contreras
Muere “Mamo” Contreras, brazo derecho de Pinochet
8 agosto, 2015
acciones
Acciones mexicanas finalizan con ganancias en Wall Street
8 agosto, 2015

Compitió niña bahreiní de 10 años en el Mundial de Natación

niña

Rita Zeqiri, de Kosovo, y Alzain Tareq (derecha), de Bahrein, salen de la alberca después de la eliminatoria de 50 metros mariposa en el Mundial de Natación de Kazán, RusiaFoto Reuters

niña

Rita Zeqiri, de Kosovo, y Alzain Tareq (derecha), de Bahrein, salen de la alberca después de la eliminatoria de 50 metros mariposa en el Mundial de Natación de Kazán, RusiaFoto Reuters

Agencias

Kazán. La representante de Bahrein Alzain Tareq batió todos los récords de precocidad y con apenas 10 años debutó en el Mundial de Natación de Kazán.

La niña bahreiní, de sólo 35 kilogramos y 1.36 metros de altura, saltó a la piscina en los 50 metros mariposa y finalizó última entre las 64 competidoras, con tiempo de 41.13 segundos, a 15.70 segundos de la más veloz, la sueca Sarah Sjostrom.

Alzain encabezó el desfile de nadadoras hasta el punto de partida para la primera competencia preliminar de su prueba.

Mientras cargaba una toalla blanca, la niña parecía diminuta al lado de las chicas mucho más altas y mayores que participaban en su prueba. De repente, todos empezaron a murmurar en las gradas de la Arena Kazán, sorprendidos por la presencia de la pequeña nadadora.

Me pregunté cómo hacían trajes tan pequeños, comentó la estadunidense Missy Franklin.

Tareq se convirtió el viernes en la nadadora más joven que compite en un mundial, pero también dio un paso importante para conseguir su meta de clasificar a los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio.

Estoy muy contenta, dijo Tareq, quien se tomó una foto con su ídolo Sjostrom.

Tampoco le importó el tiempo que cronometró. Su meta en la cita rusa era empaparse de conocimiento de sus contrincantes. Quiero aprender las técnicas y cómo nadan, puntualizó.

Tarez se entrena cinco días a la semana en Manama, donde tiene acceso a piscinas de 25 y 50 metros en la capital de la nación en el Golfo Pérsico, que tiene poca tradición en este deporte. Acude a la escuela de 7 de la mañana a 2 de la tarde, descansa una hora y luego nada.

Es duro para mí batir ahora el récord mundial, pero puedo hacerlo cuando sea más grande, dijo a periodistas. Estoy feliz, pero tampoco realmente conforme con mi resultado. Creo que lo puedo hacer mejor, agregó.

No la estamos quemando, aseguró su padre, Salem Tareq, ex nadador.

Empezó a los cuatro años

La niña empezó a nadar a los cuatro años y en Kazán la supervisa su padre. La joven ha competido en su país al igual que en Emiratos Arabes Unidos, Qatar y Jordania.

Ella tiene la experiencia de competir, pero esto está a un nivel completamente distinto, señaló su padre. A ella le encanta la natación. Estaba muy preocupado por toda la atención que iba a generar. Hizo historia y estoy muy orgulloso, aseguró.

En sus primeros días en Kazán, Tareq se tomó fotos con nadadoras de países como Brasil y Japón. Ahora la buscan atletas de otros países para tomarse fotos.

“Alzain dijo, ‘ellas son mis ídolos, quiero ganarles en el futuro’”, relató su padre. “Le contesté: ‘cuando llegue ese momento ellas probablemente ya no estarán, pero puedes superar sus tiempos’”.

Hija de una profesora y un nadador profesional, su presencia generó un debate. Hay que ver cuánta libertad o cuánta presión de los padres y parientes hay. Creo que una niña de 10 años está mejor en un lugar de recreo que aquí en un mundial, señaló el entrenador del equipo alemán, Henning Lambertz.

La Federación Internacional de Natación, a diferencia de otras agrupaciones deportivas, no pone un límite de edad. La Federación Europea, sin embargo, sólo permite la participación de nadadores mayores de 14 años en sus campeonatos.

El domingo, el debate se abrió con la participación de la birmana Ahnt Khaung Htut, de 12 años, quien nadó en solitario en las eliminatorias de los 100 pecho.

El equipo femenino de Bahrein cuenta con 12 integrantes, todas por debajo de los 12 años, pero sólo Tareq viajó a los mundiales en Rusia al ser la más rápida.

Es bastante lógico, había explicado Tareq a la página web oficial del torneo antes de su debut.Soy la nadadora más rápida del equipo de Bahrein. Fui la más rápida entre mis rivales en la fase de clasificación. ¿Había nadadoras adultas? Sí, claro. Pero tuve que superar a mis compañeras antes de llegar aquí, expresó.

El estreno de Tareq era esperado con gran expectativa por el público en la Arena Kazán y la nadadora lejos estuvo de hacer un mal papel frente a sus rivales adultas. Este sábado, tendrá una nueva oportunidad en los 50 metros estilo libre.

Australia domina

Australia ofreció un momento único en la historia de la natación gracias a Bronte Campbell, quien logró el título mundial de 100 metros estilo libre, sucediendo en el palmarés a su hermana Cate, que también se subió al podio este viernes.

En la antepenúltima jornada del Mundial, Estados Unidos conservó el liderato en el medallero con 14 preseas, cinco de ellas de oro, por delante de Australia (11 y cinco de oro).

Gran Bretaña subió al podio con ocho medallas para cinco títulos, gracias al oro de este viernes en el relevo 4×200 metros estilo libre masculino, conseguido frente a Estados Unidos, que había ganado en las cinco ediciones anteriores.

Fue el primer título para los británicos en este emblemático relevo. Lo consiguieron en una carrera de locura, en la que ganaron en 7.04.33 minutos, sólo 42 centésimas por delante de EU.

Pero la jornada quedará marcada por Bronte y Cate Campbell, las primeras hermanas que suben al mismo podio de un mundial.

Bronte se llevó el título al finalizar con 52.52 segundos, por delante de la sueca Sarah Sjostrom (52.70) y de Cate (52.82).

La otra alegría para el equipo australiano llegó gracias a Mitchell Larkin, campeón mundial de 200 metros dorso, tres días después de haber ganado en 100 metros de esta especialidad.

Se impuso con tiempo de 1.53.58 al polaco Radoslaw Kawecki (1.54.55) y al ruso Eugeny Rylov (1.54.60).

En tanto, la japonesa Kanako Watanabe (2.21.15) ganó los 200 metros pecho. La estadunidense Micah Lawrence (2.22.44) fue segunda y, como hecho inusual, tres nadadoras lograron el bronce en 2.22.76: la española Jessica Vall, la danesa Rikke Petersen y la china Shi Jinglin.