Comuneros rechazan base militar en Milpa Alta
16 enero, 2016
Rescatan a mexicano de hotel ‘tomado’ en Burkina Faso
16 enero, 2016

El francés Peterhansel, campeón del rally Dakar Argentina-Bolivia

El piloto Stéphane Peterhansel y su co-piloto Jean Paul Cottret celebran el triunfo del Dakar 2016. Foto Ap

Por Dpa

Buenos Aires/Rosario. El piloto francés Stéphane Peterhansel se coronó hoy campeón del rally Dakar Argentina-Bolivia en la categoría autos, su duodécimo título en la carrera fuera de pista más extrema del mundo, mientras que el australiano Toby Price ganó en motos y el argentino Marcos Patronelli lo hizo en cuatriciclos.

La 38 edición del mítico rally, la octava en tierras sudamericanas, llegó a su fin en la ciudad argentina de Rosario, donde los ganadores subieron al podio levantado frente al Monumento a la Bandera, frente al río Paraná, ante la ovación de miles de personas.

De los 347 vehículos que partieron el 2 de enero de Buenos Aires, sólo 215 arribaron hoy a Rosario luego de recorrer más de 9 mil 500 kilómetros por Argentina y Bolivia, cerca de 4 mil cronometrados: 84 motos, 23 cuatriciclos, 67 autos y 41 camiones.

“Es un sueño volver a ganar el Dakar. Fue un gran desafío en el segundo año de un nuevo auto”, reconoció Peterhansel, al destacar las mejoras que hicieron del Peugeot 2008 DKR 16 un coche superior y casi imbatible, tras los problemas que tuvo la marca francesa el año pasado en su regreso a la competencia.

“El último gran desafío en mi carrera era conseguir el mismo número de victorias en coches que en motos. Y ya está. No sé muy bien si me queda alguna motivación así de importante”, aseguró “Monsieur Dakar”.

La clave de su sexto triunfo en autos, que se suma a los otros seis que obtuvo en motos, fue “no hacer errores”, en particular en la segunda semana del rally, en la que se necesitó más experiencia y navegación, remarcó Peterhansel tras cruzar la línea de llegada de la décimo tercera y última etapa cerca de la localidad argentina de Río Cuarto.

“No fue una carrera fácil, en especial por la estrategia en el principio”, señaló Peterhansel, con cuestionamientos a la ruta del Dakar porque tuvo menos dunas y desiertos que lo habitual, tras las renuncias de Chile y Perú a participar en esta edición.

El clima tampoco ayudó a este Dakar, con una primera etapa suspendida y especiales más cortas por tormentas, ríos crecidos, inundaciones o una ola de calor inesperada.

Ante las críticas, el director del Dakar, Etienne Lavigne, se anticipó a confirmar el viernes que el Dakar 2017 continuará en Sudamérica, pero esta vez con el regreso de Chile y su desafiante desierto de Atacama en el recorrido.

La última etapa, con una especial de 180 kilómetros, fue para el francés Sebastien Loeb, nueve veces campeón del Mundial de Rally, que en su debut en el Dakar quedó en el noveno puesto de la clasificación general tras ganar varias etapas.

Peterhansel se impuso en la general con un tiempo total de 45:22:10 horas, escoltado por el qatarí Nasser Al Attiyah, ganador de la edición anterior al mando de un MINI, a 34:58 minutos; y el sudafricano Giniel de Villiers, con Toyota, a 1:02:47 horas.

Por poca diferencia, el finlandés Mikko Hirvonen (MINI) se quedó con el cuarto puesto en su primera incursión en el Dakar, luego de una exitosa carrera en el Mundial de Rally, a 1:05:18 horas del campeón.

El español Nani Roma (MINI) quedó en sexto lugar, a 1:41:06 horas.

“Nos han dado un bofetón fuerte en la cara, hay que despertar y el año que viene volveremos más fuerte”, aseguró el piloto ganador de la edición 2014.

“Durante cuatro años hemos ganado nosotros, ahora ha cambiado de mano. Esto es lo magnífico de esto, el hecho de que te ganen hace que todo el mundo se despierte porque cuando ganas cuatro años seguidos te crees imbatible”, expresó Roma.

En tanto, Price obtuvo su primer título en motos en el Dakar con KTM, la marca que amplió a 15 años su supremacía en la categoría. Completó los más de 4 mil kilómetros cronometrados en 48:09:15 horas, seguido por el eslovaco Stefan Svitko (KTM), a 39:41 minutos; y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), a 48:48 minutos.

El debutante argentino Kevin Benavides, al mando de una Honda, se alzó con el cuarto puesto, a 54:47 minutos. “Nunca pensé que sería posible ganar esta carrera en mi segunda participación. Es increíble ser el primer australiano que gana el Dakar. Acabar esta prueba ya es una victoria, ganarla es increíble.

He atacado cuando hacía falta, cuando era el momento, y he cuidado la moto en las etapas maratón, que son muy importantes. También he llevado bastante bien la navegación”, resumió Price, emocionado tras su triunfo.

En tanto, el regreso de los hermanos argentinos Patronelli al Dakar ratificó su liderazgo en cuatriciclos.

Marcos Patronelli se alzó hoy con su tercer título, tras ganar las ediciones 2010 y 2013 y quedar segundo en 2009 y 2012, con un tiempo total de 58:47:41 horas. Lo secundó su hermano Alejandro, campeón en 2011 y 2012, a sólo 5:23 minutos. Tercero quedó el sudafricano Brian Baragwanath, a 1:41:53 horas, en un podio acaparado por Yamaha.

“Trabajamos muy bien y le agradezco a la familia. Nunca me imaginé esto y quiero dejar en claro que ganamos los dos hermanos”, remarcó Marcos Patronelli.

En la categoría de los camiones se impuso el holandés Gerard De Rooy, con un Iveco, en su segundo triunfo en un Dakar, con un total de 44:42:03 horas. En segundo lugar se ubicó el ruso Airat Mardeev (Kamaz), a 1:10:27 horas.

El equipo argentino liderado por Federico Villagra consiguió en tanto un tercer puesto histórico para el país con un camión Iveco, en el debut del piloto en la categoría, a 1:40:55 horas del líder.

“Estoy muy contento, al principio no lo esperábamos pero cuando vimos que teníamos el ritmo salimos a buscarlo. El Dakar es durísimo, es una carrera muy larga y esta es una categoría muy importante, hay mucha rivalidad”, declaró Villagra al cruzar la línea de llegada.

El piloto Stéphane Peterhansel y su co-piloto Jean Paul Cottret celebran el triunfo del Dakar 2016. Foto Ap

El piloto Stéphane Peterhansel y su co-piloto Jean Paul Cottret celebran el triunfo del Dakar 2016. Foto Ap