Sin apoyo de la Secult, se llevará a cabo el festival de títeres Imagina
20 abril, 2015
Afectación por MSX, visible hasta la salida de la empresa: especialista
20 abril, 2015

“Candidatos del PAN, PRD y Panal, plutócratas que se dividen la ciudad”

plutócratas

Joaquín Muñoz Mendoza.

Tratamos de recuperar la línea contestataria que tenía SLP: Joaquín Muñoz

Ricarlos I

“Desafortunadamente, la ‘buena sociedad potosina’ sólo se ha dedicado a enraizarse en la vida política de la entidad, y la capital no es la excepción. Vemos a los candidatos del PAN, el PRD, el Panal, no son más que plutócratas que se dividen la ciudad”, criticó Joaquín Muñoz Mendoza, candidato de Morena por la capital del estado, al tiempo que explicó sus causas para pasar de la vida académica a la política: “Uno debe llevar sus ideas a la práctica, no podemos los académicos y especialistas mantenernos en la simple crítica, mientras la ciudad se cae a pedazos producto de los pésimos gobiernos de las últimas décadas”.

“Llevo muchos años en la carrera académica y científica. Tengo 35 años dando clases o investigando y desde hace varias décadas me establecí en San Luis Potosí, y he visto cómo la calidad de vida no sólo en la capital sino en el estado ha ido decreciendo hasta transformarse en un descenso en picada, donde los efectos de esta erosión social terminan tocándonos a todos, a menudo de manera dramática. San Luis Potosí era una ciudad tranquila, pero todo se ha ido pauperizando al grado de que ahora los ciudadanos somos rehenes de quienes ostentan el poder, hasta el punto en que lo absurdo se vuelve prácticamente cotidiano”.

Como profesor, explica Muñoz, “siempre traté de darle a mis alumnos un enfoque crítico de las condiciones en que se vive diariamente, he dado clases de historia, y muchos temas antropológicos, lo que se presta al análisis de la sociedad, y vemos que las cosas cuando cambian pero siempre para mal”.

 

PRI, PAN, PRD, Panal, son lo mismo

 

“Manuel Lozano es un burócrata gris, no se puede decir más sobre su trabajo previo. Xavier Azuara, un mal junior, que ni siquiera tiene la estructura ideológica ni la conciencia de clase para poder decirse junior, habla de ayudar a la sociedad cuando su trabajo ha sido afín a gobiernos terribles para el estado. Ninguno de ellos ha trabajado en su vida, salieron de la secundaria y ya tenían lugares en su partido o en el gobierno gracias a las corruptelas y los contactos familiares emanados de estas. No pueden entender la injusticia social porque no la han sufrido. Igual Castilla Jonguitud, no han pegado un ladrillo en su vida, no han ido a buscar trabajo sin ir previamente recomendados por sus contactos y parientes

Ricardo Gallardo, por su parte, es un empresario, esperemos que avícola, pero que carece de ideología. Está en el PRD porque lo compró, como una franquicia, y con eso ya está operando con gente que carece también de conciencia de su lugar en la sociedad y sólo lo siguen como un cacique, cuyas intenciones son sólo hacerse de capital político para luego buscar el gobierno estatal. El hecho de que a su hijo Gallardo Cardona se lo hayan secuestrado, porque también hay que decirlo, fue un secuestro de la policía federal por sus aspiraciones políticas, no le quita que haya habido bases legales para eso, aunque si vemos a los demás, todos tienen cola que les pisen, más larga aún porque ya han estado en diferentes gobiernos, y sin embargo no están acompañando a su hijo.

Y los otros partidos sólo giran alrededor de los grandes, aliándose o separándose como les sirve para mantener su registro y mantenerse del erario.

 

Clasismo, arraigado en la sociedad y la política

Ante la pregunta expresa sobre si ha atestiguado o sabido de cuestiones clasistas en la política potosina, señaló que desafortunadamente como antropólogo, tiene ejemplos muy duros sobre estas situaciones en todos los niveles de la sociedad.

“No es una cuestión de grilla, son cosas que todos hemos visto en cada bar, en cada restaurante. Estoy con una novia tomando un café en una terraza en el Centro Histórico y llegan un grupo de jóvenes de 25, 26 años, con camisas con el nombre de uno de los candidatos con los que hoy contiendo, como parte del staff, y jugueteando comienzan a lanzarle hielos a la gente que va pasando en la calle, debajo de la terraza, y pateando sillas e insultando, asemejando a pretorianos romanos en la Galia, molestando a los galos conquistados, llegan luego otro grupo del mismo equipo, igualmente molestando a los comensales impunemente. En ese momento pasa una trabajadora doméstica, debajo de la terraza, e igual la insultan y la agreden verbalmente, sólo por pasar frente a ellos”.

