Sin la Mañanera
19 abril, 2019
Desestima Trump testimonios “fabricados” en el informe
19 abril, 2019

Cortocircuito, probable causa del incendio en Notre Dame

Vista de la parte superiorde la parisina catedral de Notre Dame, captada el 30 de junio de 2017, donde se observan dos gárgolas. Foto: Xinhua

París. Investigadores de la policía de París creen que un corto circuito habría sido la causa más probable del incendio en la catedral de Notre Dame, informó ayer un funcionario policial francés, mientras el país celebraba una jornada de homenaje a los bomberos que salvaron ese edificio que es patrimonio de la humanidad.

Un policía francés declaró que los investigadores hicieron una evaluación inicial de la catedral el pasado miércoles, pero que no habían recibido luz verde para registrar el calcinado interior de Notre Dame debido a los peligros de seguridad.

El funcionario, quien habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado para aludir a la investigación, apuntó que los frágiles muros de la catedral estaban siendo reforzados con tablones de madera.

Horas antes, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, encabezó una ceremonia en el palacio del Elíseo para agradecer a los cientos de bomberos que combatieron durante nueve horas el incendio que comenzó la tarde del lunes. Las autoridades dijeron que Notre Dame, que data del siglo XII, estuvo en riesgo de calcinarse hasta los cimientos antes de que los equipos de emergencia evitaran que el fuego se extendiera a los campanarios.

También se rescataron muchas de las importantes reliquias y obras de arte en el interior de la catedral.

‘‘Hemos visto ante nuestros ojos las cosas correctas perfectamente organizadas en unos cuantos instantes, con responsabilidad, valentía, solidaridad y organización meticulosa’’, estimó Macron.

El gobernante anunció que los bomberos recibirán una medalla de honor por su valentía y entrega.

Mientras se desarrollaba la ceremonia, los investigadores seguían indagando qué provocó el incendio. La enorme catedral, incluida la aguja que fue consumida por las llamas y se colapsó, estaba en las fases iniciales de una larga restauración.

Hasta el momento los investigadores creen que el siniestro fue accidental e interrogan a empleados y trabajadores de la catedral sobre las renovaciones. Ayer unas 40 personas habían sido interrogadas, según la fiscalía de París.

El edificio habría ardido hasta los cimientos en un ‘‘colapso de reacción en cadena’’ si los bomberos no hubiesen actuado tan rápido como lo hicieron para combatir las llamas, afirmó José Vaz de Matos, experto en incendios que trabaja con el Ministerio francés de Cultura.

La primera alarma de incendios sonó a las 18:20 horas, cuando se celebraba una misa en la catedral, pero no se halló el origen. Una segunda alarma sonó a las 18:43 y se localizó el fuego en el techo.

Macron quiere reconstruirla en cinco años, para los Juegos Olímpicos de Verano que acogerá París en 2024, pero los expertos dudan que ese plazo sea realista, dada la enormidad del trabajo por hacer. Uno de los especialistas informó que esa enorme labor podría tomar unos 15 años. Se han ofrecido casi mil millones de dólares para la restauración de Notre Dame.

Prohíben protesta de los chalecos amarillos

La prefectura de policía de París anunció ayer la prohibición de protestas este viernes en la zona de la catedral de Notre Dame, durante el acto 23 del movimiento de los chalecos amarillos.

De acuerdo con esa medida, el veto se decidió por razones de seguridad luego del incendio que asoló el pasado lunes ese emblemático templo católico.

La prohibición abarca un amplio perímetro: toda la isla de la Cité, donde está la catedral, así como las zonas adyacentes a orillas del Sena.

Hoy está previsto el acto 23 del movimiento de los chalecos amarillos, con acciones en todo el país dirigidas a expresar el rechazo a la política gubernamental y demandar cambios en favor de mayor justicia social.

Los chalecos amarillos comenzaron la movilización en noviembre de 2018 y ya acumulan 22 sábados consecutivos de protestas.

Aunque al principio los manifestantes se oponían al aumento de precios del combustible decretado por el gobierno de Macron, luego las reivindicaciones se ampliaron al incremento de impuestos en general y la pérdida del poder adquisitivo como resultado de la política gubernamental.

Ahora reclaman también reformar la Constitución francesa en aras de una democracia plena y que los ciudadanos tengan la posibilidad de pedir e impulsar la realización de referendos nacionales sobre temas relevantes.

JSL
JSL