Regresan manifestaciones prodemocráticas a calles de Hong Kong
1 febrero, 2015
Boletos para el Supertazón 49, los más caros en la historia del deporte
1 febrero, 2015

Gana Djokovic su quinto título del Abierto de Australia

Novak Djokovic

El ganador serbio Novak Djokovic posa con el trofeo del Abierto de Australia. Foto Ap

Afp

Melbourne. El serbio Novak Djokovic, número uno mundial, ganó su quinto título del Abierto de Australia al derrotar al británico Andy Murray, sexto cabeza de serie, en cuatro sets, por 7-6 (7/5), 6-7 (4/7), 6-3 y 6-0, este domingo.

Tras haber ganado el título en 2008, 2011, 2012 y 2013, el número uno mundial se convierte en el primer jugador de la era Open en lograr cinco veces el torneo.

El serbio se impuso tras un partido de 3 horas y 39 minutos en el que se mostró más oportunista y más resistente en la batalla desde el fondo de la pista. “Mala suerte hoy, Andy, pero eres un gran competidor, luchas mucho y quiero felicitar a tu equipo y desearte todo lo mejor para el resto de la temporada”, dijo Djokovic tras el partido.

El serbio pasó por varios momentos difíciles, con una lesión en el dedo gordo de la mano derecha en la primera manga y varios resbalones que podían haber dañado su frágil tobillo izquierdo.

Con esta victoria, supera al estadunidense Andre Agassi y al suizo Roger Federer, ganadores en cuatro ocasiones en Australia.

Solo el australiano Roy Emerson, que entregó este domingo el trofeo a Djokovic, tiene más títulos en Australia que el serbio, habiendo ganado seis veces, pero fue antes del inicio de la era profesional en 1968.

“Me siento privilegiado, honrado y agradecido por estar aquí como campeón por quinta vez y por estar en la elite de jugadores como Sir Roy Emerson, Rod Laver y todas las leyendas de nuestro deporte”, señaló el serbio.

Se trata de octavo trofeo mayor para Djokovic, que ha ganado también dos veces Wimbledon (2011, 2014) y una el US Open (2011). Roland-Garros, donde fue dos veces finalista (2012, 2014), es el único título del Grand Slam que falta en su palmarés.

Con la seguridad antes de la final de mantener su número uno mundial, mientras que Murray asciende al cuarto puesto, el serbio reconquistó el torneo mayor que mejor se le da, tras haber caído en cuartos de final el año pasado frente al futuro vencedor, el suizo Stan Wawrinka.

Tercer set decisivo

El partido había estado muy igualado hasta la mitad del tercer set, después de que cada uno ganara una manga en el tie-break.

Pero en ese tercer set, cuando el marcador registraba un 3-3, Murray pareció perder concentración y ya no fue el mismo.

El partido se transformó entonces en un paseo para Djokovic, que ganó nueve juegos seguidos, para imponerse en esas dos mangas finales por 6-3 y 6-0.

Murray no tiene suerte en Melbourne, donde lleva cuatro finales perdidas, tras caer en el partido decisivo en 2010 contra Roger Federer, y en 2011, 103 y 2015 contra Djokovic.

Vencedor del US Open en 2012 y de Wimbledon en 2013, el escocés nunca ha logrado el título en el Abierto de Australia.

“Realizamos un duro trabajo para llegar a esta posición después de que el año pasado fuera difícil”, dijo Murray.

“Desgraciadamente no pude ganar hoy, pero estuve un poco más cerca que hace unos meses y trabajaré duro para lograrlo en el futuro”, añadió el escocés.

La final se vio interrumpida casi cinco minutos después de que una persona, militante por los derechos de los refugidos, penetrara en la pista.

La persona, que llevaba una camiseta con la mención “Australian Open for refugees #shutdownmanus”, fue reducida rápidamente y evacuada de la pista, cuando los dos finalistas realizaban un cambio de lado.

En ese momento, el serbio, que había ganado la primera manga, iba por delante en el segundo set por 4-3, pero lo acabaría perdiendo.

“La interrupción llegó y perdí mi concentración, mientras que Andy se recuperó. Dos horas y media en dos sets, fueron un fuerte desgaste para ambos”, explicó el serbio.