Sonia Mendoza denuncia “golpes bajos” en su contra
2 Febrero, 2015
Situación de Gallardo desestabilizó al PRD, reconoce Érika Briones
2 Febrero, 2015

Cuarto título de Patriotas

Patriotas

El mariscal Tom Brady festeja el triunfo en su sexta final de NFL Foto Reuters

Russell Wilson (3) reacciona tras la jugada decisiva del encuentro después de recibir las instrucciones del entrenador Pete Carroll Foto Ap

Russell Wilson (3) reacciona tras la jugada decisiva del encuentro después de recibir las instrucciones del entrenador Pete Carroll Foto Ap

Patriotas

Julian Edelman (11) celebró el cuarto touchdown con su compañero Danny Amendola (80) Foto Reuters

Rob Gronkowski, autor de la segunda anotación de los Patriotas, levanta el trofeo Vince Lombardi Foto Ap

Rob Gronkowski, autor de la segunda anotación de los Patriotas, levanta el trofeo Vince Lombardi Foto Ap

Agencias

Los Patriotas de Nueva Inglaterra vinieron de atrás para imponerse 28-24 a Halcones Marinos de Seattle en el Supertazón 49 y obtener su cuarto título, que los convierte en la nueva dinastía de la NFL, con el mando de Bill Belichick.

La intercepción de Malcolm Butler dio la victoria a los Patriotas. Fue la primera de su carrera y terminó emocionado y con llanto mientras era felicitado por sus compañeros, después de que el mariscal Russell Wilson decidió lanzar estando a una yarda de anotar.

Sin embargo, el hombre que se llevó los reflectores fue Tom Brady, no sólo por ser el primer mariscal en tener seis Supertazones, sino porque además inscribió su nombre en la historia de la liga con marcas en ser tres veces nombrado el jugador más valioso (como Joe Montana), en pases de anotación (13), dejando atrás la del ex jugador de San Francisco, y 37 lanzamientos certeros que contabilizó en el partido contra Seattle, con cuatro envíos hacia las diagonales y dos intercepciones.

Asimismo, Brady igualó a Montana y a Terry Bradshaw con cuatro anillos como los máximos ganadores, en tanto Belichick empató también con cuatro a Chuck Noll.

En el primer cuarto, los Patriotas estuvieron más cerca de anotar, pero un pase de Brady fue interceptado en la zona de anotación por Jeremy Lane, quien al ser tacleado por Julian Edelman cayó con la mano izquierda sobre el césped y se le dobló, para abandonar el terreno de juego con una fuerte lesión.

El partido no se inclinaba para ningún lado y fue en el segundo cuarto que Patriotas inauguró la pizarra, cuando Brady se conectó con Brandon LaFell en un pase corto (11 yardas) para celebrar el touchdown, poniendo la rodilla derecha en el terreno de Seattle, mientras su mariscal de campo festejaba simultáneamente como si hiciera un disparo.

Luego el mariscal de Seattle fue cazado, aunque no se dio por vencido, y cuando estaban en la tercera y ocho mandó un pase largo, pero su receptor no logró alcanzarlo.

Los emplumados no cedían y siguieron en la batalla. Russell, en ocho jugadas (70 yardas), lanzó otro cañonazo a Chris Matthews, quien recibió en todo lo alto para acercarse a la zona roja.

Luego vino la anotación del empate con Marshawn Lynch, en un acarreo de tres yardas (7-7), aunque la llamadaBestia no hizo alarde de sus acostumbrados festejos que le han costado sanciones económicas, con la advertencia que si lo repetía sería castigado su equipo.

La respuesta de Nueva Inglaterra llegó inmediatamente con la conexión entre Brady-Gronkowski. Los dos celebraron a su modo al ponerse arriba 14-7.

El mariscal con ese pase de 22 yardas empató la marca de Joe Montana (11 envíos en este tipo de certámenes); en tanto, el gigantón era vitoreado por miles de seguidores con el ¡Gronk, Gronk, Gronk!

Los dos minutos finales fueron intensos. Defendiendo la corona, Seattle respondió, en ocho jugadas y a 29 segundos de que expirara el reloj encontró a Matthews (11 yardas) para igualar el marcador 14-14.

Tras el medio tiempo con el espectáculo de Katy Perry y Lenny Kravitz, los Halcones Marinos rompieron el empate con el gol de campo de Steven Hauschka, de 27 yardas, que hizo efectivo (17-14).

Después Brady fue interceptado cuando intentó conectarse con su ala cerrada de tamaña estatura, y los Halcones Marinos lograron tocar el timbre con el acarreo de Doug Baldwin (24-14) y aventajar por 10 puntos a sus rivales.

Llegó la parte final y Seattle tuvo otra baja con Cliff Avril por conmoción, pero eso no desanimó al conjunto que luchó por conservar la corona, pese a que su quarterback besó el terreno de juego frente a la humanidad de Rob Ninkovich.

Con el ovoide en posesión, los Patriotas se fueron al ataque con un Brady que buscaba ansiosamente a sus receptores. Falló dos veces con Edelman, pero encontró un hueco del lado izquierdo y en zona de anotación a Danny Amendola (4 yardas) para dejar los números 24-21.

En esta jugada, el mariscal con cara de niño se convirtió en el mejor de la historia en pases de anotación en Supertazón al llegar a 12, dejando atrás la que poco antes había igualado con el legendario Montana.

No fue lo único, porque los Patriotas le dieron la vuelta al marcador cuando Brady lanzó otro disparo a Edelman (4 yardas), consiguió el touchdown, para el 28-24, y seguir aumentando su cosecha de marcas con 13 pases de anotación en estas instancias.

Ambos equipos dejaron para el final dos magistrales jugadas: Wilson mandó el ovoide a las manos de Jermaine Kearse, pero éste no logró atraparlo y, haciendo malabares con su cuerpo y ante el acecho de dos enemigos, recuperó milagrosamente el balón en la yarda cinco, y Lynch la acarreó hasta la uno, pero Wilson recibió las indicaciones de su entrenador Pete Carroll de lanzar, cuando tenía al mejor corredor de la liga.

Entonces Malcolm Butler logró interceptar el pase de Wilson para arrebatar las esperanzas a Seattle de lograr el bicampeonato. A segundos de que concluyera el encuentro algunos jugadores se enfrentaron a golpes.

La ceremonia del volado fue atestiguada por los ex jugadores Teddy Bruschi, por parte de Nueva Inglaterra, y Kenny Easley, por Seattle. Los Halcones Marinos ganaron; sin embargo, decidieron ceder la primera posesión a Patriotas, que tuvo la primera oportunidad al ataque.

Los aficionados comenzaron a llegar al estadio, resguardado bajo un fuerte dispositivo de seguridad con helicópteros que sobrevolaban, mientras imágenes de militares se proyectaron por las pantallas.

Se informó que asistieron 70 mil 288 aficionados al estadio de la Universidad de Phoenix.