 19-7, pero una anotación y una pérdida de pelota de los Empacadores a falta de 2.07 minutos dio esperanza al conjunto de casa.

Una dramática patada corta quedó en manos de Chris Matthews para terminar de encender de nuevo el recinto, que animó a Marshawn Lynch, hasta entonces de actuación discreta, a explotar 24 yardas hasta la zona de anotación, y sumado a la conversión con Luke Willson, dieron la delantera a los Halcones Marinos por primera vez, 22-19.

Green Bay aún tuvo una última posibilidad de empatar el partido con el gol de campo de Mason Crosby, que acertó de 48 yardas (de los cinco que anotó) para forzar la prórroga a 18 segundos del final.

Para suerte de los locales se llevaron el volado y después de seis jugadas, Wilson mandó el disparo a Kearse para sentenciar el partido, pese a los esfuerzos de Tramon Williams por impedirlo.

Es increíble ganar así, a pesar de lo mal que jugué, dijo un emocionado Wilson, quien tuvo un partido errático al permitir cuatro intercepciones y enmendó sus fallas con un gran juego en los momentos finales.

El entrenador Pete Carroll comentó que nunca perdió la fe. Tienes que creer que mientras tengas tiempo puedes ganar. En la patada corta les dije a los muchachos, se puede. Sólo pensaba cómo poder regresar.

Wilson completó 14 de 29 pases, para 209 yardas, una anotación, mientras Rodgers hizo válidos 19 de sus 34 lances para 171 yardas, dos intercepciones y una llegada a diagonales.

En la final de la AFC, Tom Brady con sus Patriotas hicieron válidos los pronósticos y fueron implacables sobre los Potros, que se quedaron lejos de todo lo demostrado en la campaña con su mariscal Andrew Luck.

La experiencia de Brady se hizo presente en el Gillette Stadium con tres pases hacia las diagonales a James Develin, Nate Solder y Rob Gronkowski, así como LeGarrette Blound, quien se destapó con tres, con lo cual pasaron por encima de una inoperante defensiva rival para dar la segunda paliza más abultada en postemporada desde 1991.

Nueva Inglaterra dominó a placer en todos los terrenos a su adversario para seguir como uno de los equipos con más presencia en la disputa del trofeo Vince Lombardi por séptima ocasión, en tanto Brady acumulará seis, para ser el primer mariscal en conseguirlo. La reciente ocasión que los Patriotas ganaron el anillo fue en 2004, cuando vencieron a Panteras de Carolina.

El estelar quarterback –líder de todos los tiempos en yardas aéreas– salió del terreno de juego entre ovaciones del público, que al final del encuentro también reconoció el trabajo del head coach Bill Belichick por haber superado a Tom Landry en victorias de postemporada (21).

En cambio, Andrew Luck se despidió con una humillante derrota, pero eso no le quita seguirse frotando las manos para convertirse en el jugador mejor pagado de la NFL, con un salario que podría alcanzar los 25 millones de dólares por año, lo cual se daría a principios de marzo para continuar con Indianápolis.