“Así es como se ven ellos: los cachorros de la corrupción, ellos arriba, los Lozano, los Zapata, los Azuara, agreguen los apellidos que quieran, están educados por sus familias para hacer fortuna a costa de otros, y el resto de las clases potosinas abajo”.

Cuando te pones a pensar, advierte Muñoz, “que esos jóvenes son los que colaborarán con un eventual ganador de las elecciones, y que el resto de las “buenas familias” tienen a sus hijos metidos en el resto de los cuadros de los candidatos del PRI y el PAN, ¿qué justicia social se puede esperar de ellos? ¿qué empatía podrían tener para los trabajadores que diariamente laboran en la capital y el estado con salarios de hambre?

“Y lo peor, que luego a quien se queja, le dicen que se está victimizando con su discurso de que explotan a las clases más bajas, cuando hay bases tangibles para ese discurso, hay gente que gasta la mitad de lo que gana diariamente en el camión, mientras que sólo 15 familias hacen y deshacen en la capital, al grado de que hasta los empresarios están inconformes por tener que rendirle pleitesía a esta plutocracia potosina. Ahí los tienen, haciendo desarrollos en la Sierra de San Miguelito, pagándole a los ejidatarios centavos por tierras que venderán en cientos de pesos, y ni quién diga nada. Construyen sus fraccionamientos para gente adinerada que tenga para pagar esos precios, y reproducen su esquema de corrupción y clasismo, dejando a los pobres detrás de la barda y la gente bien tras una caseta de vigilancia”.

 

Labor en el gobierno federal, fue hace 25 años

Yo llegué a San Luis por un empleo que tuve en el gobierno federal, como delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia, pero sólo estuve ahí unos pocos años porque, contrario a lo que la lógica nos diría, que sería un ambiente libre de grilla y temas politiqueros, tuve un enfrentamiento con la encargada en ese tiempo, Teresa Franco, principalmente por situaciones que me tocó presenciar de descarada corrupción”.

En los procesos por ejemplo, “cuando se consiguió la declaratoria del Centro Histórico siempre surgía algún detalle en el que se buscaban tratos por debajo de la mesa con dueños de inmuebles, que les dejara alguna ganancia extra, revelando que incluso en esa esfera ya se estaba invadido de podredumbre. Teresa Franco era hermana del presidente del entonces Trife, que hoy es magistrado, y ella vuelve a ser la directora del INAH, demostrando que estamos regresando en el tiempo al periodo salinista”, explica el catedrático.

Situaciones como esta, explica, “son las que me influyeron para decidir tomar la invitación de Morena para representarlos. Me invitaron a dar una conferencia sobre estructuras políticas y mencionaban mucho las políticas de izquierda aunque no concordamos en varios términos, y algunos compañeros, que también aspiraban a representar al partido, me incluyeron y tras un proceso de selección fue que nos pusiéramos de acuerdo para tener un candidato de unidad”.

“Personalmente siempre he comulgado con el socialismo, el que ha ido madurando en las últimas décadas y se ha estado aplicando en varios gobiernos en Latinoamérica y Europa. Este giro rompe con algunas posturas que se originaron desde los años 60 en los años posteriores a los congresos de la Internacional Socialista, que llegaba a caer en patrones doctrinales y dogmáticos, que impedían en muchos sentidos su posible aplicación sin mantener un poder absoluto. Aunque hay que aclarar, que tampoco entro en otras tendencias como las que llegaron a calificarse en los años 80, que eran casi ‘socialismos católicos’ o ‘socialdemocracias’.

 

Cuestión familiar de exiliados de la Guerra Civil Española

Toda mi familia, recuerda el candidato, “ha participado con anterioridad en movimientos civiles y sociales como fue la Guerra Civil Española, que de hecho causó que acabáramos refugiados en México durante el siglo pasado, mis padres llegaron en los barcos Sinaia e Ipanema, gracias a que el gobierno cardenista, de corte izquierdista, les abrió las puertas en los años 39 y 40, con los bolsillos vacíos, apoyados sólo por la clase republicana que no estaba en tan mala situación económica, y luego al crecer realicé muchos de mis estudios en España, en Escocia sobre historia y antropología, lo que me dejó acercarme a la izquierda y el sindicalismo que se trataba de recomponer luego de décadas de persecución de Franco, como la Unión General de Trabajadores, de la que fui secretario general, el más joven de hecho. Muchos piensan que porque Franco murió todo mejoró en automático, pero la lucha sindical en esa época siguió teniendo enfrentamientos muy duros, y a pesar de que un partido supuestamente de izquierda, como el PSOE llegó al poder, hombre, Felipe González más parecía un agente de la CIA que un presidente”.

