Empieza el año con una vasta oferta teatral en los foros del DF
13 enero, 2015
Diario israelí ultraortodoxo elimina a mujeres en foto de marcha en París
13 enero, 2015

“Quiero alcanzar a Messi”, dice Cristiano al ganar el Balón de Oro

Cristiano

Deseo ser uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, expresó el portugués Cristiano Ronaldo –en la imagen con su hijo–, al recibir el Balón de Oro por tercera vez en su carrera, el segundo de forma consecutiva. Foto Reuters

Agencias

Con smoking azul y cabello –como acostumbra– engominado, Cristiano Ronaldo subió orgulloso al estrado del Palacio de Congresos de Zurich. El Balón de Oro era suyo por segundo año consecutivo y tercera vez en su carrera.

¡Síiii!, gritó tras recibir el trofeo al mejor futbolista de 2014. El portugués, quien llevó al Real Madrid a obtener su décimo título de Liga de Campeones de Europa, recibió 37.66 por ciento de los votos emitidos por los técnicos y capitanes de las selecciones nacionales de los 209 países que integran la FIFA, además de un grupo de periodistas, para sumar el reconocimiento a los que obtuvo en 2008 y 2013.

Cristiano anotó 61 goles el año pasado con su club y la selección portuguesa, además de fijar una marca de la Liga de Campeones con 17 anotaciones en el torneo continental. Quiero ser uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, dijo al recibir el trofeo, una pelota bañada de oro. Por supuesto, eso requiere mucho esfuerzo y espero lograrlo.

El argentino Lionel Messi, atacante del Barcelona, quedó segundo en la votación, con 15.76 por ciento, delante del portero Manuel Neuer (15.72), baluarte del título que logró Alemania en el Mundial, en julio.

Al escuchar que el delantero francés Thierry Henry, recientemente retirado, mencionó su nombre como ganador del reconocimiento, Cristiano cerró los ojos, bajó la cabeza y caminó hacia el escenario.

Ha sido un año inolvidable, dijo Ronaldo, luego de respirar profundamente. Dedicó el galardón a su familia, a mi madre, a mis hermanos, a mi padre, que está allí arriba. También va para los portugueses. Jamás pensé en conseguir tres Balones de Oro, pero no me conformo. Quiero alcanzar a Messi. Esto sólo se consigue con trabajo.

Cristiano se mostró menos emotivo en esta ocasión, en que era amplio favorito, que el año pasado, cuando rompió en llanto al anunciarse que había acabado con la racha del argentino, quien tiene cuatro galardones.

En tanto, Joachim Löw, técnico de la selección alemana que se coronó en Brasil, logró el reconocimiento por encima del italiano Carlo Ancelotti, quien llevó al Real Madrid a ganar la Champions, y el argentino Diego Simeone, campeón de la liga española con el Atlético de Madrid.
Es la cereza del pastel, dijo Löw. ¿Qué sería de un técnico sin un equipo fantástico? Soy nada si no tuviera a jugadores bien preparados. El alemán recibió 36.23 por ciento de los votos; Ancelotti, 22.06, y Simeone se quedó con 19.02 por ciento.

En el once ideal FIFPro-FIFA, Cristiano, Messi y el holandés Arjen Robben conformaron el trío de delanteros. El argentino Ángel di María, el español Andrés Iniesta y el alemán Toni Kroos quedaron en el mediocampo, mientras los brasileños David Luiz y Thiago Silva, el español Sergio Ramos y el alemán Philipp Lahm redondearon la zaga. Neuer figuró como el portero.

Luiz, Kroos, Di María y Robben fueron elegidos por primera vez en el once ideal, seleccionado en una votación en la que participaron jugadores de 58 países.

El gol de volea que James Rodríguez convirtió para Colombia ante Uruguay en el Mundial salió primero en la votación de fanáticos por el Premio Puskas al mejor tanto. Superó al espectacular gol que la irlandesa Stephanie Roche hizo para Peamount United en una liga aficionada. Tercero fue el cabezazo de palomita que el holandés Robin van Persie marcó ante España en Brasil.

El galardón para la mejor jugadora de 2014 fue para la alemana Nadine Kessler, quien se impuso a la brasileña Marta y la estadunidense Abby Wambach.

En la ceremonia, Joseph Bla-tter, presidente de la FIFA, rindió homenaje a las 17 víctimas de los atentados ocurridos la semana pasada en París. Esta noche todos somos un poco franceses, dijo el dirigente, y envió al mundo un llamado a la paz y la tolerancia.

El que puso hoy el volcán del Barcelona de nuevo en erupción fue Messi, al poner en duda su continuidad en el club la próxima temporada.

No sé qué va a pasar, no sé dónde voy a estar el año que viene ni nada, indicó el argentino horas antes de la gala de la FIFA. “Siempre dije que quería terminar en Newell’s, pero como dijo Cristiano recién, nunca se sabe el futuro y mucho menos en el futbol, que da tantas vueltas y pueden pasar tantas cosas”, advirtió.

Más tarde, después de que el portugués levantó su tercer Balón de Oro, el argentino aseguró con tono amargo que sus palabras se habían malinterpretado.