Tres candidatos faltan a debate sobre desarrollo en Nayarit
23 mayo, 2017
Llama UNAM a redoblar protección ante contingencia ambiental
23 mayo, 2017

Arrestan a asesor de Temer por fraude en Mundial 2014

Protesta contra el presidente brasileño, Michel Temer, en Río de Janeiro el pasado 21 de mayo. Foto Xinhua

Afp

Brasilia. La Policía Federal brasileña (PF) detuvo este martes a un asesor del presidente Michel Temer y a dos ex gobernadores del Distrito Federal, en una operación que investiga desvíos multimillonarios en obras del estadio de futbol de Brasilia usado en el Mundial 2014.

La red delictiva sobrefacturó casi 900 millones de reales (unos 380 millones de dólares al cambio promedio de 2014) durante la construcción del Mané Garrincha, el campo de juego más caro de la Copa, presupuestado en 600 millones de reales pero cuyo costo final fue de mil 500 millones, indicó la PF.

Según confirmó la Afp, los detenidos son el funcionario del Palacio presidencial de Planalto Tadeu Filippelli y los ex gobernadores José Arruda y Agnelo Queiroz.

“Cerca de 80 policías federales cumplen 15 órdenes de búsqueda y aprehensión (de material), 10 mandatos de prisión temporaria y tres conducciones coercitivas” para interrogatorio, indicó la PF en un comunicado de prensa.

Según la investigación, el estadio de Brasilia fue el único que no contó con financiación del banco de desarrollo BNDES. En cambio, recibió préstamos de la agencia de desarrollo de la ciudad, Terracap, que asumió así una función “no prevista en el rol de sus actividades”.

“En razón de que la obra del Mané Garrincha, la arena más cara de toda la Copa de 2014, fue realizada sin estudios previos de viabilidad económica, Terracap (…) se encuentra en estado de inminente insolvencia”, señaló la Policía Federal.

La operación fue bautizada Panatenaico, en referencia a un estadio usado en competencias anteriores a los Juegos Olímpicos, en la antigua Grecia, que fue remodelado para cambiar sus asientos de madera por otros de mármol.

Las investigaciones sobre la corrupción sistémica en la política brasileña tienen en jaque al propio presidente Michel Temer, a quien la corte suprema aceptó abrirle una investigación luego de que un empresario lo grabara durante una conversación en la que fueron mencionados numerosos delitos como una supuesta compra del silencio de un ex diputado del partido del jefe de Estado que está en prisión.