Restauración errónea causa daños a valiosa pieza prehispánica
11 septiembre, 2015
oposición crítica
El gobierno de EPN, corrupto e ineficaz, califica Anaya
11 septiembre, 2015

Los boxeadores de ahora no tienen hambre para ser leyendas: ‘Coreanito’

boxeo

Francisco Coreanito Mateos realizará este sábado una exhibición de boxeo en su gimnasio al aire libre que instaló en la puerta cinco de los Viveros de CoyoacánFoto Carlos Ramos Mamahua

boxeo

Francisco Coreanito Mateos realizará este sábado una exhibición de boxeo en su gimnasio al aire libre que instaló en la puerta cinco de los Viveros de CoyoacánFoto Carlos Ramos Mamahua

Por Karla Torrijos

Los boxeadores mexicanos de la actualidad no tienen esa hambre que se necesita para ser una gran leyenda del pugilismo, consideró el ex peleador Francisco Coreanito Mateos.

El otrora clasificado número nueve en la clasificación del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) señaló que los jóvenes de ahora tienen otras prioridades, no les falta nada porque sus papás les cumplen sus caprichos. En el pugilismo se requiere hambre, cuando la tienes haces todo por sobresalir en la vida, pero si les dan todo no tienen carencias y sin éstas no hay sacrificio.

Explicó que las figuras de la época de oro del boxeo mexicano “pasaban muchas penurias, era gente que venía del barrio, del pueblo, quería salir adelante. Así se hacían los grandes campeones.

“El pugilismo de ahora está en retroceso, ya no se ven las grandes batallas de antes, las personas ya no asisten a las arenas, ya todo es un show y no un espectáculo.”

Luego de nueve años de su retiro como profesional, el ahora entrenador busca inculcar a sus pupilos esa hambre de la que habla.

Mi idea es difundir este deporte entre los chavos, no necesariamente para que se dediquen a esto, sino para que sepan que así como en el cuadrilátero, la vida está llena de buenos y malos momentos, que hay que echarle ganas y sacrificarse para lograr lo que uno quiere, expresó el ex peleador de 42 años, quien ganó el cinturón de la NABF (federación estadunidense perteneciente al CMB).

Añadió que como ex boxeador considera necesario dejar un legado para las generaciones más jóvenes para que no se pierda el gusto y la práctica de este deporte.

El boxeo me apasiona, es mi vida; por eso sigo como entrenador, no quiero dejar lo que me dio tanto. Es muy bonito este deporte, siempre y cuando seas dedicado y disciplinado. Si no lo eres, no podrás ser un gran peleador. Es lo que deseo que sepan mis alumnos, enseñarles me mantiene vivo, me siento con muchas ganas, indicó.

Asimismo, comentó que otro de sus propósitos como instructor es invitar a la gente a que se ejercite, sobre todo a los jóvenes, pues en estas épocas en las que el vandalismo y las adicciones están a la orden del día es necesario alejarlos de esos problemas.

Con esa premisa, este sábado, a mediodía, el Coreanito realizará una exhibición de boxeo con el equipo que actualmente entrena en un gimnasio al aire libre que él mismo, con ayuda de los vecinos y sus propios alumnos, instaló desde hace casi cinco años en la puerta cinco de los Viveros de Coyoacán.

Estos eventos que promuevo, junto con mis pupilos y la delegación, que me ayuda en el aspecto logístico, buscan motivar a los chavos para que vean de qué se trata el pugilismo, exhortarlos a que sean personas sanas. El deporte evita caer en ciertos vicios, declaró el ex boxeador de ojos rasgados que le hacen honor a su apodo.

Agregó que tras su retiro extraña muchas cosas, entre ellas el cariño de la gente, pero como instructor me reflejo en mis pupilos, me motivan a seguir adelante porque es un deporte que amo. Si volviera a nacer, otra vez sería boxeador.