“También en México estudié estos temas, los personajes como Cuauhtémoc Cárdenas y Heberto Castillo, los intentos por devolver al PRI a su ideología socialista previa a la Segunda Guerra, al mismo tiempo que las nuevas generaciones, los salinistas y demás, querían instaurar lo que decían eran nuevas ideas, pero que de nuevas no tienen nada, la explotación de la población y el favorecimiento a una pequeña plutocracia no tiene nada de nuevo”.

“Gracias a ellos y a su control mediático, ahora términos como el populismo son vistos con una connotación muy negativa, cuando hasta con esos sistemas el pueblo llano estaba en mejores condiciones que hoy, comparados con el neoliberalismo que se ha aplicado y creado una sociedad muy limitada académicamente pero, sobre todo, políticamente”.

 

Romper imagen del socialismo, la base

“Una de las principales cosas que debemos cambiar es la imagen del socialismo que los medios le han dado. Recordarle a la gente que no vamos a salir a matar curas ni niños ni a quemar iglesias, esa idea de que ahí vienen los comunistas a quitarte tu casa, cuando quien te quita la casa es el banco, quien te deja sin empleo es el SAT, cuando le pega a las empresas y estas deben recortar personal”.

Salvo contadas excepciones como La Jornada, señala Muñoz, los medios le han cerrado las puertas a las diferentes versiones de la realidad, aparte de las de sus favoritos para los que ya tienen su apoyo asegurado, unos para el PAN, otros para el PRI. “Pero eso también nos dice una cosa, que si no fuera peligroso para sus intereses la existencia de nosotros, no nos tratarían de anular ni de reducirnos. Si fuéramos tan inofensivos para sus intereses, nos publicarían sin problema, pero no es así, ahora incluso en redes sociales hay ataques personales contra mí y nuestro equipo de trabajo, por parte de cibernautas que aparecen y desaparecen, dando en qué pensar sobre su origen y propósito de denostar”.

 

Partidos pequeños, les regatean el presupuesto

Según el Ceepac no hay dinero, y no se alcanza para nada, y la falta de fondos es casi un método de control sobre los partidos, grandes y pequeños, “porque aunque se traten de hacer campañas con poco dinero, todo el trabajo territorial que hacemos de volanteo y concientización, se nos desaparece cuando llega uno de los partidos grandes y reparte en la colonia despensas y otros regalos a la población pagados con los impuestos de esa misma población”.

“Morena trata de capitalizar la fama de López Obrador, quien nos guste o no nos guste es un líder carismático y con una capacidad de convocatoria buena, pero aquí en San Luis Potosí depende mucho de la cuestión mediática, no se le conoce por sí mismo sino por lo que los medios empresariales dicen de él, así que no podemos depender de su figura para hacer campaña. La Iglesia aún tiene mucho poder en la ciudad sobre la percepción de la política, y la Universidad Autónoma de San Luis Potosí le ha cerrado las puertas a todos los partidos que no sean poderosos, aunque digan lo contrario, pues todos hemos visto a sus grupos propagandísticos atraer jóvenes a sus filas”.

Aún así, explica, mediante conferencias y talleres hemos podido sondear y promover nuestra visión entre los jóvenes universitarios, y ha habido buena respuesta, tratamos de recuperar la línea contestataria que tenía San Luis Potosí con los movimientos de décadas pasadas e incluso a principios del siglo XX y XIX, que San Luis fue cuna de liberales que tuvieron impacto nacional o como del movimiento navista, del cual otros partidos se aprovecharon para llegar al poder y se enquistaron en la política del estado.

Si a eso se agrega el hecho de que están promoviendo el “no voto”, señala el aspirante, “afectando a los partidos nacientes y ayudando a PAN, PRI y PRD, quienes reproducen el mismo patrón de campaña del dinero por delante de las ideas o las propuestas, realmente le quitan específicamente a Morena, que aquí concentra básicamente a ciudadanos que no vienen de otros partidos, sino a luchadores sociales, obreros y civiles, votos que podrían darnos una presencia significativa, dado el hartazgo que a nivel nacional y local hay contra la política, tenemos a políticos parasitarios que gastan millones en sus campañas, porque saben que tendrán miles de millones de ganancia”.

“Ahí tenemos por ejemplo al candidato a gobernador por el Movimiento Ciudadano, quien dice que ya estamos hartos de los partidos, con qué cara dice eso, es una burla, por eso convocamos a través de redes sociales, que es a donde casi nos estamos limitando aparte de las reuniones en las calles, que aunque sabemos que no podemos cubrir la ciudad entera con el poco presupuesto que nos van a dar, no por eso vamos a dejar de intentarlo.”

JSL
JSL