Pérez
Acusa Pérez Molina a EU de su caída
25 octubre, 2015
Arquidiócesis se pronuncia contra legalización de la mariguana
25 octubre, 2015

Rarámuris se imponen como grandes corredores en JO indígenas

rarámuris

Aspecto de los Juegos Olímpicos Indígenas de Brasil. Foto Ap

Por Notimex

Palmas. La carrera es el alma de la cultura de los rarámuris, una forma ineludible de subsistencia cotidiana para buscar víveres, pero también de diversión para esta etnia mexicana que reivindica su forma de vivir en las competiciones de los primeros Juegos Mundiales Indígenas, que se celebran en la ciudad brasileña de Palmas.

Uno de los atletas destacados entre los rarámuris es Silvino Cubesare, un incansable corredor de fondo que ha competido en pruebas de ultrarresistencia en España y Japón, además de su México natal, y que es capaz de recorrer 100 kilómetros en menos de nueve horas.

“Yo creo que es la naturaleza que tenemos. Nosotros nunca hemos tenido carro, desde chiquillos que corremos. Creo que por eso tenemos esa capacidad de resistencia y habilidad para la carrera”, explica a Notimex este hombre menudo, de piel morena y pelo oscuro.

Originarios de la Sierra Madre Occidental de México, los también llamados tarahumaras son célebres por su resistencia en las carreras de fondo, y han sido considerados en ocasiones como los mejores atletas en categorías de distancias extremas (por encima de los 42 kilómetros del maratón) del mundo.

Si bien los atletas etíopes, kenianos o ugandeses suelen ganar las competiciones olímpicas de maratón gracias a la tradición de transportarse a pie y descalzos en las planicies africanas, los rarámuris son una etnia de montaña, lo que les hace grandes corredores en terrenos abruptos y desiguales como los triatlones.

“Nuestro entrenamiento para la carrera se basa fundamentalmente en nuestra vida cotidiana: hay que traer agua, que está a unos 500 metros; hay que caminar mucho tiempo para traer maíz. O la leña, que tienes que subir un gran cerro, para poder cortarla y cocinar”, explica Irma Chávez Cruz, una rarámuri que competirá en la “Olimpiada indígena” en los ocho mil 400 metros.

“Todo eso se hace a diario y lo hacemos solos. Las comunidades están muy lejos. Por ejemplo, desde donde vivo hasta la escuela he de caminar tres horas”, señala, ataviada con sus típicos huaraches, unas sandalias fabricadas con restos de neumático que utilizan los tarahumaras como única protección para los pies.

Aunque muchos rarámuris como Silvino Cubesare se han destacado en triatlones internacionales, las competiciones dentro de la comunidad –las llamadas ‘carrera de arihueta’ para mujeres, y ‘carreras de bola’ para los hombres- son muy populares.

“La carrera es el alma. Si en la comunidad dices que va a haber una carrera de bola, se ve en la cara de la gente la alegría por el acontecimiento”, explica Chávez Cruz, que deplora sin embargo que se esté perdiendo dentro de la comunidad la tradición y las costumbres propias.

“En Chihuahua hay unas 10 mil rarámuris. He estado impartiendo talleres y me he dado cuenta que la cultura se está perdiendo. Que en parte de la sierra donde vivimos, ya no hacen las fiestas, ni las carreras. No se enseñan las cosas que se hacen. La mayoría no sabe lo que significa la carrera”, apunta.

rarámuris

Aspecto de los Juegos Olímpicos Indígenas de Brasil. Foto Ap