Sancionarán a quien desperdicie agua durante Sábado de Gloria
9 Abril, 2017
Prioridades
10 Abril, 2017

Activistas proponen espacios públicos en el río Santiago

Angélica Campillo

Integrantes de diversas asociaciones civiles organizaron un picnic en el río Santiago como medida de protesta en contra de la posible construcción de un segundo piso en esta vialidad, pues consideran que sería muy costoso, y ese recurso podría ser aprovechado para la creación de espacios públicos de esparcimiento.

La activista Lourdes Marcela López Mares señaló que varias asociaciones civiles, entre las que se encuentran el colectivo Vida Sobre Ruedas, personas de la wikipolítica, organización Sembrar y Florecer, la revista Cutter Interdisciplina, decidieron organizar un picnic a raíz del anuncio que hizo la Secretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda y Obras Públicas (Seduvop) de que se pretende construir un segundo piso en el río Santiago, y pensaron que era necesario unirse como ciudadanía para demostrar que hay espacios muy valiosos para los peatones en esta vialidad y que la construcción de un segundo piso es ilógica.

Refirió que la idea de construir espacios públicos sobre el río Santiago no es de ahora, sino que comenzó desde hace más de un año y en la Facultad del Hábitat de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí se hicieron varias propuestas de proyectos que se podrían realizar en esta vialidad: “una es imaginando el río completamente transformado como una parte lineal, en donde no hay vehículos, pero otras propuestas contemplan al río como vialidad, como en la actualidad, pero con espacios públicos”, abundó.

La activista recalcó que están en contra de la construcción de un segundo piso en el río Santiago porque está demostrado, por la experiencia de la ciudad de México, que mientras más infraestructura vehicular haya, más unidades va a haber, y “esto a lo mejor solventa los problemas vehiculares por un momento, pero después la congestión continua. Sabemos que los segundos pisos son muy costosos, toman mucho tiempo, tienen muchas consecuencias económicas y sociales, y además generan un espacio totalmente deshumanizado; dividen a la ciudad”.

El activista Juan Tejada declaró que se reunieron para convivir y charlar acerca del futuro de la ciudad, sobre todo cómo se usa el espacio público y cuáles son sus posibilidades, y en particular del río Santiago, que, en función de una serie de proyectos que han estado desarrollando, se puede pensar ya no sólo como una infraestructura para automóviles, sino también como un espacio público donde se pueden involucrar los peatones, los niños, ciclistas, el transporte público, el comercio, etcétera.

“El potencial del río es tremendo y me temo que hemos estado sacándole muy poco provecho y lo estamos viendo desde una perspectiva muy limitada y puede ser una intención mucho más grande…Hay propuestas, pero faltan los mecanismos de comunicación con las autoridades y su interés en estos planes”, finalizó.

JSL
JSL