Expertos de CIDH iniciarán en febrero indagatoria sobre caso Ayotzinapa
30 Enero, 2015
Carreras López abre su cuenta de Twitter y Facebook
30 Enero, 2015

Super Bowl: un hito del deporte estadunidense y crucial para su economía

Super Bowl

Los gastos en bebidas, alimentación y otros aumentará en más de 2 mil millones con respecto al año anterior. Foto: USA Today Sports

Phoenix. El Super Bowl del domingo entre los Halcones Marinos de Seattle y los Patriotas de Nueva Inglaterra no es sólo la final de la NFL. El popular torneo de futbol americano es además un hito de la cultura estadunidense crucial para la economía de este país.

Según las estimaciones de la Federación nacional del comercio del Instituto de estadística, durante el fin de semana del Super Bowl a lo largo y ancho del país se gastarán más de 14 mil millones de dólares (12 mil 400 millones de euros) para seguir las hazañas de Tom Brady, el emblemático mariscal de campo (quarterback) de los Patriotas y esposo de la modelo brasileña Gisele Bündchen; de su par de los Halcones, Russell Wilson, y de sus compañeros de equipo.

Los gastos en bebidas, alimentación y otros aumentará en más de 2 mil millones con respecto al año anterior, y la 49a edición del Super Bowl podría bien ser de superlativos, también en el plan económico.

Este megaevento deportivo de la vida estadunidense, creado en 1967, podría ser seguido por 184 millones de estadunidenses en la televisión, reunidos en familia o con amigos, en un bar o un restaurante.

La anterior edición del Super Bowl, ganada por los Halcones marinos de Seattle, de nuevo finalistas este año, mantuvo al frente de la pequeña pantalla a un promedio de 111.5 millones de televidentes por más de cuatro horas.

4.5 millones en 30 segundos

También es la emisión con mayor audiencia de la historia de la televisión estadunidense. ¿Hasta este domingo?

Hace una década, el evento sólo consiguió 89.9 millones de televidentes, pero la NFL, la liga que supervisa el deporte más apreciado por los estadunidenses, tuvo éxito en producir un espectáculo que interesa no sólo a los aficionados del deporte.

El tradicional espectáculo del medio tiempo es altamente responsable de este éxito: los artistas más importantes han participado allí y elevan las audiencias en televisión, alcanzando 113.5 millones de televidentes en 2014 durante el concierto del cantante pop Bruno Mars y de la banda californiana Red Hot Chili Peppers.

Estos 12 minutos, que convierten al espectáculo en el más observado del mundo, serán concedidos este año a Katy Perry, estrella pop e intérprete de canciones como “I kissed a girl”, “Firework y “Part of Me”, que contará con la presencia en escena de Lenny Kravitz.

Este tipo de audiencia también despierta el apetito de los anunciantes y de los publicistas que, año tras año, luchan con originalidad para intentar transformar a los espectadores en clientes potenciales.

El Super Bowl es una competencia feroz para las marcas, pero esta exposición tiene un costo enorme: difundir un comercial de 30 segundos durante el medio tiempo del juego puede llegar a costar 4.5 millones de dólares.

33 mil sin vender en 1967

La reunión también desata las pasiones entre los corredores de apuestas que van a movilizar 4 mil millones de dólares durante esta final.

El precio de las entradas también aumenta: los boletos se negocian a 5 mil 725 dólares en el mercado de reventa, pudiendo llegar hasta 10 mil dólares para los mejores asientos.

Estos valores están lejos de los precios registrados en la primera edición del evento en 1967: los boletos se vendían en la época entre seis y 12 dólares, y 33 mil se quedaron sin comprador.

Sería impensable actualmente. La demanda es tal que las autoridades locales están recomendando a los espectadores a no comprar entradas en sitios no autorizados para evitar gastar miles de dólares en vano.

“Es algo que no queremos hacer: no solo decirle a la gente que no podrán ver el juego, y que adicionalmente, han gastado miles de dólares”, comentó Debora Black, la jefa de la policía local.