Astillero, Pacto por México
Astillero: Manlio: pragmatismo y “unidad”
6 agosto, 2015
electoral
Presentan el libro “100 preguntas y respuestas sobre la nueva reforma electoral”
6 agosto, 2015

Tigres caen frente a River Plate en la final de la Copa Libertadores

Ernesto Garcia

En el que quizá fue el más importante juego de Ricardo el “Tuca” Ferretti, los felinos se enfrentaron al equipo Argentino River Plate, que buscó a toda costa sacar el triunfo en su casa, un repleto estadio Monumental en donde la hinchada y las tibias decisiones arbitrales permitieron que el equipo millonario, se llevara por tercera ocasión el máximo título de clubes en América la Copa Libertadores.

El estadio Monumental se convirtió en el centro de los reflectores en todo América Latina pues el equipo Tigres de la UANL. se medía ante River Plate, que a pesar de varias situaciones se logró imponer ante un equipo universitario que por momentos parecía tener amplias posibilidades de llevarse el triunfo de visitante en Argentina, sin embargo la cancha, la afición y sobre todo los errores del equipo liquidaron a Tigres.

La primera mitad del encuentro se jugó con gran intensidad, el equipo de la U salto a imponer condiciones dentro de la cancha con Gignac al frente y Jürgen Dammque lo acompañaba por la banda, los felinos se lanzaron al frente a intentar abrir el marcador, los tigres tuvieron amplio dominio de balón durante la primera mitad con claras oportunidades de gol, las cuales no pudieron concretar, lo que hacía parecer que los universitarios lograrían la hombrada; sin embargo el partido poco a poco se fue haciendo un cumulo de faltas que provocaron que toda la defensa de Tigres estuviera amonestada llegando a ser peligrosa cualquier tipo de llegada en un césped muy mojado por la precipitación en argentina.

El juego en los minutos finales de la primera mitad se volvió trabado, los espacios se volvieron cerrados y la media cancha parecía ser el único lugar en donde se jugaría el resto de encuentro, sin embargo a un minuto de ir al descanso un falla garrafal de la marca permitió que Lucas Alario llegara franco al arco, para rematar con una palomita frente a Nahuel Guzmán quien nada pudo hacer ante tan certero cabezazo dejando la pizarra 1-0 para el descanso.

Para la segunda mitas los equipos regresaron a la cancha y cada uno tenía una misión definida, Tigres iría en busca del gol que los reviviera de la muerte y River buscaría incrementar su ventaja, el silbante dio el pitazo y los jugadores felinos se lanzaron a buscar cualquier balón que los pusiera en una posición clara de gol, los tiros que iban al arco no parecían poder abrir la posibilidad de empate y los minutos se consumían.

El reloj no detuvo su marcha y Tigres parecía tener todo bajo control, con toques en tres cuartos de cancha, buenos centros y recorridos por la banda izquierda que terminaban en oportunidades de remate, al minuto 55 el francés Gignac realizo un tiro que se fue muy por encima de la portería desperdiciando así el empate lo que a la larga pesaría en el resultado.

Al minuto 74 de juego el sueño del empate se terminó para los felinos, Los Millonarios se pondrían al frente desde los once pasos, en un tiro de Carlos Sanchez que cobraría un tiro penal que liquidaba cualquier acto heroico, siendo este un balde de agua fría para los Tigres poniendo el marcador 2-0.

Los pupilos del “Tuca” poco a poco se fueron desmoralizando, e intentaron con algunas llegadas tener un gol, pero las acciones eran cada vez menos y de menor calidad, lo que River aprovecho haciendo del momento anímico su mejor arma para mandar a la lona al equipo mexicano, quien ya no pudo hacer más ante un equipo canchero que ha disputado varias competiciones internacionales y que sabe hacer del tiempo su mejor aliado.

Al minuto 79 de juego  Funes Mori sentencio el partido, anotando de cabeza después de un tiro libre el tercer tanto de la noche lo que sepulto por completo cualquier posibilidad de hacer el milagro felino a diez minutos del final, River Plate jugo lo que mejor sabe hacer, en su casa, con su afición y su estadio dejo que los minutos se consumieran y después de 19 años de sequía un descenso con un sufrido pase de cuartos de final, logro retomar la senda del triunfo para coronarse el máximo campeón de América del sur.

Tigres se quedó a un paso de ganar la copa libertadores de América y Marcelo Gallardo se convirtió desde la platea y con un equipo de radio comunicación en el primer técnico en ganar la copa Libertadores como jugador y como técnico.