De último minuto, Pachuca rescata empate en casa frente a Tigres
27 noviembre, 2014
SLP rompe con la inercia nacional; disminuye sus indicadores de marginación
27 noviembre, 2014

Con un primer golpe al América, Pumas mete un pie a la seminfinal

Pumas contra América

Al minuto 43, aficionados se solidarizaron con Ayotzinapa. Foto: Cristina Rodríguez

Redacción La Jornada

México, DF. El toque fino de Daniel Ludueña y la precisión en el remate de Eduardo Herrera dieron la victoria a Pumas 1 a 0 frente al América en partido de ida de cuartos de final, anoche en el estadio Olímpico Universitario.

El duelo fue cerrado, sin concesiones, de vaivenes ofensivos, pero Pumas mostró ambición para irse por el triunfo. Un solo gol tardó 78 minutos en llegar: Daniel Ludueña filtró un balón al área con precisión, el cual fue rematado con un cabezazo rotundo de Eduardo Herrera que Moisés Muñoz fue incapaz de detener.

El resultado deja en muy buenas condiciones a los universitarios para el partido de vuelta en el estadio Azteca, donde tratarán de repetir la dosis 1 a 0 que aplicaron a las Águilas en la fecha siete. A los auriazules les alcanza para avanzar a semifinales con cualquier empate, e incluso se meterían perdiendo con un marcador de 2 a 1 por el valor del gol de visitante.

El primer susto para los americanistas llegó por un tiro libre que cobró con furia Javier Cortés, el cual fue ligeramente desviado por Jesús Molina, pero que el portero Moisés Muñoz alcanzó a echar por encima del travesaño.

América estaba muy atento y preciso. La respuesta de los de Coapa llegó al 15, cuando Michael Arroyo cobró un tiro libre y Palacios se lanzó para alejar el peligro.

El duelo entonces lucía equilibrado, sin dominio claro de ningún lado, aunque Pumas trataba de tener mayor juego vertical.

Pumas recibió su mayor susto en esa primera parte, cuando Molina cabeceó picado y Palacios apenas pudo rechazar, pero con la pelota que quedó a la deriva. Para fortuna de los universitarios, Martín Romagnoli estaba atento y pudo echar el balón para tiro de esquina.

Al minuto 40, Pumas tuvo muy cerca la oportunidad de abrir el marcador, después de que Ismael Sosa estrelló un potente derechazo contra el travesaño y en el contrarremate Eduardo Herrera se barrió, pero Muñoz metió antes la pierna y rechazó la pelota. Un minuto después, otra vez Sosa tiró al arco, pero los visitantes alcanzaron a desviar a córner.

La primera parte se agotaba, y al minuto 43, como ha ocurrido en otros partidos de primera división, en las gradas aparecieron mantas en solidaridad por los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero.

En una de ellas se leía: Todos somos Ayotzinapa, y al mismo tiempo algunos aficionados clamaban justicia por los normalistas desaparecidos.

En esas condiciones los equipos se fueron al descanso. Al volver, el ritmo de juego no cambió, pero esta vez Pumas mostró un poco más de dominio y de vocación de ataque.

El partido se volvió más intenso, y en esos tirones el portero de Pumas salió lesionado de la cancha al minuto 58. Oribe quiso rematar una pelota en el área, y en el mano a mano con Pikolín le asestó el codo en el hombro, dejándolo sin posibilidades de continuar. El suplente Alfredo Saldívar entró a tapar el arco de los Pumas, pues Palacios terminó luxado del hombro derecho.

Sosa se mantuvo como jugador molesto para los americanistas, y al minuto 59 otra vez estuvo a punto de vencer la meta visitante. Mandó un zurdazo furioso que Muñoz supo echar fuera.

Como si ensayaran la jugada definitiva, Ludueña, que llevaba cinco minutos en la cancha, pues entró al 71, envió un pase de lujo que recibió Herrera, pero que no pudo hacer efectivo. Un par de minutos más tarde, otra vez el Hachita haciendo artesanía, dio la pelota a Herrera, que esta vez sí la prendió con eficacia y consiguió el gol de Pumas.